La medicina virtual

Si analizamos y estudiamos las posibilidades de esta tecnología, sus aplicaciones son casi infinitas en este campo

Es un hecho que la tecnología mejora nuestra calidad de vida, sobre eso no hay ninguna duda: ordenadores personales, tablets, smartphone, etc., nos ayudan en nuestro trabajo e incluso ocio. Sin embargo, donde esta tecnología facilita la vida, también puede llenar huecos del área del conocimiento que de otra forma sería imposible. Son un apoyo considerable para las investigaciones y una gran ayuda para mejorar las habilidades de muchos profesionales. Una herramienta en la que se ha invertido esfuerzos y esperanza enormemente es la realidad virtual y sus aplicaciones en la medicina.

Si analizamos y estudiamos las posibilidades de esta tecnología, sus aplicaciones son casi infinitas en este campo: la gran mayoría de los médicos deben adquirir su experiencia en los quirófanos, pero los herramientas para mejorar sus habilidades pueden ser limitadas o poco accesibles. Un entorno virtual de aprendizaje es lo que hace tiempo está desarrollando la universidad de Standford: RV del cuerpo humano, software para la reproducción del movimiento general, obteniendo respuestas a diferentes estímulos de los aprendices, pero permitiendo que los alumnos practicaran varias veces con esos modelos virtuales antes de entrar al quirófano.

Los videojuegos “Serius games” son uno de los posibles ejemplos de aplicaciones 3D a la medicina. Sirven para tratar enfermedades, en este caso, en el campo de la psiquiatría. Julio Álvarez, responsable de salud de VirtualWare, ha creado una plataforma multifobia llamada VirtualRed, mediante la cual un paciente puede sumergirse en distintos escenarios que representan sus fobias y miedos, controlado por médicos. Utilizando la imaginación del individuo se puede llegar a reproducir de forma real-virtual todas aquellas circunstancias que provocan las fobias y los miedos, pero con la ventaja de que es el paciente  quien tiene el control y el ritmo.

- Advertisement -

Una aplicación que también se está estudiando es, en los casos de Ictus, el CeDInt (centro de I+D de la Universidad Politécnica de Madrid). Así, se está diseñando un programa como ayuda a la rehabilitación de los pacientes que han sufrido un Ictus; este entorno ayudaría a los pacientes y aceleraría el tratamiento exponencialmente.

Sin duda, estos ejemplos nos ayudan a aclarar el futuro que nos aguarda para la medicina. La realidad virtual es una herramienta con un sin fin de aplicaciones, lo que antes era ciencia ficción ahora es realidad virtual.

http://www.madrimasd.org/ – innovaticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés