Innovadora técnica de inmunosupresión reduce el rechazo en los trasplantes de páncreas

Salamanca acoge la ‘II Reunión de Grupos Españoles de Trasplante de Páncreas’

Los pacientes adultos con diabetes que tienen insuficiencia renal grave pueden recurrir a un trasplante doble de páncreas y riñón. Esta operación es tan compleja y especializada que en España sólo se realizan alrededor de 100 al año, realizadas por una decena de grupos médicos. Salamanca acoge hoy y mañana la ‘II Reunión de Grupos Españoles de Trasplante de Páncreas’, una cita que tiene como objetivo que los especialistas intercambien experiencias y novedades en torno a este campo.

 

Luis Muñoz Bellvís, jefe del Servicio de Cirugía del Hospital de Salamanca y profesor del Departamento de Cirugía de la Universidad de Salamanca, es el director del programa de trasplante de páncreas de Castilla y León y organizador de este encuentro. En declaraciones a DiCYT, ha hablado de “avances técnicos importantísimos” en los últimos años en trasplante de páncreas.

 

Entre los avances hay que contar las técnicas de inmunosupresión, es decir, avances en la medicación que trata de evitar que el organismo del paciente rechace el nuevo órgano. La clave está en “qué sustancias damos a los pacientes para que no rechacen los órganos”, indica Muñoz Bellvís, y el éxito de esta línea de investigación ha hecho “descender drásticamente el número de rechazo de órganos”.

 

Otros avances tienen que ver con cuestiones quirúrgicas inmediatas y tardías. “El páncreas produce dos sustancias, una es la insulina, que va a la sangre, y otra es la secreción exocrina, que va al intestino. Hasta hace unos años, esta segunda derivación se hacía uniendo el intestino con la vejiga, pero esto daba muchos problemas en el postoperatorio. El cambio de la derivación del intestino a otra zona del propio intestino ha permitido una disminución en las complicaciones muy importante”, afirma el experto.

 

El trasplante de páncreas sólo se lleva a cabo en pacientes menores de 40 años cuya evolución de la diabetes es mala desde la infancia y han desarrollado una complicación muy importante, la insuficiencia renal. Es decir, son pacientes que se inyectan todos los días insulina y además tienen que ir tres veces por semana a diálisis. Con esta técnica, quedan libres de la insulina y de diálisis, porque se les pone un páncreas y un riñón.

La operación, recuerda Muñoz Bellvís, es tan delicada porque se realizan dos trasplantes. Primero se realiza el de páncreas y a continuación, el de riñón, de manera que lleva muchas horas de quirófano. “Es complejo por el órgano en sí, el páncreas, a pesar de ser sólido, tiene una consistencia y una vascularización muy diferente al hígado, por ejemplo. En el caso del páncreas, no quitamos ni extraemos el órgano que no funciona del paciente, sino que se añade un páncreas nuevo”, comenta.

 

Líneas de trabajo para el futuro

 

La reunión de Salamanca, que cuenta con 80 profesionales inscritos, acoge a los profesionales, tanto los cirujanos, que son el eje fundamental de cada grupo, como nefrólogos o urólogos, que son los que realizan el trasplante renal. “El objetivo es consensuar las líneas de trabajo del futuro”, apunta el organizador.

 

El grupo de expertos en trasplantes de páncreas y riñón del Servicio de Cirugía del Hospital Universitario de Salamanca ha sido el último en incorporarse a la lista de especialistas españoles, ya que iniciaron estas operaciones en 2009. Desde entonces, han realizado 30 trasplantes, con un promedio de siete al año, lo cual supera las expectativas iniciales.

 

“Estamos en la media de los grupos españoles en cuanto a número pero muy por encima en cuanto a población, porque nosotros sólo tenemos 2.400.000 habitantes”, apunta Muñoz Bellvís. Por eso, Salamanca ha comenzado a recibir pacientes de otras comunidades autónomas limítrofes que no disponen de este servicio.

DiCYTECOticias.cominnovaticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés