Depresión vs ictus en mujeres

Las mujeres deprimidas tienen 2,4 veces más riesgo de accidente cerebrovascular en comparación con las que no estaban deprimidas, según una investigación australiana llevada a cabo durante 12 años de 10.547 mujeres de 47 a 52 años de edad, cuyos resultados publica Stroke: Journal of the American Heart Association.

 Incluso cuando los científicos eliminaron varios factores que aumentan los riesgos de accidentes cerebrovasculares, las deprimidas tenían 1,9 veces más de probabilidades de sufrir una apoplejía.

   «Al tratar a las mujeres, los médicos deben reconocer la gravedad de los problemas de salud mental y los efectos que puede tener en el largo plazo», dijo Caroline Jackson, autora del estudio y epidemióloga en la Escuela de Salud de la Población en el Universidad de Queensland, en Australia. «Las directrices actuales para la prevención del ictus tienden a pasar por alto el papel potencial de la depresión», alerta.

   La comparación más cercana de esta investigación es con el Estudio de Salud de las Enfermeras con sede en Estados Unidos, que encontró un 30 por ciento más de riesgo de accidente cerebrovascular entre las mujeres deprimidas, pero en él la edad media de los participantes era de 14 años.

   Jackson y sus colegas analizaron los resultados de la encuesta de la representación nacional de un estudio longitudinal australiano sobre la salud de las mujeres, en la que los participantes respondieron preguntas sobre su salud mental y física y otros detalles personales cada tres años entre 1998 y 2010.

   Alrededor del 24 por ciento de los participantes reconoció estar deprimido, según sus respuestas a una escala de depresión estandarizada y su uso reciente de antidepresivos. Las respuestas y los registros de defunción revelaron 177 ataques por primera vez que se produjeron durante el estudio.

   Los investigadores utilizaron programas estadísticos y medidas repetidas en cada punto de medición para analizar la relación entre estar deprimido y un derrame cerebral, además de distinguir los efectos independientes de la depresión, edad, nivel socioeconómico, hábitos de estilo de vida como el tabaquismo, el alcohol y la actividad física, y las condiciones fisiológicas, presión arterial alta, enfermedades del corazón, sobrepeso y diabetes.

   Aunque el mayor riesgo de ictus asociado con la depresión fue grande en el estudio, el riesgo absoluto de accidente cerebrovascular sigue siendo bastante bajo en este grupo de edad, matizó Jackson. «Es posible que tengamos enfoques más orientados a prevenir y tratar la depresión en las mujeres más jóvenes, ya que podría tener un impacto mucho más fuerte ahora que más tarde en la vida», dijo.

   Todavía no está claro por qué la depresión puede estar fuertemente relacionada con la apoplejía en este grupo de edad, según esta experta, quien a punta a procesos inflamatorios e inmunológicos del organismo y sus efectos en los vasos sanguíneos como parte de las razones.

 

INNOVAticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Otras noticias de interés