El cobre antimicrobiano reduce las infecciones hospitalarias en un 58%

El uso de cobre antimicrobiano instalado en superficies de contacto en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) puede reducir el número de infecciones hospitalarias en un 58 por ciento en comparación de los casos ocurridos con pacientes tratados en UCI donde no han sido instaladas superficies de cobre, según ha mostrado un nuevo estudio financiado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

Se trata de la primera vez que una acción de este tipo diseñada para reducir la carga microbiana en instalaciones hospitalarias ha tenido un impacto clínico en pacientes de la UCI.

   Y es que, en Europa, uno de cada 14 pacientes hospitalizados desarrolla una infección hospitalaria, lo que deriva en unas 147.000 muertes cada año. De acuerdo a esta nueva investigación, publicada en la revista ‘Infection Control and Hospital Epidemiology’, el cobre ha sido el único material que ha funcionado de manera continuada y que ha demostrado científicamente su eficacia en los intentos para reducir este tipo de infecciones, dadas sus propiedades antimicrobianas.

   La investigación también ha demostrado que las superficies de cobre se complementan perfectamente con las prácticas habituales de prevención de infecciones para, así, reducir significativamente las zonas con mayor carga bacteriana y el número de infecciones hospitalarias.

   El estudio se llevado a cabo en las UCIs de tres del Hospital Universitario de Carolina del Sur, el Centro contra el cáncer Sloan-Kettering en Nueva York y el Centro para Veteranos Ralph H Johnson de Charleston (Carolina del Sur). Esta investigación continúa la labor de las investigaciones llevadas a cabo en Reino Unido, Alemania, Japón y Chile que exploraban la habilidad del cobre para reducir la carga microbiana de manera continua.

   «Las superficies fabricadas con aleaciones de cobre son una forma alternativa de reducir el cada vez mayor número de infecciones hospitalarias, sin tener que preocuparse por cambiar los protocolos de actuación hospitalarios y del sistema de salud. El efecto antimicrobiano es una propiedad continua del cobre, por lo que la aparición de bacterias mortales es significativamente inferior en estas superficies, lo que lo hace más seguro para los pacientes en entornos hospitalarios», ha explicado el vicepresidente del departamento de Microbiología e Inmunología del Hospital Universitario de Carolina del Sur, y uno de los autores del estudio, Michael Schimdt.

   En concreto, para determinar el impacto de las superficies de cobre antimicrobiano sobre la tasa de infecciones hospitalarias, los objetos de contacto frecuente–pomos de puerta, barandillas o grifos– fueron sustituidas con equivalentes hechos con cobre antimicrobiano. Se instalaron en habitaciones de la UCI ya que los pacientes que las ocupan son los de mayor riesgo dado su grave estado y la frecuencia con la que son sometidos a tratamientos invasivos.

   Para ello, los enfermos fueron distribuidos de manera aleatoria en las habitaciones disponibles, provistas o no de superficies de cobre. A continuación, las tasas de infecciones hospitalarias fueron comparadas. El estudio contó con un total 650 pacientes y 16 habitaciones (ocho con cobre y ocho estándares) entre julio de 2010 y junio de 2011.

   Los primeros resultados de esta investigación, que aparecieron el pasado julio publicados en el ‘Journal of Clinical Microbiology’, muestran que el cobre antimicrobiano redujo la carga microbiana en una media del 83 por ciento en un período de 21 meses. El estudio comparaba habitaciones con superficies de cobre con sus equivalentes sin cobre durante su periodo de hospitalización. También demostró que existían menores probabilidades de que dos patógenos resistentes a los antibióticos -SARM y VRE- fueran encontrados en superficies de cobre.

ESPAÑA YA TIENE HOSPITALES CON INSTALACIONES DE COBRE

   España ya cuenta con hospitales con instalaciones de cobre para evitar contagio de infecciones, como es el caso del Vall d’Hebrón o el Hospital de Ceuta. De hecho, en un estudio realizado el año pasado en el Hospital Universitario de Ceuta, se registraron reducciones de entre el 90 y el cien por cien de la carga bacteriana en materiales de cobre, lo que verificó el poder bactericida y autodesinfectante de las superficies de cobre

   «Este tipo de estudios abre una nueva vía en la utilización de este metal como agente antimicrobiano en áreas hospitalarias como en las unidades de cuidados intensivos y quirófanos. De acuerdo con este nuevo estudio, se extrae la conveniencia de incorporar superficies de cobre en ambientes hospitalarios, debido a la notoria mejora de los recuentos bacterianos», ha comentado el jefe de Medicina Preventiva y Salud Pública en el Hospital Universitario de Ceuta, Julián Domínguez.

 

INNOVAticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés