Andalucía prepara una nueva estrategia económica basada en la I+D+I

Griñán ha realizado estos anuncios en respuesta a una pregunta del portavoz del Grupo Socialista, Francisco Álvarez de la Chica, formulada en la sesión de control al Ejecutivo

El presidente andaluz, José Antonio Griñán, ha avanzado este jueves que la Junta va a aprobar tanto una nueva «estrategia económica» para la comunidad hasta el año 2020, como una estratregia de innovación que va a incluir planes en materia de internacionalización, ‘I+D+I’ y tecnologías para la información y la comunicación (TIC), además de un plan industrial que «va a proteger la atracción de inversiones y la lucha contra la deslocalización industrial», y a «impulsar la planificación sectorial en ámbitos del comercio interior, el turismo, el transporte, las energías renovables y la minería».

   Griñán ha realizado estos anuncios en respuesta a una pregunta del portavoz del Grupo Socialista, Francisco Álvarez de la Chica, formulada en la sesión de control al Ejecutivo, en la que también ha destacado que el Gobierno andaluz va a «priorizar» en «sectores estratégicos» que están generando empleo «aun en tiempos de crisis» como, según ha aclarado, son el sector aeroespacial, el de las energías renovables, el de la investigación en salud y biotecnología, las industrias y servicios ambientales, los servicios de atención a las personas y familias y las industrias creativas.

   Todo ello, ha apostillado, «desde el diálogo social», porque, en opinión del presidente de la Junta, es a los empresarios a quienes, «fundamentalmente», les corresponde emprender «la modernización de la economía en diálogo social con los sindicatos».

   En esta línea, Griñán ha reivindicado el apoyo del Gobierno andaluz a la «investigación e innovación» –para las que, según ha remarcado, el Presupuesto de 2013 ha destinado una partida de 355 millones de euros a políticas de investigación–, así como ha defendido la necesidad de continuar destinando «incentivos» a I+D+I, así como el ‘cheque innovación’, los programas de fondos reembolsables y las infraestructuras científico-tecnológicas, como los once parques tecnológicos de la comunidad.

   Además, ha añadido que la Junta mantiene las medidas para la «internacionalización» de la economía andaluza, buscando una «ampliación de líneas específicas y, sobre todo, salidas más allá de la UE».

   Y es que, en su opinión, en la actual situación de crisis, «tan importante como sanear la economía es encontrar políticas que señalen un modelo económico más estable y competitivo en el medio y largo plazo», ya que el modelo productivo que se aplicó «en los 14 años inmediatamente anteriores» al inicio de la crisis «generó altos rendimientos económicos y una importante creación de empleo», pero también «provocó desequilibrios que fueron al final detonantes de la crisis».

   En concreto, ha citado «el excesivo dimensionamiento del sector inmobiliario, la alteración especulativa del precio de la vivienda, el crecimiento desmesurado del crédito y el consiguiente y fortísimo endeudamiento privado o la excesiva dependencia de la financiación exterior».

APUESTA POR LA EDUCACIÓN

   Por eso, el jefe del Ejecutivo andaluz ha explicado que la «apuesta» de la Junta pasa por «seguir actuando sobre los factores y sectores productivos con preferencia a un modelo de regulación de costes sociales». Se trata, ha agregado, de «seguir impulsando los elementos que siempre han favorecido la competitividad», desde la premisa de que «tan grave como centrarlo todo en la consolidación fiscal puede ser excluir del programa nacional de reformas todas aquellas medidas que suponen una modernización de la economía y una sostenibilidad de los recursos».

   Al hilo de ello, Griñán ha subrayado que el Gobierno andaluz va a continuar «invirtiendo en educación y cualificación del capital humano», lo que, según ha aclarado, «implica mejorar la calidad de la educación y preservar la igualdad de oportunidades como factor de competitividad», además de que la Junta va a mantener su «compromiso con el emprendimiento» a través de la aplicación del plan para el fomento de la cultura emprendedora.

   De igual modo, ha abogado por «prestar atención a los nuevos sectores emergentes sin abandonar los sectores tradicionales, donde Andalucía siempre ha manifestado ventajas competitivas», al tiempo que se ha mostrado partidario de no «olvidar» al sector de la construcción, porque aunque «es verdad que estuvo sobredimensionado, todavía tiene márgenes para poder crecer en el futuro en la sostenibilidad ambiental y territorial o en la rehabilitación».

EL CRÉDITO, «CONDICIÓN SINE QUA NON»

   No obstante, Griñán ha aseverado que para lograr que se cree empleo resulta «imprescindible» que fluya el crédito desde las entidades financieras, porque «la financiación empresarial» es «condicion ‘sine qua non'» para que se desarrollen actividades empresariales.

   En ese sentido, ha señalado que «la economía productiva no puede estar al servicio de la economía financiera», sino que es esta última la que «tiene que comprometerse con el desarrollo de actividades empresariales en Andalucía, y hacerlo de forma razonable».

   Para el presidente andaluz, «no hay empleo sin empresarios que inviertan, y no hay empresarios que puedan invertir si los bancos siguen cerrados al crédito», de modo que «toda la reforma financiera, todos los recursos públicos empleados en sanear los bancos deben tener una condicionalidad», que es la de «volver a reanudar el crédito a empresarios y familias».

   «Cuando ponemos dinero de todos para los bancos, las condiciones hay que ponérselas a los bancos y no a los ciudadanos que pagamos sus facturas», ha concluido Griñán, que ha lamentado que a pesar de la rebaja de los tipos de interés aprobada recientemente por el Banco Central Europeo (BCE) y el dinero otorgado por la UE para el saneamiento de la banca española, los empresarios vean «cómo se les siguen cerrando las ventanillas del crédito».

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés