Los fósiles hallados en 1972 en Serinyá (Girona), los más antiguos de Sapiens en Cataluña

En rueda de prensa, el arqueólogo Joaquim Soler ha explicado que esta constatación, que ha sido posible gracias a la datación por radiocarbono en el laboratorio de Gröningen  (Holanda)

Investigadores de la Universitat de Girona (UdG) han confirmado que el fósil humano hallado en 1972 en les Coves de Serinyà por parte de Josep Corominas constituyen los restos humanos modernos –homo sapiens– más antiguos de Catalunya, con una antigüedad de 22.330 años, y entre los tres más antiguos de la Península Ibérica –junto a otros hallados en Portugal y Valencia–.

   En rueda de prensa, el arqueólogo Joaquim Soler ha explicado que esta constatación, que ha sido posible gracias a la datación por radiocarbono en el laboratorio de Gröningen  (Holanda), y ha asegurado que el hallazgo ha animado a los investigadores a seguir sus excavaciones en la zona porque ésta podría albergar también el entierro más antiguo, a juzgar por otras piezas materiales halladas en la zona.

UNA MUJER DE 40 AÑOS

   Los restos encontrados consisten en una bóveda craneal, sin la parte frontal ni la mandíbula, pertenecientes a un individuo de edad adulta, de unos 40 años de edad, y que con mucha probabilidad fue una mujer.

- Advertisement -

   Según ha remarcado la arqueóloga Bibiana Agustí, pese a una capacidad craneal mediana –que permitiría atribuir la pieza a cualquiera de los dos géneros–, la pieza presenta un grueso parietal que «pesa a favor de la feminidad», así como también refuerzan esta hipótesis las inserciones craneales.

   Como curiosidad, esta persona no presentó ninguna patología especial, aunque sufrió una pequeña contusión en el parietal izquierdo que no le causó ninguna lesión profunda, así como unas pequeñas marcas de dientes, realizadas por algún carnívoro después de su muerte, ha concretado.

   Como cuadro de época, esta mujer vivió en el Gravetiense –en el Paleolítico superior–, una época glacial, muy fría y con paisajes muy «esteparios» de gramíneas con sociedades de cazadores-recolectores, cuando otros humanos contemporáneos pintaban pingüinos en cuevas de Marsella, ha ejemplificado.

   Los resultados de esta investigación, además de haberse constatado científicamente, acaban de ser publicados en la revista ‘Journal of Human Evolution’, por lo que han entrado a formar parte formalmente del corpus científico, de ahí su importancia, ha subrayado Soler.

   Este cráneo fue concretamente hallado por Corominas en la cova Mollet III –acompañado de otras piezas– a quien le pareció que podía ser un ‘homo sapiens’ del paleolítico, pero al no encontrar indicios de cerámica lo anotó y prosiguió sus investigaciones.

   Posteriormente, el fósil terminó conservado en el almacén del Museu Arqueològic de Banyoles hasta que, hace 11 años, investigadores de la UdG emprendieron un proyecto de reestudio de los materiales de excavaciones antiguas, al pensar que era «increíble» que no fuera del paleolítico superior a juzgar por las herramientas de las que iba acompañado.

   Después de este periplo, y tras 38 años en los archivos del museo, se «contempla» que este fósil sea expuesto en la sala de paleolítico.

   El conseller de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, ha anunciado para este año el mantenimiento de los presupuestos en el ámbito de la investigación, y ha concretado que las excavaciones arqueológicas cuentan este año con 3 millones de euros repartidos entre las 49 excavaciones preventivas y las 16 de investigación que se están desarrollando en Catalunya.

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés