Innovando entre dos océanos

Tras un largo proceso de adjudicación que concluyó en agosto de 2009, Sacyr ganó el contrato de Panamá liderando el consorcio Unidos por el Canal.
 

El Grupo Sacyr apuntó alto desde sus inicios, hace ahora 27 años, embarcándose en negocios tan dispares que le otorgarían su actual dimensión. La actividad arranca por iniciativa de un grupo de ingenieros procedentes de otra constructora española, Ferrovial. Hoy es un referente no sólo en construcción sino también en tecnologías de desalinización, de construcción industrial, de geotermia, de tratamiento de residuos, de gestión de infraestructuras y de intercambiadores de transporte, entre otras muchas disciplinas.

Ingredientes como la innovación y la internacionalización han sido fundamentales para que esta firma haya logrado uno de los concursos de obra más disputados en el ámbito internacional: la ampliación del Canal de Panamá, valorado en 3.200 millones de dólares. “No en vano, significa poner en marcha el tercer juego de esclusas que es la mayor obra de ingeniería civil que se realiza en el mundo”, explica Juan Pous de la Flor, director de Innovación del grupo.

Tras un largo proceso de adjudicación que concluyó en agosto de 2009, Sacyr ganó el contrato de Panamá liderando el consorcio Unidos por el Canal. Fue la oferta más competitiva y la que mayor puntuación obtuvo porque contaba con los más adelantados métodos de construcción.

Juan Pous de la Flor habla de todo el proceso de esta gran infraestructura levantada entre dos océanos y de las principales tecnologías del grupo. “En 1986, el grupo inició su actividad realizado las canalizaciones de la zona de Murcia (en la costa del Mediterráneo, España).De hecho, Sacyr significa ‘Sociedad Anónima de Canales y Regadíos’. Estar construyendo ahora el canal más grande del mundo es todo un reto”, asegura.

 

P. Que una compañía constructora haya logrado un contrato de tal calibre como la ampliación del Canal de Panamá dice mucho de su investigación tecnológica.

R. El programa de ampliación consistía en la construcción de dos complejos de esclusas de tres niveles cada una con tres tinas de reutilización de agua por nivel, una en el lado Pacífico y otra en el lado Atlántico. También se incluía en el proyecto el ensanche y la profundización de los cauces de navegación existentes del Lago Gatún y de las entradas del mar del Pacífico y del Atlántico.

Se trataba de aportar beneficios al proyecto así que tras un trabajo de investigación, se nos ocurrió hacer tres juegos de tinas, es decir, grandes depósitos donde mantener el agua, en lugar de desalojarlo al mar, como se venía haciendo hasta ese momento. De este modo, se ahorra gran cantidad de agua cuando el barco transita a través de las esclusas, y se resuelve el problema que tiene Panamá de desperdiciar agua procedente del lago, necesaria para el abastecimiento de la zona. Y éste fue, sobre todo, el motivo por el que fuimos elegidos por la Autoridad del Canal de Panamá.

 

P. En su informe dice que gracias a estas tinas de reutilización se reducen no sólo las cantidades de agua empleadas sino los tiempos de llenado y vaciado del tercer juego de esclusas…

R. Sí, se reutilizará el 60% del agua en cada esclusaje, un 7% menos de agua por tránsito que cada carril de las esclusas actuales. Con este ahorro, se ha conseguido que puedan pasar 2,2 barcos más al día de los que preveía el diseño inicial.

P. ¿Qué otros elementos fueron decisivos para que la oferta de Sacyr fuera elegida en la ampliación del canal?

R. El diseño de la estructura que cuenta con sofisticados métodos de cálculo (ABAQUS) frente a seísmos, y una solución de muros de semi-gravedad integrados en la base que incluye los dos culverts. Es decir, una estructura con alta respuesta sísmica, balanceado, y consumo de roca. También el diseño de las compuertas de Sacyr es novedoso, porque prevé un mecanismo de apertura y cierre que supera al original.

 http://www.spaintechnology.com/

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Otras noticias de interés