México diseña una innovadora unidad para emergencias aeroportuarias

“Se trata de un vehículo provisto de sistema de comunicación independiente de las redes comerciales y al aeropuerto mismo, pues al surgir una emergencia, estos servicios se colapsan

Ante la necesidad de responder en forma adecuada a situaciones de emergencia o desastres naturales en aeropuertos, investigadores del Centro de Tecnología Avanzada, en Querétaro, (CIATEQ) desarrollaron un Centro de Mando Móvil (CMM) capaz de mantener la comunicación y el flujo de información durante el percance, servicios que suelen perderse, ya sea por saturación de líneas o bien por la catástrofe.

“Se trata de un vehículo provisto de sistema de comunicación independiente de las redes comerciales y al aeropuerto mismo, pues al surgir una emergencia, estos servicios se colapsan y no se tiene un flujo seguro ni confiable de la información generada”, refiere el ingeniero Julio César Sánchez Jiménez, titular del proyecto.

En este contexto, el especialista resalta que en 2008 se presentó un intento de atentado en el AICM cuando una persona secuestró un avión, situación que tardó en resolverse debido a que la principal limitante fue la falta de comunicación.

De ahí que el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) a través del Fondo Sectorial ASA-Conacyt, solicitaran que el CMM tuviera al menos tres sistemas redundantes de comunicación.

“No obstante, la unidad incluye comunicación vía satélite; interoperabilidad mundial para acceso por microondas (WiMAX, por sus siglas en inglés), que es considerada como la siguiente generación de tecnología inalámbrica; Wi-Fi; sistema 4G comercial (comunicación móvil) y una de tipo militar codificada”, detalla Sánchez Jiménez.

Otro de los requerimientos del AICM fue que el Centro de Mando Móvil tuviera repositorios de información en su interior, lo que implica el almacenamiento de la misma en computadoras con el fin de analizarla para tomar decisiones en el momento necesario.

En el caso de una emergencia, que trajera consigo el derribe de la torre de control del aeropuerto, el vehículo se trasladaría al área más cercana y segura a la zona de desastre. Desde ahí, comenzaría a centralizar la información de lo ocurrido y guardar evidencias.

Asimismo, permitiría la comunicación entre las autoridades de la terminal aérea en el interior y el exterior para agilizar la solución de la problemática. La gran ventaja es que el vehículo puede trabajar dos días continuos con total autonomía e independencia energética.

Cabe destacar que la unidad ya fue entregada a ASA, por lo que el siguiente paso es someterlo a un protocolo de pruebas de comunicación para verificar que las mismas sean funcionales. “Y la segunda validación consiste en pruebas de manejo y estabilidad con el fin de comprobar que el vehículo no se vuelque o sea inestable. Aprobando el protocolo de pruebas, se libera para su entrega al AICM y su puesta en marcha”, señala.

La idea es que algunos de los aeropuertos con mayor número de operaciones comerciales en la República Mexicana cuenten con una unidad de este tipo, como puede ser el de Cancún, Guadalajara, Monterrey o Ciudad del Carmen, ya que el vehículo tiene un costo de casi 6 millones de pesos.

DiCYT

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés