Cuantifican el ahorro que supone cada euro invertido en tecnologías médicas

   Todos ellos, han destacado el «importante» valor que tiene la tecnología médica en el ámbito sanitario ya que está permitiendo mejorar el diagnóstico de las enfermedades, los tratamientos y, por ende, la calidad y esperanza de vida de la población.

Por cada euro invertido en tecnologías médicas se obtiene un beneficio en términos de salud y eficiencia de, al menos, 1,47 euros en Cardiología; 1,36 euros en Oncología; y de 1,11 euros en el área de Neurología, según ha puesto de manifiesto el informe ‘Aportación de valor de las tecnologías al sector sanitario’, elaborado por PwC y patrocinado por Siemens.

   La presentación de este documento ha tenido lugar este viernes y ha contado con la presencia de la secretaria general de Sanidad y Consumo, Pilar Farjas; la presidenta de Siemens en España, Rosa García; el presidente de PwC España, Carlos Mas; el CEO de Siemens Health, Luis Cortina; y la socia de PwC, Leticia Rodríguez.

   Todos ellos, han destacado el «importante» valor que tiene la tecnología médica en el ámbito sanitario ya que está permitiendo mejorar el diagnóstico de las enfermedades, los tratamientos y, por ende, la calidad y esperanza de vida de la población.

    «Hacen progresar la salud en el mundo, facilitan la prevención, prolongan la vida, mejoran la evolución de las enfermedades y mejoran la calidad de vida de los pacientes», ha aseverado Mas, para apostillar que, a pesar de ello, es necesario que se realice un examen «profundo» de cada inversión que se vaya a realizar en tecnología sanitaria con el fin de comprobar las «opciones reales» que tienen para beneficiar, en términos de salud, a la población.

   En este sentido, el informe ha analizado su contribución en el diagnóstico, tratamiento y seguimiento de las patologías de Cardiología, Oncología y Neurología, debido al elevado número de muertes que provocan al año en España y en el resto del mundo. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares afectan a 17 millones de personas y son responsables del 30 por ciento de las defunciones registradas a nivel mundial.

   En el caso de España, a pesar de haber descendido el número de casos de 191 a 138 por cada 100.000 habitantes entre 2001 y el 2011, sigue siendo la primera causa de mortalidad. Ante esto, el documento ha mostrado que las tecnologías como el diagnóstico genómico tienen «mucho que decir», ya que, si se tiene en cuenta la reducción de la estancia hospitalaria, de la tasa de mortalidad y del número de defunciones, por cada euro invertido se ha obtenido una ganancia durante la última década de 1,47 euros.
BENEFICIOS EN ONCOLOGÍA Y ENFERMEDADES CEREBROVASCULARES

   Algo similar ocurre, según el informe, en la tasa de mortalidad en enfermedades oncológicas, puesto que si en los años 70 y 80 se produjo un crecimiento «imparable» de este indicador, en el año 2000 se apreció un cierto estancamiento y, «más recientemente», un «descenso» de la misma.

   En este caso, tal y como ha informado Rodríguez, por cada euro invertido en tecnologías sanitarias como los rayos X, la medicina nuclear o la imagen molecular, se ha conseguido un beneficio, en términos de estancia hospitalaria e incremento de la edad media de las personas que fallecen por esta causa, de 1,36 euros.

   Respecto a la Neurología, prosigue la socia de PwC, el estudio ha analizado las enfermedades cerebrovasculares debido a la diversidad de enfermedades estudiadas en dicha especialidad y a la «falta de información disponible». En concreto, se estima que la patología cerebrovascular podría afectar en el año 2050 a 1,1 millones de personas y generar un gasto de 10.000 millones de euros anuales, sólo en el tratamiento de personas que sufran algún tipo de demencia, pero que podría disminuir «considerablemente» con la aplicación de tecnologías neurofisiológicas, telemedicina o ultrasonidos.

   Por tanto, si se tiene en cuenta la reducción de la estancia hospitalaria, de la tasa de morbilidad y del número de muertes prematuras, por cada euro invertido se ha obtenido una ganancia durante los últimos diez años de 1,11 euros. «Todos estos datos nos demuestran que si hacemos inversiones razonables en tecnologías sanitarias podremos obtener un retorno de la inversión del un 30 por ciento», ha apostillado la presidenta de Siemens.

   Ante esto, García ha avisado de la importancia de que, tanto el Gobierno como los profesionales sanitarios y el resto de la sociedad, reflexionen sobre cómo hay que utilizar las tecnologías sanitarias para lograr una mejor sostenibilidad del sistema sanitario y una mejor calidad de vida de los enfermos, porque, según ha recordado, las previsiones apuntan a un continuo envejecimiento de la sociedad y, por tanto, a un incremento de las enfermedades crónicas. «La inversión en tecnología debería convertirse en una pieza clave del sistema sanitario futuro», ha apostillado.
REDUCEN DE FORMA SIGNIFICATIVA LAS MUERTES

   Asimismo, el informe ha señalado las tecnologías como el cribado mamográfico permiten reducir la mortalidad por cáncer de mama entre un 24 por ciento y un 29 por ciento en mujeres de a partir de 50 años, y la colonoscopia hace lo propio en un 40 por ciento de los casos de cáncer colorrectal.

   Del mismo modo, la eficacia en la asistencia a través de tecnologías como la radioterapia, que contribuye en un 40 por ciento al proceso curativo de enfermedades oncológicas; la seguridad que ofrecen a pacientes y profesionales equipos como la historia clínica electrónica o la receta electrónica; la reducción del tiempo total necesario para realizar un procedimiento terapéutico o dar a un paciente el alta temprana gracias a los sistemas como la cirugía laparoscópica, tienen también un «impacto directo» en la mejora del tratamiento, en la reducción de los niveles de «invalidez y dependencia» y producen «grandes ventajas económicas».

   «La tecnología juega un papel muy determinante tanto en el coste, como en el gasto sanitario y, además, tiene una rentabilidad muy importante porque se ha demostrado que mejora la calidad de vida del paciente. No obstante, es necesario formar al equipo médico sobre estas nuevas tecnologías y, para ello, necesitamos la colaboración entre las empresas y universidades, así como entre la Administración y los propios clientes de las empresas productoras de dichas tecnologías», ha aseverado el CEO de Siemens Health.

   Finalmente, la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, ha destacado el valor que está aportando la tecnología en el Sistema Nacional de Salud (SNS), ha asegurado que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad está realizando una «apuesta» decidida por estas tecnologías y ha recordado que la implantación de la receta electrónica ha supuesto una reducción del 30 por ciento del número de consultas.

   «Las tecnologías sanitarias aportan valor positivo a todo el sector salud y desde el Gobierno estamos haciendo una apuesta clara y decidida para incorporarlas en el sector sanitarios. Y es que, el SNS es el servicio público más valorado por los ciudadanos y, por tanto, no puede permanecer inmóvil en un entorno socioeconómico que está en continuo cambio. Ahora es el momento de las respuestas, del compromiso y de abordar las renovaciones en nuestro sistema», ha zanjado Farjas.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés