Descubren cómo la estimulación magnética transcraneal proporciona alivio a pacientes con depresión

La estimulación magnética transcraneal funciona mediante la aplicación de un pulso magnético a la parte frontal del cerebro de los pacientes con depresión.

Un grupo de científicos de Reino Unido ha encontrado una manera de entender cómo la estimulación magnética transcraneal (TMS, por sus siglas en inglés) puede proporcionar alivio a los pacientes con depresión severa.

ESTIMULACIÓN MAGNÉTICA TRANSCRANEAL

La estimulación magnética transcraneal funciona mediante la aplicación de un pulso magnético a la parte frontal del cerebro de los pacientes con depresión. Al igual que la ECT, parece ‘resetear’ el cerebro, pero es más fácil de usar, ya que no requiere anestesia y tiene pocos efectos secundarios, por lo que se utiliza cada vez más en el tratamiento de la depresión.

- Advertisement -

Sin embargo, los científicos tienen una idea limitada de cómo funciona TMS y ahora un nuevo estudio demuestra que los pulsos magnéticos dirigidos provocan cambios bioquímicos y de conectividad en todo el cerebro.  TMS se utiliza como una alternativa a la terapia electro-convulsiva (ECT, por sus siglas en inglés), pero no se sabe cómo se logra su efecto terapéutico. Entender cómo funciona puede abrir la puerta a un mejor tratamiento para la depresión y otros trastornos.

En un estudio controlado con placebo, investigadores de la Universidad de Nottingham aplicaron ráfagas guiadas por resonancia magnética (RM) de pulsos magnéticos a la corteza prefrontal dorsolateral en los cerebros de 27 voluntarios sanos. Ésta es la primera vez que se emplean los pulsos de TMS guiados por RM para observar los cambios en las redes cerebrales individuales y la química del cerebro.

Utilizando el mismo escáner de resonancia magnética, consiguieron medir los cambios funcionales sutiles en el cerebro causados por los pulsos magnéticos. También fueron capaces de medir los cambios en la química del cerebro, utilizando espectroscopia de resonancia magnética

«Hemos encontrado que una sesión de TMS modifica la conectividad de las redes cerebrales a gran escala, en particular la ínsula anterior derecha, que es un área clave en la depresión. Asimismo, vimos que TMS altera las concentraciones de neurotransmisores, como GABA, que se consideran importantes para el desarrollo de la depresión», destaca el investigador principal, Sarina Iwabuchi, de la Universidad de Nottingham.

SE BUSCA UN TRATAMIENTO PERSONALIZADO

Estos resultados significan que, por primera vez, se entienden los efectos directos de TMS en el cerebro. «Si podemos ver el cambio causado por el tratamiento, entonces el tratamiento puede ser más hábil. También significa que el tratamiento puede adaptarse mejor al cerebro de cada individuo. En otras palabras, podría ser un tratamiento personalizado para la depresión», añade.

Este trabajo, presentado en el Congreso Europeo de Neuropsicofarmacología (ECNP, por sus siglas en inglés), que se celebra en Ámsterdam, describe un estudio con controles sanos, que demuestra que el tratamiento personalizado con TMS es posible, y en efecto, lleva a cambios en el cerebro. El siguiente paso es utilizarlo como un tratamiento práctico para los pacientes con depresión en un ensayo clínico y, de hecho, este ensayo está ahora en marcha en Nottingham. Estos son los primeros pasos hacia la personalización de este tratamiento».

 

ep – INNOVAticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés