Innovadora tecnología de Kinect para hacer fotos sin reflejos

Investigadores del laboratorio Media Lab del centro, en colaboración con científicos de Microsoft Research, han desarrollado una forma de “separar” las imágenes dentro de la fotografía que se está tomando para capturar lo que hay al otro lado del panel de cristal de forma nítida.

 ¿Cansado de querer sacar una foto al paisaje desde la ventanilla del coche y no poder porque sale tu reflejo? El MIT ya trabaja en ello para que no tengas que preocuparte por colarte en la imagen gracias a la tecnología de Kinect, el sensor de movimiento de Microsoft.

Investigadores del laboratorio Media Lab del centro, en colaboración con científicos de Microsoft Research, han desarrollado una forma de “separar” las imágenes dentro de la fotografía que se está tomando para capturar lo que hay al otro lado del panel de cristal de forma nítida.

La técnica utilizada se basa en emitir luz sobre aquello que se está fotografiando, de manera que posteriormente se mida con qué intensidad y cuánto tiempo tarda en llegar dicha luz a los objetos o personas más cercanos – lo que sería el reflejo en el cristal – y a aquellos aspectos más lejanos de la imagen. Así, el algoritmo del sistema es capaz de identificar qué se quiere capturar realmente y qué se ha colado en la fotografía, aislando lo segundo para eliminarlo de la foto.

Para llegar a esa imagen sin reflejos, las personas implicadas en el desarrollo han modificado una barra de Kinect para adaptar el uso de la cámara y del sensor de profundidad a sus necesidades. La cámara es capaz de funcionar a diferentes frecuencias de luz y, unida a dicho sensor, identifica qué está más cerca y qué está más lejos.

“Físicamente, no puedes hacer una cámara que sea capaz de captar múltiples reflejos. Eso significaría que tendrías que tomar fotografías en intervalos de tiempo tan rápidos que [la cámara] empieza a funcionar a la velocidad de la luz, lo cual es técnicamente imposible. ¿Cuál es el truco entonces? Hemos usado la transformada de Fourier”, explica uno de los autores del ensayo, Ayush Bhandari, tal y como recoge el propio MIT.

De forma sencilla, lo que ocurre es que una transformada de Fourier descompone una señal en sus frecuencias, las cuales tienen dos propiedades clave: la amplitud y la fase. Así, las dos señales de luz que hay en el proceso – la que se refleja del objeto cercano y la de lo lejano – tendrán diferentes fases que se podrán medir a través del algoritmo ya nombrado.

El problema con el que se han encontrado es que un sensor de luz normal no puede medir la fase, sino que mide la intensidad, momento en el que entra en juego la modificación de la cámara del Kinect.

“Lo más destacable de todo este trabajo es la mezcla de conocimientos matemáticos avanzados con mejoras de ingeniería reales. Particularmente, yo disfruté con el experimento final donde los autores utilizaron una modificación de un producto para consumidores – la cámara del Kinect de Xbox One – para dar con imágenes separadas”, explica un profesor de física de la Universidad Diderot de Paris, Laurent Daudet, en declaraciones para el Instituto.

EP

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés