Pueden los dispositivos conectados suponer un problemade seguridad a nivel global

El ataque DDoS se debió a la propagación de un malware conocido como Mirai, un programa capaz de tomar el control de dispositivos inteligentes, que puso en marcha una red de botnets –también conocida como red zombie–, la responsable del ataque que impidió el normal funcionamiento de los distintos servicios afectados.

Los usuarios de servicios como Twitter, Spotify y PayPal comprobaron el viernes por la tarde cómo les era imposible acceder a ellos a causa de un ataque de denegación de servicio (DDoS) lanzado desde dispositivos infectados y conectados mediante el Internet de las Cosas, que se postulan como uno de los principales problemas para la ciberseguridad a nivel mundial.

   El ataque DDoS se debió a la propagación de un ‘malware’ conocido como Mirai, un programa capaz de tomar el control de dispositivos inteligentes, que puso en marcha una red de ‘botnets’ –también conocida como red zombie–, la responsable del ataque que impidió el normal funcionamiento de los distintos servicios afectados.

   La incidencia de este ataque DDoS tuvo un impacto mayor en Estados Unidos, donde se inició a causa del ataque lanzado contra el proveedor de Internet Dyn, que ofrece sus servicios a plataformas como PayPal, Twitter, Spotify y Reddit, entre otras. No obstante, tuvo repercusiones en otros países, entre los que se encuentra España.

   El código de Mirai estaba, y está, disponible en la la conocida como ‘Internet profunda’, lo que en su momento llevó a los expertos en ciberseguridad a alertad del problema que podría causar el fácil acceso a este ‘malware’, como ocurrió el viernes, y que podría volver a suceder en un futuro próximo.

   Parte de la culta de la propagación de Mirai se encuentra en las medidas de seguridad que no han tomado los usuarios de dispositivos conectados, ya que muchos, como han apuntado expertos en ciberseguridad a Mashable, bien no han cambiado las contraseñas que traen por defecto bien desconocen que este tipo de equipos tienen contraseña.

   Los mismos expertos han recomendado modificar las contraseñas como primera medida para evitar un nuevo ataque similar al que ocurrió el viernes, un consejo que se presenta difícil de seguir para los 6.400 millones de dispositivos conectados que se calcula que hay en el mundo en la actualidad.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés