Un grupo de investigadores andaluces participan en la expedición oceanográfica Malaspina

Según ha informado Andalucía Innova en un comunicado, este proyecto interdisciplinar, coordinado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), evaluará durante nueve meses el impacto del cambio global en el océano y estudiará su biodiversidad.

   El miembro del grupo Ecología Marina y Limnología de la Universidad de Málaga (UMA), Enrique Moreno, viajará a bordo de la expedición caracterizando el funcionamiento y la estructura del fitoplancton, es decir, los organismos encargados de la fijación de carbono en el océano. En concreto, los expertos estudiarán el tamaño, las características funcionales y metabólicas de estas células en el Atlántico y el Pacífico.

   Los investigadores utilizarán técnicas que permiten determinar la abundancia y el tamaño de la comunidad fitoplanctónica, diferenciando entre clases como picofitoplancton, de tamaño entre 0,2 y 2 micras); el nanofitoplancton, entre 2 y 20 micras; y el microfitoplancton, superior a 20 micras.

   Una vez cuantificada la abundancia de estas clases, relacionarán esta variable con el tamaño. «Esta relación nos permite determinar la función de estos organismos en el ecosistema oceánico», ha apuntado Moreno. Además, el grupo malagueño colaborará con la Universidad de Vigo en el análisis de la fijación de carbono y el metabolismo –la respiración– del fitoplancton fraccionado por clases de tamaño.

- Advertisement -

ZOOPLANTON EN AGUAS PROFUNDAS

   Por su parte, expertos en Ecología de la Universidad de Cádiz (UCA)estudiarán la biodiversidad de uno de los organismos más pequeños y abundantes del planeta, el zooplancton marino. Coordinados por el profesor Juan Ignacio González, analizarán la distribución del zooplancton a partir de 3.000 metros de profundidad a lo largo de todo el planeta.

   El zooplancton es el sustento de animales como la ballena, peces y otros organismos marinos. En definitiva, «son organismos imprescindibles en la cadena trófica marina», ha señalado González, quien ha explicado que en aguas profundas, en las que no existe este alimento, «no sabemos qué comen ni tampoco qué tasa de crecimiento tienen».

   Para ello, utilizarán un nuevo equipo oceanográfico, desarrollado por esta Universidad, que se sumergirá a 4.000 metros y que está formado por un híbrido entre una botella oceanográfica de PVC y una red de plancton. El sistema se cierra de forma automática a aquella profundidad evitando que se contaminen las muestras con organismos más superficiales.

   Al mismo tiempo, catalogarán la biodiversidad de zooplancton en los Océanos Atlántico, Índico y Pacífico y estudiarán la diversidad genética y funcional de estos microorganismos, para conocer así su función biogeoquímica y su metabolismo. El profesor González ha explicado que este estudio «podría suponer un avance en otros campos de investigación, como la genética».

COORDINANDO LA FORMACIÓN

   En este análisis del zooplancton a escala planetaria también participará el profesor del Centro Andaluz Superior de Estudios Marinos de la UCA Fidel Echevarría, quien será el responsable del bloque de Formación en la expedición. En concreto, tres serán los representantes de la Universidad gaditana en la expedición Malaspina.

   «Hemos logrado vincular a cinco universidades: la de Cádiz, Barcelona, Oviedo, Las Palmas de Gran Canaria y la Menéndez Pelayo», ha comentado el profesor Echevarría. Serán, aproximadamente, 50 estudiantes del mundo marino los que pasen por los buques a lo largo de los seis tramos que dure la campaña.

   De cada universidad participante, se enviarán tres estudiantes; habrá otros ocho becados por la Fundación BBVA y completarán el número total alumnos financiados por becas diversas «pero siempre con tesis relativas al proyecto del Malaspina», ha puntualizado Echevarría.

SIGUIENDO LA PISTA DEL CARBONO

   El integrante del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra (CSIC-Universidad de Granada), Antonio Delgado, participará el este proyecto global aplicando su experiencia en estudios isotópicos para seguir la pista del carbono en los océanos. Los isótopos son las distintas versiones de los átomos que permitirán a los expertos analizar todo el recorrido en el mar, ya que este gas es capturado por el fitoplacton y pasa a la cadena trófica, es decir, se transfiere a través del alimento de una serie de organismos.

   Los océanos secuestran el 30 por ciento del carbono que produce el hombre. Además el 50 por ciento de la fotosíntesis que se realiza en el planeta procede de organismos marinos, «de ahí la importancia de estudiar qué ocurre con el CO2 y cómo lo asimilan los seres que habitan en este especial ecosistema», ha aseverado Delgado.

   El carbono se encuentra disuelto en las aguas, de ahí que persigan establecer qué zonas están capturándolo y cómo pasa a la alimentación de los seres vivos. «Realizaremos perfiles de 4.000 metros de profundidad no sólo para estudiar el carbono orgánico e inorgánico disuelto en el agua, si no también para extraer gases contenidos en ella», ha explica Antonio Delgado.

   Asimismo, los investigadores seguirán todo el recorrido del carbono a través de la cadena trófica, desde el CO2 atmosférico hasta el fitoplacton, pasando por las especies que se alimentan de él.

   Por otra parte, los investigadores analizarán las trazas isotópicas del hidrógeno y oxígeno del vapor de agua en los diferentes océanos del planeta. «Estos datos son importantes para conocer mejor el comportamiento actual del clima, pero también son muy importantes para estudios paleoclimáticos, es decir, del clima del pasado», ha aclarado el experto.

   Finalmente, estudiarán los valores isotópicos de otros gases disueltos en agua –oxígeno, nitrógeno o metano– que resultan claves en el estudio de diferentes procesos biogeoquímicos que ocurren en el medio marino.

RECORRIDOS DE LOS BUQUES

   El ‘Hespérides’ partirá desde Cádiz y recalará en Río de Janeiro, Punta Arenas, Ushuaia, Ciudad del Cabo, Perth, Sidney, Honolulú, Panamá, Cartagena de Indias, Cartagena y Cádiz. La ciudad andaluza tendrá un papel protagonista cuando salga la expedición a finales de noviembre con la celebración de actividades, carpas explicativas en el puerto gaditano y la UCA ejercerá como anfitriona de la salida del buque.

   Por su parte, el ‘Sarmiento de Gamboa’ realizará una ruta desde Las Palmas de Gran Canaria a Miami. En cada parada se realizarán actos y conferencias para dar a conocer las consecuencias del cambio global, la importancia de la investigación marina y la expedición Malaspina.

   La expedición debe su nombre al marino Alejandro Malaspina, quien a finales del siglo XVIII dirigió la primera expedición científica de circunnavegación española y de cuya muerte se cumplen 200 años en 2010.

 

ECOticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés