Según la entidad de defensa ambiental, el plan no puede basarse en un listado de recomendaciones a los municipios, mancomunidades u otras entidades locales. Si no que debe ser más exigente con las entidades competentes, estableciendo objetivos claros y obligatorios que se vean acompañados de la financiación, el apoyo técnico y la orientación necesarios para su realización.

Para ello, exponen que es preciso aumentar el equipo especializado en la prevención, detección e inspección de residuos dentro de la propia Administración. Con el fin de conseguir el cumplimiento en esta transición de medidas, que podrían ejecutarse. Si se planificara con la participación activa de los ayuntamientos y mancomunidades, conocedoras de su realidad local concreta. En calidad de generación y análisis de la situación actual de los múltiples deshechos que se generan, tanto en las ciudades, como en las zonas rurales.

La reutilización de materias primas, el reciclaje y la gestión apropiada de los remanentes orgánicos hace parte de la estrategia europea por la cual la comunidad extremeña debe aportar medidas de ejecución que permitan su consecución. Por el contrario, hasta el momento la Junta de Extremadura está aprobando de nuevo un plan, sobre otro que no se ha cumplido y sobre el cual elabora uno nuevo más ambicioso, conceptualmente, pero no parece ni claro, ni realizable. Alegaciones al PIREX en Extremadura.

Documento presentado

Desde Ecologistas en Acción de Extremadura, se ha elaborado un amplio documento alegando, tanto aspectos técnicos cómo económicos. La experiencia de Ecologistas en Acción quiere señalar la pésima gestión actual de la basura en general, tanto a nivel doméstico, como industrial. Y la recurrente actividad política que, pese a sus múltiples planes y regulaciones, no es capaz de poner en práctica los principios por los cuales se redactan la mayoría de planes de calidad ambiental.

Paralelamente, destacan el importante papel que podría significar la puesta en marcha del PIREX para el desarrollo ambiental y económico de Extremadura, teniendo en cuenta una gestión apropiada y planificada de los residuos, tanto en la recogida, como en los procesos sucesivos de separación, transporte, reciclaje, transformación, reparación, reutilización o descarga en vertederos. Esto podría significar un cambio de paradigma en todos los sectores emisores de residuos, en vez de convertir a Extremadura en una sucursal de macrovertederos debido a la escasa legislación respecto a la gestión sostenible de los mismos.

La asociación ecologista quiere recordar la necesidad de poner en marcha planes de sensibilización ambiental urgentes que promuevan la reducción en la generación de productos y embalajes de un solo uso u otros objetos, en tanto que “el mejor residuo es el que no se genera”. Aseguran que tan importante es reducir, como reciclar o reutilizar.

También se propone, por ejemplo, que dicho Plan debe marcar la obligatoriedad en la selección y el reciclaje del mayor número de productos posibles en todos los centros públicos y empresas de Extremadura. En todos ellos, debería ser obligado el reciclaje, así como la disposición de sistemas adecuados de recogida (contenedores de diversos tipos, papeleras con varias divisiones, etc.), marcando un plazo concreto para su implementación. Alegaciones al PIREX en Extremadura.

Medidas a tomar

En definitiva, a juicio de Ecologistas en Acción de Extremadura:

  1. Se debe optar por un modelo de prevención de residuos en origen, desde su centro de producción, centros de transferencia, etc., en cada uno de los pasos por los que atraviesan los residuos. Estableciendo Planes de gestión y prevención de residuos individualizados para grandes centros productores de residuos, no solo fábricas, sino también hospitales, centros educativos, grandes almacenes, administraciones…
  2. Debe evitarse el movimiento de residuos a largas distancias para evitar emisiones de CO2 y trasladar impactos a otros territorios donde no se han producido los bienes de consumo. Además, se debe optar por un modelo de gestión de residuos que evite el transporte por carreteras y opte por modelos más sostenibles como el ferrocarril.
  3. También se debe apostar por modelos de pequeñas infraestructuras de gestión, separación, paletizado, etc., de carácter local, que permita un transporte menos voluminoso y con un pretratamiento realizado con seguridad.