Una plataforma permite a usuarios no expertos desarrollar aplicaciones

Un equipo de la Universidad de Valladolid ha diseñado una plataforma que hace posible que usuarios sin conocimientos informáticos puedan generar sus propias aplicaciones. Según los investigadores, el sistema permite juntar piezas que sí son programadas por expertos. «Como si fueran las piezas de un mecano, el usuario puede jugar con diferentes módulos (calendarios, localización GPS, envío de mensajes, etc), delimitar parámetros y crear aplicaciones más complejas, explican.

En la actualidad, cada usuario dispone de uno e incluso varios dispositivos informáticos (ordenadores, smartphones, tablets, etc) y trata de sacarles partido con las aplicaciones que más se ajustan a sus necesidades diarias. Una de las tendencias más importantes en el mundo de las TIC radica en ofrecer servicios altamente personalizados. En este contexto, el Grupo de Investigación CIT (Comunication and Information Technologies) de la Universidad de Valladolid ha diseñado una plataforma que permite a los usuarios sin conocimientos informáticos generar sus propias aplicaciones.

Javier Aguiar, coordinador del Grupo CIT, señala que se trata de un cambio de paradigma respecto a lo que existe en el mercado. “Tradicionalmente, un proveedor  ofrece los servicios y el usuario no puede personalizarlos de ninguna manera, no hay programas acorde a las necesidades de cada uno. Con nuestra plataforma lo que pretendemos es que personas que no tengan ningún tipo de experiencia ni conocimiento en informática sean capaces de hacer sus propias aplicaciones juntando piezas que sí son programadas por expertos”, señala.

«Como si fueran las piezas de un mecano, el usuario puede jugar con diferentes módulos (calendarios, localización GPS, envío de mensajes de texto, etc), delimitar parámetros y crear aplicaciones mucho más complejas», indica.

Según Aguiar, el usuario puede usar bloques y establecer normas lógicas para que la aplicación le envíe un SMS cuando una persona no esté en un determinado lugar a una hora concreta, por ejemplo, un padre que quiera que le envíen un mensaje si su hijo no está en el colegio”.

En la plataforma, denominada Opuce, el usuario puede controlar todo el ciclo de vida del servicio, desde la creación hasta su destrucción. En esta línea, al estar orientada a personas no expertas, «la herramienta es altamente sencilla e intuitiva».

Por otro lado, desde la perspectiva del operador, puede alcanzar nichos de mercado “muy reducidose imposibles de cubrir siguiendo una aproximación tradicional”, dice el responsable del proyecto.

Bloques de construcción

Según describe Javier Aguiar, desde el punto de vista técnico, la plataforma cuenta con seis bloques. El primero de ellos es el portal, que sirve de punto de contacto del usuario con la plataforma. Mediante una interfaz el usuario puede gestionar los datos de su cuenta e iniciar la creación de los servicios personalizados. En este sentido, puede elegir entre dos versiones: un editor básico que permite tomar servicios de una paleta y conectarlos formando una aplicación completa (especialmente dirigido para usuarios sin ningún conocimiento informático y para aquellos que operan a través de terminales con capacidad de visualización limitada, como los smatphones); y un editor avanzado que posibilita un mayor grado de libertad y está dirigido por tanto a las personas con un mayor conocimiento del sistema.

El segundo bloque, denominado UIM (siglas en inglés de Gestión de la Información del Usuario) es la base de datos que guarda los perfiles de usuario, con un acceso a la información controlado mediante autenticación. El tercero, SLM (del inglés Servicio de Gestión del Ciclo de Vida) se encarga de controlar el ciclo de vida de los servicios creados y lleva a cabo tareas de instalación, desinstalación y configuración de los componentes software necesarios.

Asimismo, el módulo SEE es el núcleo de ejecución de la plataforma mientras que elContext Awareness (contexto de conciencia) adapta automáticamente los servicios en función del contexto en el que se encuentre el usuario. Finalmente, el Service Advertising (servicio de publicidad) notifica a los usuarios los nuevos servicios en los que pueden estar potencialmente interesados. Para llevar a cabo esta notificación, el sistema realiza una comparación cruzada de la descripción de los servicios con la información del perfil e historial de usuario contenida en el UIM. De esta forma, es posible determinar los usuarios que con mayor probabilidad estarán interesados en un servicio y se puede hacer una publicidad muy focalizada, no intrusiva y adaptada al contexto, concluye Aguiar.

 

www.agenciasinc.es

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Otras noticias de interés