I+D se estanca tras diez años de crecimiento

Concretamente, el estudio destaca que, entre los años 2000 y 2008 se ha registrado un crecimiento medio anual del 12 por ciento en este sector. Sin embargo en 2011 se recogieron valores similares a 2010

El gasto español en I+D durante 2011 se ha estancado, con un crecimiento de apenas un 0,041 por ciento con respecto al año anterior, según destaca Cotec en su ‘Informe 2012 sobre tecnología e Innovación en España’. Con esta cifra se rompe la tendencia de crecimiento que se había registrado desde hace más de diez años.

   Concretamente, el estudio destaca que, entre los años 2000 y 2008 se ha registrado un crecimiento medio anual del 12 por ciento en este sector. Sin embargo en 2011 se recogieron valores similares a 2010 e incluso un 0,8 por ciento por debajo del gasto en 2009.

   En cifras, el gasto español ascendió a 14.588 millones de euros corrientes, una cifra muy similar a los 14.582 millones que se registraron el año anterior, de forma que, en términos de PIB, el gasto se ha mantenido en el 1,39 por ciento. En cuanto a los esfuerzos de I+D del sector público y el privado, Cotec ha señalado que se han mantenido iguales a los del año anterior, con el 0,67 por ciento y el 0,72 por ciento, respectivamente.

   La fundación apunta que «algo similar» ha ocurrido con el número de personas que trabaja en actividades de I+D en equivalencia a jornada completa (EJC), que ha experimentado una mínima subida (del 0,56%) con a 2010, hasta situarse en 222.022 personas. El crecimiento de este indicador ya sufrió una fuerte ralentización en 2009, con un incremento con respecto al año anterior del 2,4 por ciento frente a un crecimiento medio anual desde el año 2000 hasta 2008 del 7,5 por ciento.

   En cuanto al comportamiento de la I+D empresarial, Cotec destaca dos hechos relevantes. En primer lugar, que su disminución es más importante que la del gasto total. Desde el máximo de 2008 (8.074 millones de euros corrientes y 7.327 millones de euros constantes), el gasto en I+D de las empresas ha caído en 2010 en un 7 por ciento en euros corrientes, hasta los 7.506 millones, y en un 8,5 por ciento en euros constantes, hasta los 6.707 millones.

   Y, en segundo lugar, que el comportamiento de las partidas destinadas a gastos corrientes y a gastos de capital han evolucionado de forma muy distinta antes y durante la crisis. Así, mientras que entre 2004 y 2008 los gastos de capital crecieron en un 122 por ciento, los corrientes crecieron prácticamente la mitad, un 57 por ciento. Pero al llegar la crisis, este comportamiento se invirtió, de modo que entre los años 2008 y 2010, los gastos de capital disminuyeron en un 43 por ciento, mientras ºque los gastos corrientes crecieron en un modesto 1,3 por ciento.

   «Esto parecería indicar que las empresas, que aprovecharon intensamente la época de bonanza económica para mejorar sus activos fijos para I+D, han reducido el ritmo de inversión con la crisis, pero no por ello han dejado de mantener su actividad de investigación y desarrollo», ha explicado el presidente de Cotec, Juan Mulet.

   Sin embargo, según los resultados de la ‘Estadística sobre Actividades de I+D para 2011’ que el Instituto Nacional de Estadística (INE) presentó el pasado mes de mayo, la tendencia es que ambos gastos empeorarán durante el próximo año, ya que el gasto empresarial en I+D experimentaría una disminución del 5,4 por ciento, con una bajada de un 5,1 por ciento en los gastos corrientes y de un 7,4 por ciento en los gastos de capital.

   «Todo ello, además, en el marco de unas partidas dedicadas a la Política 46 de I+D+i en los Presupuestos Generales del Estado para el ejercicio 2012 que se reducen en un 26 por ciento (2.200 millones de euros) con respecto al año anterior, y que sitúan estas partidas de gasto por debajo de las que se dedicaron en el año 2006», ha recordado Mulet.

EL ESFUERZO POR COMUNIDADES

   En cuanto al gasto por comunidades, el informe Cotec 2012, recoge que ha mantenido una distribución muy parecida a la de años anteriores con Madrid (2,07%), País Vasco (2,03%), Navarra (2,02%) y Cataluña (1,65%) por encima de la media nacional (1,39%).

   Por debajo de la media nacional se sitúan: Cantabria (1,22%), Andalucía (1,20%), Aragón (1,15%), Castilla y León (1,09%), Comunidad Valenciana (1,07%), La Rioja (1,06%), Asturias (1,05%), Galicia (0,94%), Murcia (0,92%), Extremadura (0,88%), Castilla-La Mancha (0,68%), Canarias (0,63%) y Baleares (0,42%)

   La región que más aumentó en 2010 su esfuerzo en I+D con respecto al año anterior fue Andalucía, seguida de Castilla-La Mancha, Murcia y Cantabria. También aumentaron su esfuerzo, aunque en menor medida, Asturias, Aragón, Baleares, Canarias, Galicia y Madrid.

PUBLICACIONES CIENTÍFICAS

   Por otra parte, la fundación ha destacado en el informe la evolución de las publicaciones científicas españolas, en datos de 2010. Así, ha indicado que el número ha ido aumentando desde el año 2000 de manera ininterrumpida. En diez años, España ha pasado de rondar las 30.000 publicaciones a casi alcanzar las 70.000.

   Sin embargo, en este sector el país tiene dos cuentas pendientes. Una es el número de citas por parte de otras investigaciones. «La calidad de las publicaciones no es superior, aunque tampoco es mala», ha indicado Mulet, quien ha destacado que países como Suiza, Dinamarca, Holanda o Estados Unidos citan más publicaciones españolas que los propios investigadores españoles.

   La otra es el número de patentes que, según el presidente de Cotec, «siguen sin ser demasiadas». Las patentes europeas en 2010 rondaron las 1.400, frente a las más de 1.700 de las internacionales (PCT). Para Mulet, el caso de las patentes está marcado por «un defecto cultural». A su juicio, España «no confía en su propia tecnología y no se protegen las innovaciones».

DETERIORO DEL SISTEMA DE I+D+i

   El informe Cotec incluye la opinión recogida a un grupo de expertos (formado por un 50 por ciento de empresarios, un 30 por ciento de académicos y un 20 por ciento de responsables políticos) que, en esta ocasión se han mostrado pesimistas. De hecho, un 46 por ciento de ellos creen que la situación empeorará en los próximos años, frente al 13 por ciento que cree que mejorará.

   La tendencia que más expertos consideran que se deteriora, es la referente a la disponibilidad de fondos públicos para la I+D+i, seguida por la referente a la capacidad tecnológica competitiva de la economía española a escala mundial. Además, más del 75 por ciento de los expertos comparten estas opiniones, mientras que la única tendencia sobre la que casi la mitad de ellos opinan que va a mejorar es la referente a la concienciación de investigadores y tecnólogos sobre la necesidad de responder a las demandas de innovación de los mercados.

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés