La Universidad de Salamanca publica estudios sobre los daños provocados por el terremoto de Lorca

La institución académica salmantina forma parte de los centros que participan en un número especial del Boletín Geológico y Minero sobre el seísmo de mayo de 2011

El Departamento de Geología de la Universidad de Salamanca ha participado en las investigaciones recogidas en un número especial del Boletín Geológico y Minero dedicado íntegramente al terremoto que sufrió Lorca (Murcia) en mayo de 2011. Esta publicación del Instituto Geológico y Minero de España (IGME) cuenta, en esta ocasión, con 12 artículos realizados por diferentes centros de investigación, universidades, instituciones, empresas y centros educativos. La Universidad de Salamanca ha participado en dos de ellos, el estudio de la orientación de los daños y el estudio de los efectos arquitectónicos.

 

En concreto, Pablo Silva Barroso, investigador del Departamento de Geología en la Escuela Politécnica Superior de Ávila, firma estas dos investigaciones junto a otros especialistas. En uno de los artículos, analiza la dirección predominante de los daños, según recoge la publicación, a la que ha tenido acceso DiCYT.

 

Las direcciones de máxima deformación deducidas de la interpretación de las estructuras muestra una orientación media Noroeste-Sureste (NO-SE), que es “prácticamente perpendicular a la orientación de la falla”, subraya el artículo, y coincide con otras mediciones. A partir de esta información, los investigadores deducen que “la presencia de diferentes estructuras tectónicas puede inducir variaciones en las orientaciones de los daños”. Estas observaciones sirven para determinar analizar el posible origen sísmico de las deformaciones observadas en una edificación.

 

En la misma línea, el segundo artículo que ha contado con la participación de Pablo Silva Barroso se centra en el Patrimonio Cultural de Lorca. La investigación analiza los efectos arquitectónicos del terremoto, los clasifica y los trata con “métodos propios del análisis estructural geológico” para obtener las direcciones del movimiento del terreno responsables de su génesis.

 

Uno de los aspectos más interesantes de esta investigación es su comparación con un terremoto que sufrió Lorca en 1674, porque sus efectos resultan ser muy similares. Algunas estructuras se han movido en ambos terremotos, por lo que se deduce que “fueron reactivadas con el terremoto de 2011”. Según recoge el artículo, esto podría indicar que fue el mismo segmento de la Falla de Alhama de Murcia (FAM), el Lorca-Totana el responsable de ambos terremotos que mostrarían características similares.

 

El conjunto del Boletín Geológico y Minero, que ya está disponible en internet y que se presentará oficialmente el próximo martes, 6 de noviembre, en Lorca, aporta trabajos que muestran una visión multidisciplinar de lo que es un terremoto y tienen una clara vocación de prevención y educación contra terremotos.

 

El geólogo de la Escuela Politécnica de Ávila Pablo Silva Barroso es experto en Geomorfología y Geofísica y ya ha explicado en anteriores ocasiones cómo la intensidad de un movimiento sísmico se relaciona con los daños que puede causar en función de factores muy diversos, tanto geológicos como arquitectónicos.

DiCYTECOticias.cominnovaticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés