La Vía Láctea y Andrómeda se estrellarán en 5.000 millones de años

Por eso, el fenómeno entre la Vía Láctea –en la que se encuentra el Sistema Solar– y Andrómeda es parte de su investigación.

La colisión haría que se forme una sola galaxia. Analizar el porqué de este fenómeno hace parte de una investigación sobre materia y energía oscura. Los estudios de Jaime Ernesto Forero Romero, doctor en Física de la École Normale Supérieure de Lyon (Francia), se basan en la evolución de las galaxias desde un punto de vista más cosmológico, incluso de las más distantes.

 

Por eso, el fenómeno entre la Vía Láctea –en la que se encuentra el Sistema Solar– y Andrómeda es parte de su investigación.

 

Datos suministrados por la NASA muestran que hay probabilidades de que el Sol sea arrojado a otras regiones de nuestra galaxia sin que la Tierra y el resto del sistema sean destruidos.

 

Durante su conferencia dictada en la Universidad Nacional de Colombia, denominada “Astronomía y física fundamental: conexiones a través de la formación de galaxias”, el profesor Forero explica que la gravedad existente es uno de los factores que podrían llevar a esa colisión, debido a que “su fuerza genera una atracción de miles de masas solares que aceleran su acercamiento y terminan por generar un choque atípico, casi frontal”.

 

Andrómeda se encuentra a 2,5 millones de años luz de distancia y se acerca cada vez más, en parte, a la materia oscura invisible que rodea a ambas galaxias.

 

Materia oscura y energía oscura

 

Dentro de las investigaciones realizadas por Forero está la idea de seguir contribuyendo al estudio de dichos elementos, presentes, por ejemplo, en la colisión de la Vía Láctea

 

“Vale la pena profundizar en la importancia de la materia y la energía oscura en la formación de sistemas, estrellas, planetas y la vida. Si no existieran, tal vez nosotros tampoco”, señala el estudioso.

 

Por su parte, Diego Torres –docente de la Universidad Nacional (UN) de Colombia y uno de los organizadores del Coloquio de Física en el que se presentó la conferencia de Forero– añade: “Sabemos que la materia que compone el Universo que conocemos es del 4% y el restante no sabemos dónde o cómo está”.

 

El profesor Torres concluye que este y otros estudios sobre el Universo se han originado históricamente gracias a la curiosidad humana. “Tratamos de dar respuesta a qué son esos objetos que vemos en el cielo, qué tan grandes y qué tan lejos están”.

Sinc

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés