Las células madre, un área apasionante para despertar vocaciones científicas

En España, UniStem Day ha convocado a cerca de 900 estudiantes de Bachillerato de Ciencias en las universidades de Barcelona, Autónoma de Madrid, Autónoma de Barcelona, Santiago de Compostela, Murcia y Valladolid, universidades que forman parte de la Red de Terapia Celular (TerCel).

Las células madre son células “mágicas” capaces de convertirse en diversos tipos de células presentes en el organismo. Por ello, tienen un gran potencial de aplicación clínica y se emplean en el tratamiento de diversas patologías. Con el objetivo de estimular el interés por la Ciencia y despertar vocaciones científicas a través del mundo de las células madre, 45 universidades europeas han celebrado de forma simultánea el UniStem Day 2014-Europa unida por la Ciencia, una iniciativa que ha reunido a cerca de 20.000 estudiantes de Bachillerato.

En España, UniStem Day ha convocado a cerca de 900 estudiantes de Bachillerato de Ciencias en las universidades de Barcelona, Autónoma de Madrid, Autónoma de Barcelona, Santiago de Compostela, Murcia y Valladolid, universidades que forman parte de la Red de Terapia Celular (TerCel). En la Universidad de Valladolid, la iniciativa ha sido organizada por segunda vez por el Parque Científico (PCUVA) y se ha desarrollado en el edificio de Tecnologías de la Información y de la Comunicación y en Edificio de I+D del Campus Miguel Delibes.

Cerca de un centenar de alumnos de distintos centros vallisoletanos han participado en el evento, donde han profundizado en qué son las células madre, cómo se obtienen y cuáles son sus posibles aplicaciones de la mano de científicos y expertos como Javier García Sancho, actual presidente de la Sociedad Española de Terapia Génica y Terapia Celular e investigador del Instituto de Biología y Genética Molecular (IBGM); Ana Sánchez, investigadora también del IBGM y catedrática de la Universidad de Valladolid, o José María Herreras, investigador del Instituto de Oftalmobiología Aplicada (IOBA) y del Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

- Advertisement -

Ana Sánchez ha detallado las principales características y limitaciones de los dos tipos principales de células madre, las células madre embrionarias y las células madre adultas. Mientras que las células madre embrionarias solo se pueden obtener en las fases más tempranas del desarrollo de un embrión, las células madre adultas están presenten en diversos tejidos del cuerpo humano. “Por el momento en la comunidad científica no sabemos controlar ni dirigir la diferenciación de células madre embrionarias, por lo que solo se emplean en el laboratorio y no se han llegado a utilizar en ensayos clínicos en humanos, ya que su proliferación descontrolada puede producir tumores”, ha recordado Sánchez en palabras recogidas por DiCYT.

Por el contrario, las células madre adultas caracterizadas “por su capacidad de división, diferenciación y autorenovación” se emplean ya en el tratamiento de diversas patologías y desde 2003 están consideradas como medicamento, “lo que requiere seguir unas normas de aplicación muy rigurosas”. Ana Sánchez ha ahondado en el potencial de las células madre mesenquimales, células madre adultas presentes en la médula ósea, en la sangre del cordón umbilical o en determinados tejidos adiposos, que son capaces de diferenciarse en las distintas células que se encuentran en los tejidos esqueléticos como células de cartílago, óseas y grasas. Por ello, se están utilizando actualmente para tratar patologías como la artrosis de rodilla o los quistes óseos.

Células madre en el tratamiento de la ceguera corneal

Por su parte, el doctor José María Herreras ha explicado un ámbito concreto de aplicación de las células madre en el que trabaja en estos momentos, el tratamiento de la ceguera corneal, en el que colaboran el IOBA, el IBGM y el Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

Para una adecuada visión es imprescindible que la superficie ocular esté sana. Cuando existe un daño en la córnea que origina ceguera, el trasplante se considera el tratamiento quirúrgico más efectivo. No obstante, este trasplante fracasa cuando existe una deficiencia de células madre (lo que se denomina Síndrome de Insuficiencia Límbica) de modo que el paciente es incapaz de regenerar el epitelio corneal (la capa más externa de la córnea que actúa como barrera metabólica y protectora).

Para paliar esta situación, en la actualidad se están utilizando algunos sustratos como la membrana amniótica o la fibrina para el trasplante de células madre del epitelio limbar a la superficie ocular, aunque estos tejidos cuentan con limitaciones debido a su origen humano. En muchos casos, la terapia celular realizada no hace necesario el trasplante ya que la córnea se ha logrado aclarar lo suficiente como para poder recuperar la visión. Los ensayos realizados hasta el momento han sido exitosos “en un 90 por ciento de los casos”, ha apuntado el doctor, quien ha avanzado otros trabajos que el centro está llevando a cabo, por ejemplo, “un estudio clínico en el que investigamos la efectividad de las células madre limbares frente a las células madre mesenquimnales en el tratamiento de la ceguera corneal”.

Juego para estudiantes

Tras estas charlas, los estudiantes que han congregado en el UniStem Day 2014 de Valladolid se han trasladado al edificio I+D del Parque Científico para participar en un juego sobre el uso de células madre diseñado por científicos del Departamento de Biología Celular, Inmunología y Neurociencias de la Universidad de Barcelona. La actividad ha consistido en completar las fases hasta la regeneración de un hueso y en ordenar unas pistas para reproducir el proceso que experimenta una célula madre en su desarrollo.

DiCYT

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés