Mercurio tuvo actividad volcánica durante miles de millones de años

En Mercurio, durante mucho tiempo se pensó que carecía de compuestos volátiles, y sin volátiles no puede tener vulcanismo explosivo.

La superficie de Mercurio crujió debido a explosiones volcánicas durante largos períodos de la historia del planeta, según un nuevo análisis dirigido por investigadores de la Universidad de Brown. Los resultados son sorprendentes porque no se suponía que este planeta tuviera vulcanismo activo, y podría tener impliaciones para la comprensión de cómo se formó este planeta.

   En la Tierra, las explosiones volcánicas se producen porque el interior de nuestro planeta es rico en sustancias volátiles – agua, dióxido de carbono y otros compuestos con puntos de ebullición relativamente bajos. Como la lava se eleva desde las profundidades hacia la superficie , los volátiles disueltos en ella de cambian de fase líquida a gas y se produce una expansión en el proceso. La presión de esa expansión puede causar que la corteza estalle como un globo inflado .

   En Mercurio, durante mucho tiempo se pensó que carecía de compuestos volátiles, y sin volátiles no puede tener vulcanismo explosivo. Pero esa visión comenzó a cambiar en 2008, después de que la nave espacial MESSENGER de la NASA realizó los primeros sobrevuelos de Mercurio. Destellos de la superficie revelaron depósitos de ceniza piroclástica – los signos de explosiones volcánicas – salpicando la superficie del planeta . Era un indicio de que en algún momento de su historia interior, Mercurio no estuvo tan desprovisto de volátiles como se había supuesto .

   Lo que no estaba claro a partir de los sobrevuelos iniciales era el plazo durante el que se produjeron esas explosiones: si los volátiles de Mercurio escaparon en una ráfaga de explosiones tempranas en la historia del planeta o si estos compuestos han estado presentes durante un período mucho más largo. Este último trabajo, publicado en Journal of Geophysical Research: Planets, sugiere la segunda posibilidad.

IMÁGENES DE MESSENGER

   Un equipo de investigadores dirigido por Tim Goudge , un estudiante graduado en el Departamento de Ciencias Geológicas en la Universidad Brown, analizó 51 sitios piroclásticos (como los de la imagen) distribuidos a través de la superficie de Mercurio. Se utilizaron los datos de las cámaras y los espectrómetros de MESSENGER recogidos después de que la nave entró en órbita alrededor de Mercurio en 2011. En comparación con los datos de los sobrevuelos iniciales, los datos orbitales proporcionan una visión mucho más detallada de los depósitos y los conductos de ventilación de origen que les escupían .

   Los nuevos datos de MESSENGER revelaron que algunos de los respiraderos han erosionado en un grado mucho mayor que otros, un indicador de que las explosiones no ocurrieron al mismo tiempo. Para fijar en la historia del planeta estas explosiones, Goudge y sus colegas aprovecharon el hecho de que la mayoría de los sitios se encuentran dentro de los cráteres de impacto.

   La edad de cada cráter ofrece una limitación importante de la era del depósito piroclástico en su interior : el depósito tiene que ser más joven que su cráter de acogida. Si el depósito se hubiese formado primero, habría sido borrado por el impacto que formó el cráter. Así que la edad del cráter proporciona un límite superior de la edad del depósito piroclástico.

   Los bordes y las paredes de los cráteres se han erosionado y degradado con el tiempo, y el grado de degradación puede ser utilizados para obtener una edad aproximada del cráter. Usando ese método, Goudge y sus colegas mostraron que algunos depósitos piroclásticos son relativamente jóvenes, entre 3.500 y 1.000 millones de años. El hallazgo ayuda a descartar la posibilidad de que toda la actividad piroclástica ocurriera poco después de la formación de Mercurio hace alrededor de 4.500 millones de años.

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés