Un collar de perlas estelar rodea un agujero negro

Usando los telescopios gigantes Keck en Hawai, el profesor Jeremy Mould y el estudiante de doctorado Marcos Durré, del Centro de Swinburne de Astrofísica y Supercomputación, hallaron cuatro racimos de estrellas, muy cerca (en términos astronómicos) de un agujero negro.

Grandes cúmulos de estrellas jóvenes se asemejan a un collar de perlas alrededor de un agujero negro en el centro de una galaxia a 120 millones de años luz de distancia, descubierta por investigadores de la Swinburne University of Technology. La galaxia, llamada NGC2110, está en la constelación de Orión.

   Usando los telescopios gigantes Keck en Hawai, el profesor Jeremy Mould y el estudiante de doctorado Marcos Durré, del Centro de Swinburne de Astrofísica y Supercomputación, hallaron cuatro racimos de estrellas, muy cerca (en términos astronómicos) de un agujero negro.

   «Estos grupos de estrellas no se habían visto antes, ya que están ocultos por las nubes de polvo alrededor del agujero negro y porque aparecen muy pequeños, pero se pueden observar en la radiación infrarroja que penetra en las nubes » explicó Durré. » El telescopio Keck también utiliza ‘óptica adaptativa’, que elimina el brillo atmosférico que difumina las imágenes», expuso.

   Los agujeros negros supermasivos – condensaciones de materia tan densa que ni siquiera la luz puede escapar de su gravedad – se cree que están en el centro de todas las grandes galaxias. «Nuestra propia galaxia, la Vía Láctea, tiene un agujero negro que es casi cuatro millones de veces la masa de nuestro Sol. NGC2110 tiene un agujero negro cerca de 100 veces más grande«, explicó.

   El agujero negro produce enormes cantidades de energía que provienen del gas y el polvo que cae en él. A medida que el material fluye, golpea un disco de acreción: un anillo de giro de gas sobrecalentado alrededor del ecuador del agujero negro. Enormes cantidades de radiación brillan y parte de la materia también consigue ser expulsada en chorros que son observadas más claramente por los telescopios de radio.

   Las mareas del agujero negro y otras características de la galaxia pueden ayudar a formarse a los cúmulos de estrellas -colecciones de miles de estrellas juntas formadas a partir de una nube de gas y polvo. A su vez, el gas de salida que fluye de las jóvenes estrellas en los cúmulos puede alimentar y dinamizar el agujero negro .

   «Los chorros pueden comprimir el gas a su alrededor para comenzar esta formación del cúmulo de estrellas, y también pueden detener el proceso por el que sopla el gas completamente fuera de la galaxia. Los finos detalles de cómo se canaliza la materia y la forma en que el agujero negro afecta a la galaxia alrededor, siguen siendo preguntas fascinantes para los astrónomos que tratan de averiguar cómo se forman las galaxias», explica este científico.

   Durré dijo que de acuerdo con simulaciones por ordenador, los cúmulos estelares deben formar como cuentas o perlas de un collar en un anillo alrededor del agujero negro. y esto es justo lo que los investigadores han observado .

   Después de muchos millones de años , estos grupos serán despedazados de nuevo por las fuerzas de marea , y se depositarán gradualmente en una zona más cercana alrededor del agujero negro.
Esta investigación ha sido publicada en la revista Astrophysical Journal .

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés