Innovación para la agricultura

Investigadores de la Universidad de Sevilla trabajan en una innovadora herramienta de agricultura para un manejo sostenible del control de mala hierba sin herbicidas.

En una nota, la Hispalense ha expuesto que en estos cultivos el coste de ambas operaciones representa más del 20 por ciento del coste total de producción. «Como resultado, estas acciones redundarán en una disminución del empleo de herbicidas, una mejora de la calidad del cultivo y una reducción de los costes de producción», ha explicado el coordinador del proyecto y profesor de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agronómica de la US, Manuel Pérez.

Asimismo, los expertos señalan que el manejo localizado en la explotación agrícola produce una reducción de los costes energéticos, lo que permitirá al sector afrontar el desafío que supone el nuevo escenario energético: ahorro de energía y la mejora de la eficiencia energética.

Para el control de mala hierba sin usar herbicidas este grupo propone la investigación de nuevas metodologías para la detección de las plantas de cultivo con precisión centimétrica, y el uso de sensores optoeléctricos y de posicionamiento en tiempo real para el control de esta hierba, además del desarrollo de modelos y algoritmos para la detección e identificación de plantas de cultivo basados en metodologías de clasificación supervisada y aplicados a imágenes multiespectrales tomadas desde vehículos aéreos no tripulados.

- Advertisement -

Con esta metodología se eliminará el control manual de mala hierba en parcelas donde el uso de herbicida no es eficaz, sin dañar además al cultivo durante la operación, lo que supone un gran avance para el sector del tomate y la remolacha azucarera, y siendo compatible con otros cultivos sembrados o plantados en líneas.

Por otro lado, plantean crear zonas de manejo uniformes y determinar un mapa de sectorización para que el agua de riego a nivel de parcela se emplee de manera diferenciada según las características y necesidades del suelo y de los cultivos.

Este equipo de investigación comenzó a trabajar en estas líneas en 2010-11, gracias a una estrecha colaboración entre la Universidad de Sevilla y la Asociación de Investigación para la Mejora del Cultivo de la Remolacha Azucarera (Aimcra). Como fruto de esta relación han sido diseñadas dos máquinas prototípicas para el control optimizado de mala hierba en cultivos en líneas usando tecnología GNSS (Global Navigation Satellite System). «Los primeros contactos con los sectores implicados ven en la adopción de estos equipos y metodologías el camino hacia la tan deseada competitividad del sector de la remolacha azucarera y tomate en España», ha destacado el profesor Pérez.

EP – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés