Novedosas aplicaciones alimentarias con base en antioxidantes naturales

Seis empresas de Castilla y León presentan diecisiete novedosas aplicaciones alimenticias con base en antioxidantes naturales.

Se trata de las conclusiones del proyecto ‘Primer Diana ‘creado por la Asociación de la Industria Alimentaria de Castilla y León (Vitartis) para diseñar nuevos ingredientes alimenticios con base en antioxidantes naturales para su posterior estudio de comportamiento en diversas matrices alimentarias.

«El objetivo ha sido obtener productos saludables, incluyendo en distintas matrices alimentarias nuevas formulaciones de antioxidantes naturales que se han desarrollado mediante nuevos procesos biotecnológicos de extracción de los antioxidantes a partir de matrices vegetales y residuos de la industria agroalimentaria», han explicado desde Vitartis.

Para ello, los sectores biotecnológico y agroalimentario se han unido para crear sinergias y obtener esos antioxidantes naturales a partir de diferentes productos o subproductos agroalimentarios procedentes de la uva, de los cereales, del café o de las algas.

A partir de ahí, se ha estudiado el diseño de ingredientes a base de esos antioxidantes para su posterior aplicación en diferentes matrices alimentarias y se han analizado los efectos que evitan el oxidamiento de los productos, la mejora de su estabilidad microbiológica, sus propiedades sensoriales y sus efectos nutricionales y funcionales.
LOS PROYECTOS

En concreto, Bodega Matarromera ha optimizado el proceso de extracción de polifenoles de la uva y ha obtenido extractos polifenólicos líquidos «con alta capacidad antioxidante y estables en el tiempo». De forma paralela, ha obtenido otro ingrediente funcional a partir de orujo de uva extruido, que consigue «un aporte extra de fibra antioxidante».

También se han realizado aplicaciones en diferentes alimentos (productos lácteos, cárnicos, bebidas isotónicas, matrices vínicas y productos de cereales) con el fin de demostrar los «beneficios funcionales» y las «ventajas tecnológicas» que aportan los polifenoles de la uva.

Por su parte, Prosol ha realizado un «estudio detallado» de la presencia de sustancias antioxidantes en el café verde -materia prima utilizada en su proceso productivo-, así como en los productos intermedios -café tostado y molido–, subproductos -marro del café– y producto final -café soluble–.

«El desarrollo de las técnicas analíticas de detección y la mejora en las condiciones de proceso ha permitido a la compañía el desarrollo de nuevos productos de alto valor añadido por su alto contenido en antioxidantes que vienen a ampliar la oferta existente en café soluble y cápsulas compatibles con el sistema Nespresso», han destaco las mismas fuentes.

En el caso de EMESA, ha llevado a cabo un proceso de extracción de beta-glucano y ácido ferúlico a partir del salvado de avena que se han aplicado en diferentes productos, como barritas energéticas, galletas de avena o bizcochos de almendra, con diferentes resultados «entre los que se encuentran efectos beneficiosos como la reducción de colesterol sanguíneo y ventajas tecnológicas como la prolongación de la vida útil».

Mientras tanto, Hispanagar, dentro de su labor de investigación de las aplicaciones del agar en distintas matrices alimentarias en colaboración con CARTIF, ha conseguido aunar los beneficios del agar con los del vino en distintas formulaciones, como una mermelada de vino-agar, una bebida isotónica y salsas de vino-agar.

«Esta empresa ha desarrollado una pasta de agar que forma gelatinas instantáneas sin calentamiento y un agar soluble que permite la integración del ingrediente en cualquier bebida, otorgándole a la misma un efecto saciante y un alto contenido en fibra», han explicado desde Vitartis.

En el caso de la empresa Abrobiotec ha logrado la optimización del proceso de secado del extracto polifenólico de uva tinta y blanca, lo que reduce al máximo la pérdida de la capacidad antioxidante al mismo tiempo que ha puesto a punto métodos analíticos para la completa caracterización de los extractos.

En el caso de Dibaq Diproteg ha llevado a cabo un diseño de alimentos funcionales para especies marinas (dorada y lubina), basados en antioxidantes naturales procedentes de matrices alimentarias. Para ello, se han probado macroalgas, derivados de uva, naranja y café con «resultados prometedores» tanto en las características organolépticas del alimento (olor, sabor, estabilidad) como en los pescados una vez sacrificados.
CUATRO AÑOS DE INVESTIGACIÓN

Este proyecto ha tenido una duración de cuatro años comprendidos entre 2010 y 2014 y ha contado con un presupuesto de 3,8 millones de euros, de los que el 51 por ciento (1,94 millones de euros) han sido confinanciados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y por la Junta de Castilla y León, mientras que el resto de la financiación ha llegado vía privada.

Por su parte, Bodega Matarromera ha invertido 1,2 millones, Productos Solubles 810.000 euros, Emilio Esteban 808.000, Hispanagar 419.000, Dibaq-Diproteg 394.000 y Abrobiotec 159.000 euros.

En la presentación de este «innovador y pionero» proyecto que coloca a Castilla y León «a la vanguardia de la investigación biotecnológica» ha estado presente el consejero de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, quien ha destacado la importancia de la colaboración público-privada en el diseño, en este caso, de avances tecnológicos que mejoren los productos alimenticios.

Precisamente, ha indicado, para profundizar en esos «efectos positivos» que comporta la colaboración público y privada, Villanueva ha apostado por desarrollar la Estrategia de Innovación e Investigación para concluir el correspondiente programa operativo que tiene que ajustarse a los reglamentos europeos y las normas regional y nacional sobre subvenciones que permita, a su vez, diseñar las líneas a apoyar en proyectos futuros.

Villanueva ha recordado que ese programa puede alcanzar los 335 millones de euros de fondos FEDER, a los que ha sumado otros 110 millones a través de los fondos que gestiona el Gobierno para la Comunidad Autónoma, y que permitirán culminar las líneas de apoyo a proyectos como el presentado este martes en Valbuena de Duero.

En su opinión, la colaboración público-privado en iniciativas tecnológicas es una fórmula «exitosa» para sacar adelante este tipo de proyectos por lo que ha expresado su deseo de que se puedan desarrollar avances tecnológicos entre todos.

EP – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés