Innovador sensor que estudia los ruidos de nuestro cuerpo

Investigadores estadounidenses han creado un innovador sensor potable capaz de recoger los sonidos de nuestro cuerpo para estudiar los hábitos alimentarios y estados de ánimo.

El reconocimiento de voz ha alcanzado un alto grado de sofisticación, pero las palabras habladas no son los únicos ruidos que revelan lo que hace la gente. También tosemos, nos reímos, roncamos, chocamos los dientes, respiramos con fuerza y hacemos otros sonidos que pueden proporcionar pistas sobre nuestro estado de ánimo y salud.

Varios investigadores de Cornell (EEUU) han construido un sistema diseñado para detectar ruidos corporales que no sean palabras. El sistema consiste en un micrófono que se conecta detrás de la oreja del usuario, y que algún día podría incorporarse en un dispositivo como Google Glass. Captura las ondas sonoras transmitidas a través del cráneo para detectar pistas sutiles sobre la actividad o el estado emocional de la persona que lo lleva puesto, como por ejemplo en qué momento está comiendo o tiene un resfriado, y podría mejorar la precisión de los dispositivos utilizados para hacer seguimientos de la actividad física o la salud.

«La popularidad de la autocuantificación y el seguimiento de la salud ha aumentado, pero aún no hemos logrado realizar un seguimiento automatizado del consumo de alimentos», señala la directora de la investigación, Tanzeem Choudhury. «Este [dispositivo] puede detectar de manera fiable en qué momento empezamos a comer y con qué frecuencia lo hacemos».

- Advertisement -

Si se utiliza en una cantidad suficiente de smartphones, la tecnología de Choudhury podría medir la salud de una ciudad. «Podría usarse para relacionar el seguimiento de la contaminación con la tos u otros sonidos respiratorios, y para medir mejor de qué modo está afectando la contaminación a la población», asegura.

La tecnología también podría combinarse con otros métodos de detección del ambiente en teléfonos inteligentes. El último modelo de Motorola, el Moto X, incluye un chip que constantemente está a la escucha de determinadas palabras clave (ver «La era de los aparatos que todo lo escuchan») para determinar qué está haciendo el propietario del teléfono.

La cofundadora de Affectiva, Rana el Kaliouby, cuya compañía con sede en Waltham, Massachusetts (EEUU) produce software para analizar las caras de los usuarios y detectar sus emociones, afirma que la tecnología de Cornell podría ayudar a detectar el estado de ánimo y también la salud. «Me gusta que esté enfocada a [captar] sonidos del cuerpo distintos a la voz. Sabemos gracias a nuestro trabajo que son muy importantes y revelan muchos datos», asegura.

www.technologyreview.es – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés