Crean un nuevo método para producir hidrógeno partiendo directamente de plantas

Se basa en enzimas y triplica la producción frente a la fermentación convencional. Podría ser útil en coches eléctricos

Un nuevo método para producir hidrógeno partiendo directamente de plantas sería una forma barata de generar combustible para los vehículos alternativos y quizá podría allanar el camino para las estaciones de servicio de hidrógeno producido con residuos agrícolas.

Desde hace varios años, el profesor de ingeniería de sistemas biológicos del Instituto de Tecnología de Virginia (EEUU), Percival Zhang, ha estado desarrollando un método enzimático para descomponer los azúcares complejos, como los que se encuentran en las plantas. El proceso de Zhang es «sin células», lo que significa que no necesita usar microorganismos como los que se usan en la fermentación. Ahora ha demostrado que se pueden usar de forma eficiente para convertir los rastrojos del maíz, el producto de desecho agrícola más abundante en Estados Unidos, en combustible de hidrógeno.

Zhang y sus compañeros han demostrado que el proceso produce tres veces más hidrógeno por unidad de azúcar que los métodos convencionales de fermentación.

La tecnología aún está en sus primeras fases y sólo se ha demostrado a muy pequeña escala usando un reactor de dos milímetros. Pero Zhang afirma que el método es casi tan rápido y eficiente en términos energéticos como los procesos existentes que usan microorganismos para producir combustible de materiales orgánicos, incluyendo el etanol celulósico.

Su próximo objetivo es aumentar la escala de la producción de apenas unos milímetros a un litro y espera tener un proceso que se podría instalar en las estaciones de servicio dentro de tres años. Imagina que, más adelante, los coches podrían llevar incorporado un reactor que convirtiera los azúcares en combustible. Zhang se dedicará a comercializarlo a través de empresa spin-off cofundada por él.

Sin embargo, aún no se conocen los costes potenciales de la tecnología. Aunque los últimos trabajos «son muy elegantes desde el punto de vista de la ingeniería y la bioquímica» y representa una forma mucho más eficaz de usar la biomasa que la fermentación basada en microorganismos, hay un camino muy largo por delante hasta que se pueda implantar un proceso viable comercialmente a gran escala, según el profesor de biología molecular y química en el Instituto de Investigación Scripps, Jamie Williamson. El proceso depende de enzimas, que son caras, y explica que el coste de fabricar todas las necesarias para la tecnología de Zhang podría ser bastante alto. Tampoco se sabe aún si las enzimas serán lo suficientemente estables a gran escala.

 

www.technologyreview.es – INNOVAticias

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés