Tesla Motors en pos de una meta

Tesla Motors es la combinación ideal entre tecnología e innovación, con el fin de producir coches eléctricos altamente eficientes y baratos en un futuro cada vez más cercano. Este es un objetivo de la compañía y el sueño del resto del mundo.

Historia y objetivos

Inspirados por Nikola Tesla, el inventor, físico e ingeniero eléctrico serbio, Tesla Motors fue fundada por un grupo de ingenieros de Silicon Valley con el fin de fabricar vehículos eléctricos.

Martin Eberhard y Marc Tarpenning crearon Tesla y fueron los que en un principio la financiaron y jugaron un papel importante en el desarrollo temprano de la compañía.

- Advertisement -

En febrero de 2004,  se unieron como financieros y parte del Directorio JB Straubel y Elon Musk, este último es el actual CEO de Tesla Motors; Musk asumió la presidencia de la compañía y el éxito no ha dejado de acompañarlos.

Desde sus comienzos, Tesla Motors intentó demostrar que los vehículos eléctricos tenían la capacidad de ser mejores que los “de siempre”, a gasolina o diesel. Con ese fin la compañía produjo sus coches con ciertos compromisos: que tuvieran un par motor casi instantáneo, buena potencia y autonomía, cero emisiones y fueran ligeros.

El nacimiento de algo extraordinario: los coches Tesla

Lo primero que el equipo de ingenieros de Tesla diseñó fue un sistema de propulsión para un coche deportivo, en torno a un motor de inducción de corriente alterna. Este sistema de propulsión fue patentado por Nikola Tesla en 1888, por ello, el nombre de la empresa es un homenaje a su genio.

Uno de los principales intereses de Tesla Motors fue ser una de las empresas protagonistas de la transición mundial orientada hacia una economía de energía sostenible y ese fue siempre el criterio y el enfoque a la hora de la comercialización de sus coches eléctricos.

Desde el principio, Tesla Motors mantiene ese objetivo estratégico a largo plazo: crear vehículos eléctricos para todos los sectores del mercado. Sin embargo, Tesla primero ganó popularidad debido a la producción del Tesla Roadster en 2008, que es el primer coche deportivo completamente eléctrico y que en la actualidad sirve como modelo insignia de la compañía.

En 2010 la compañía Tesla salió a competir en el mercado mundial a través del NASDAQ; con la denominación TSLA puso en circulación más de 11 millones de acciones cuyos precios oscilaban entre los 14 y los 16 dólares. Al día de hoy cada una se cotiza por encima de los 230 dólares.

Pero la historia de Tesla Motors siguió su curso cuando en 2012  produjeron su segundo coche, llamado el Tesla Model S, un sedán de lujo con todas las prestaciones que puedan imaginarse y 100 % eléctrico. El precio era elevado, pero según los fabricantes, éste se reduciría a medida que se continuara innovando y mejorando los vehículos.

En 2014, Tesla Motors dio a conocer una nueva configuración para sus próximas unidades del modelo S: doble motor en las cuatro ruedas, lo que resultó en una mejora adicional en el rendimiento del vehículo. La garantía de las baterías es de 8 años (y se cargan a full en menos de una hora y al 80 % en 25 minutos), acelera de 0 a 100 Km en unos increíbles 3 segundos y tiene una autonomía de más de 400 km.

Además del Model S de alta gama, también ofrecieron el S 70D, con un precio bastante más bajo, con una velocidad punta de 225 km/h y 385 de autonomía (a una media de 105 km/h). Según Tesla Motors, el Modelo S tuvo ventas acumuladas globales de más de 75.000 unidades en lo que va del 2015.

Coches eléctricos y más

Tras el éxito masivo de sus vehículos eléctricos anteriores, así como de la producción de sus sistemas de propulsión y batería, Tesla Motors ha anunciado sus planes futuros, en los que se preparan para hacer nuevamente historia. Los próximos dos coches del Tesla serán el Tesla Model X y Tesla Model E.

Hasta el momento, los coches Tesla se producen principalmente en su fábrica en California. Esta enorme industria emplea a miles de trabajadores y es capaz de producir alrededor de 1.000 coches a la semana.

Por otra parte, Tesla está expandiendo sus planes de fabricación a otras áreas. Además de los coches eléctricos, el fabricante estadounidense también se especializa en métodos de almacenamiento de energía avanzada.

Ahora mismo diseña, produce y vende, componentes del sistema de propulsión de automóviles eléctricos altamente avanzados y una amplia gama de baterías y acumuladores.

Sin embargo, el plan más reciente de Tesla se dirige hacia la innovación eléctrica en el ámbito de la generación de energía. La empresa comercializa desde hace un tiempo unas avanzadas baterías de iones de litio que vende a otros fabricantes de automóviles, incluyendo Daimler y Toyota.

Tesla Motors ha comenzado la construcción de una  gigantesca factoría ubicada en Nevada, con un coste de 5 mil millones de dólares (unos 4200 millones de euros), que no sólo va a producir vehículos eléctricos asequibles, sino también sus Powerwall las baterías que tanto dieron que hablar al ser presentadas a principios de 2015 y sus nuevas baterías para automotores de mayor capacidad y basadas en el silicio.

Se espera que el innovador uso de este material en los paquetes de baterías, sea un paso fundamental encaminado a fabricar coches eléctricos más baratos y eficientes.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés