Facebook prueba sus nuevos emoticones en España e Irlanda

Un mes después de que Mark Zuckerberg anunció sus planes para desplegar más opciones además del “me gusta” en Facebook, la compañía está probando estas características entre los usuarios de Irlanda y España.

“Me gusta” y algo más

Ahora no solo tenemos el célebre “me gusta”, sino que algunos usuarios de Facebook pueden optar por seis emoticones diferentes más para expresar cómo se sienten, respeto a lo que lo que aparece en sus muros y el los de sus amigos

La nueva aplicación de Facebook que se llama “Reactions” está disponible desde la semana pasada, es parte de la fase de prueba que antecede a su lanzamiento al resto del mundo y por ahora no tiene efecto “retroactivo” o sea que solo funciona para lo que se publique “después” de su puesta en funcionamiento.

- Advertisement -

El característico “me gusta” de Facebook, un puño con el pulgar hacia arriba en color azul, sigue siendo el primero de la lista y es el que se pone por “definición” cada vez que se cliquea en la leyenda de “me gusta” (que no ha cambiado).

Pero ya hay posibilidades de elegir, pues al pasar el cursor sobre el botón, aparece una ventanita (un “pop up”) por encima, con seis emoticones más: me encanta (es un corazón blanco sobre un círculo rojo), me divierte (carita de jaja), me alegra (carita de “yay”), me asombra (carita de “wow”), me entristece y me enfada.

Y debajo de las imágenes o comentarios del muro, se refleja la cantidad de amigos que han elegido cada reacción, según si le ha gustado, encantado, alegrado, divertido, entristecido o enojado, lo que se publicó.

El “no me gusta»

Desde hace ya mucho tiempo, los usuarios reclamaban el famoso “no me gusta”, que NO está entre las opciones y que junto con el “jaja” (haha en inglés) se habían considerado que su ausencia eran “errores del sistema”, según la opinión de los usuarios.

Desde el punto de vista comercial, no es factible que aparezca el botón de “no me gusta”, ya que una de las más legendarias técnicas de ventas que existen, es la de darle a elegir a un cliente entre el si y el si, nunca darle opciones a decir no.

Si dieran a los usuarios la posibilidad de catalogar con un “no me gusta” los comentarios poco afortunados o directamente faltos de contenido, habilidad o gracia de sus amigos, esto podría animar a quienes se sientan rechazados por sus dichos a dejar de usar Facebook y ese no es el negocio de la plataforma.

Además desde la misma empresa han comentado que en realidad la gente no quiere un botón de “no me gusta”, sino algo que les permita dar su opinión con un rango de emotividad más amplio.

En cuanto a qué emoticón poner en vez del No me gusta, Facebook se ha decantado por dar la posibilidad de que quien lee, publica o ve una imagen, pueda elegir entre que le cause tristeza o que le enoje, que si bien no es lo que se pedía, al menos cuando encontramos en nuestros muros algo que no nos apetece ver, es posible expresar nuestro parecer.

¿Cómo fue el proceso?

Desde sus comienzos Facebook demostró que una de sus características era la versatilidad, aunque mucha gente reacia a los cambios, se quejara cada vez que se presentaba alguna modernización en la plataforma.

Pero lo que no todos saben es que cada cambio está basado en un exhaustivo estudio por parte de los técnicos, que dirimen qué es lo que gustará o no a las mayorías y lo hacen basándose en la sugerencias, quejas y comentarios de los usuarios y en complicados estudios que los llevan a tomar las decisiones que se suponen mejorarán las prestaciones de Facebook.

En esta ocasión tenían ya un par de señales interesantes para analizar como por ejemplo la tendencia de los usuarios a utilizar un solo vocablo para comentar, como jaja o los términos en inglés wow y yay y estos fueron el inicio del cambio.

Facebook también rastreó los sentimientos emocionales de los emoticones que se usaban en los  mensajes privados que se entrecruzaban los amigos. La adición el año pasado de estas opciones, dio a Facebook otra señal de cómo se desarrollaban las reacciones de sus clientes, por lo que fue fácil para la empresa ver qué sentimientos eran más populares.

Porqué España e Irlanda

La función está probándose en los españoles y los irlandeses porque son quienes menos amigos tienen en otros países. Para una compañía del tamaño de Facebook, probar las reacciones con grupos demasiado grandes sería muy complicado. Si alguien puede reaccionar ante un post con una jaja, pero no puede ver la respuesta porque no está en el grupo de prueba, para Facebook la misma no sería válida.

Es por eso que pone a prueba las características nuevas en los países en donde la mayoría de sus usuarios no tienen amigos fuera del mismo. Irlanda y España están relativamente aisladas en ese aspecto y es por eso que se han elegido como países “piloto” para las pruebas, pues su efectividad a la hora de dar y recibir respuestas entre conciudadanos es mucho mayor que en otros sitios.

En resumen: si los nuevos emoticones son aceptados por los públicos español e irlandés, es muy factible que tal como están o con alguna modificación fruto de las conclusiones de la prueba, en poco tiempo se conviertan en un fenómeno mundial. Tiempo al tiempo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés