Investigan una nueva terapia sin fármacos contra el insomnio

Estos expertos hallaron que las terapias cognitivo-conductuales (TCC) eran moderadamente o muy eficaces en la lucha contra el insomnio en pacientes con dolor a largo plazo.

Investigaciones realizadas por académicos de la Universidad de Warwick, en Reino Unido, indica que las personas que sufren de dolor crónico podrían beneficiarse de una terapia para ayudarles a dormir mejor. Estos expertos hallaron que las terapias cognitivo-conductuales (TCC) eran moderadamente o muy eficaces en la lucha contra el insomnio en pacientes con dolor a largo plazo.

Los investigadores también descubrieron que los pacientes con dolor crónico no sólo se beneficiaron de un mejor sueño, sino que también experimentaron un impacto positivo más amplio en lo que respecta al dolor, la fatiga y la depresión. Sin embargo, llegaron a la conclusión de que las terapias sólo funcionaba cuando se suministran en persona.

La doctora Nicole Tang, del Departamento de Psicología de la Universidad y directora del estudio, que se publica en ‘Sleep’, explica: «La falta de sueño es una causa potencial de mala salud y estudios previos sugieren que puede llevar a la obesidad, la diabetes, el accidente cerebrovascular, la enfermedad coronaria e, incluso, la muerte. El insomnio también puede elevar el riesgo de depresión, ansiedad y abuso de sustancias. También es un problema importante para las personas que sufren dolor durante más de tres a seis meses y por eso lo analizamos en este grupo».

«Este estudio es particularmente importante debido a que no se recomienda el uso de medicamentos para tratar el insomnio durante un largo periodo de tiempo, por tanto, el trastorno debe abordarse mediante un tratamiento no farmacológico. Creemos que nuestros resultados serán de especial interés para la atención primaria por parte de médicos y profesionales de la salud que están ocupando un papel cada vez más importante en la prevención y el manejo de problemas a largo plazo», añade.

Los investigadores del Departamento de Psicología y la Escuela Médica de la Universidad de Warwick realizaron un meta-análisis de los efectos de los tratamientos no farmacológicos para el insomnio, examinando las experiencias de más de un millar de enfermos con dolor crónico. Se centraron en 72 estudios con un total de 1.066 pacientes de entre 45 y 61 años de edad que sufrían de insomnio y dolor a largo plazo causado por una variedad de enfermedades como cáncer, dolores de cabeza y artritis.

Los tratamientos evaluados abarcaron una variedad de enfoques. La mayoría de las estrategias de intervención populares incluyen psico-educación acerca de la higiene del sueño (buenos hábitos de sueño, como un patrón de sueño regular), control de estímulos, restricción del sueño y la terapia cognitiva.

Además de destacar el efecto positivo de la TCC sobre el insomnio, los científicos identificaron un leve a moderado descenso en el dolor inmediatamente después de la terapia y observaron que la mejora del sueño resultó en una disminución de la depresión después del tratamiento y en los seguimientos de hasta 12 meses. El equipo cree que esto pone de relieve el valor de tratar el insomnio con el dolor crónico tan pronto como sea posible.

Sin embargo cuando se administra electrónicamente –bien por teléfono o a través de internet– las terapias resultaron menos eficaces. Tang subraya: «Hemos encontrado poca evidencia de que el uso de terapias suministradas por teléfono u ordenador benefician a los insomnes». Aunque todavía están evaluando la efectividad de los tratamientos automatizados, los autores vieron que, por el momento al menos, las terapias que se administran personalmente proporcionaban el mayor efecto positivo sobre la falta de sueño.

 

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés