Investigadores crean un papel de grafeno que se mueve como si estuviera vivo

Para que esto se pueda producir, el papel está basado en el óxido de grafeno y responde a los cambios climatológicos gracias a unas regiones activas colocadas sobre su superficie que sienten la variación de temperatura.

Un grupo de investigadores chinos han desarrollado un papel cuya base fundamental está en el grafeno, un material que consiste en una lámina de carbono cuyo espesor puede ser de un solo átomo, y que puede actuar de diferentes formas según se produzcan diferentes cambios de temperatura.

La investigación, publicada es la revista Science, explica cómo, dependiendo de esa temperatura, el papel puede doblarse, plegarse y, en general, retorcerse sobre sí mismo como si «caminara» o «estuviera vivo».

Para que esto se pueda producir, el papel está basado en el óxido de grafeno y responde a los cambios climatológicos gracias a unas regiones activas colocadas sobre su superficie que sienten la variación de temperatura.

Según explica el vídeo que se muestra a continuación, «algunas áreas del papel se pueden retractar cuando se le aplica calor a través de una luz destinada para ello, y esas mismas áreas se pueden expandir de nuevo cuando la luz es apagada. Dependiendo de dónde estén situadas las áreas sensibles y cuándo las golpee la luz, el papel es capaz de moverse hacia delante, hacia atrás e incluso darse la vuelta».

El artículo cuenta que la idea del equipo de investigadores es que el material, aprovechando que tiene un coste bajo, pueda ser empleado como forma de sensor en aparatos que actúen de una u otra manera dependiendo de la temperatura, la humedad, el pH y, en general, de todo tipo de situaciones climáticas, en un futuro no muy lejano.

 

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés