Tatuajes temporales capaces de monitorizar la actividad física y la ubicación

A diferencia de los tradicionales son tatuajes con cierto relieve, dado que para poder controlar la salud o los datos de ubicación de la persona cuentan con determinados componentes electrónicos, entre ellos, un microcontrolador y luces LED.

La startup estadounidense Chaotic Moon trabaja en el desarrollo de tatuajes temporales capaces de monitorizar la actividad física y la ubicación, al igual que los actuales ‘wearables’. Se llaman ‘Tech Tats’ y se pegan, literalmente, en la piel del usuario.

   A diferencia de los tradicionales son tatuajes con cierto relieve, dado que para poder controlar la salud o los datos de ubicación de la persona cuentan con determinados componentes electrónicos, entre ellos, un microcontrolador y luces LED.

   El CEO de la compañía con sede en Austin, Texas (Estados Unidos) ha asegurado en una entrevista con TechCrunch, que se trata del “nuevo wearable”. “El futuro de los wearables son los biowearables”, ha dicho Ben Lamm, que también ha apuntado múltiples potenciales usos de este tatuaje, no solo relacionados con la salud, sino con el ejército o la seguridad de los hijos.

   Estos tatuajes detectan si la persona que lo lleva está estresada, pueden controlar su temperatura corporal, medir su presión arterial, su frecuencia cardíaca, su nivel de hidratación y comunicar todos estos datos a través de la pintura electroconductora que utiliza y del microsensor que va adherido al cuerpo.

   En caso de que detecte cambios importantes en las constantes vitales del sujeto, cambia de color, funcionando así una señal de alerta de que algo no va bien. Esta información podría ser utilizada con fines médicos.

   Lamm cree que también podría servir a los padres para controlar a sus hijos cuando acudan a ciertos eventos o que en un futuro podría utilizarse monitorizar las condiciones y ubicación de los militares en determinadas operaciones. “No es algo que se pueda quitar tan fácilmente como un Fitbit. Puede ir debajo de un chaleco antibalas”, ha afirmado.

   De momento, se trata de un prototipo en el que Chaotic Moon sigue trabajando, con la ayuda de investigadores de San Diego (Estados Unidos), científicos coreanos e incluso un equipo de Motorola.

 

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés