Los coches autónomos de Google van más lentos de lo normal

Google ha presentado un informe del mes de noviembre en el que se detalla el funcionamiento de sus coches autónomos y cómo está yendo su desarrollo.

No alcanzan la velocidad normal de la circulación por dos motivos: es un proyecto en desarrollo y para reducir la probabilidad de causar un accidente en la carretera.

   Google ha presentado un informe del mes de noviembre en el que se detalla el funcionamiento de sus coches autónomos y cómo está yendo su desarrollo. También ha hablado de su velocidad. Los coches tienen el visto bueno para circular por zonas de hasta 55 kilómetros por hora, lo que significa que el hecho de que condujeran a velocidad más reducida, pero válida, por una zona adecuada.

   Durante el mes citado, uno de los coches de la compañía estuvo en el punto de mira de los medios debido a un susto hace algunas semanas cuando su coche autónomo fue detenido por circular demasiado despacio y crear una importante caravana.

   La propia compañía ha afirmado que su velocidad es más lenta que la de la circulación normal debido a dos motivos fundamentales: porque se trata de un proyecto en desarrollo y queda camino que mejorar y analizar – tienen que probar sensores, establecer rutas, tener en cuenta su visión de 360 grados, etc.-, y porque al circular a menos velocidad, menores serán las consecuencias si se produce un accidente o un atropello.

   “Primero, velocidades más limitadas son más sencillas para nuestro proceso de desarrollo, permitiendo que nos concentremos en aquello que realmente queremos estudiar. Segundo, nos preocupamos mucho sobre la aproximación del vehículo; ir más lento equivale, generalmente, a mayor seguridad (la energía cinética de un vehículo en movimiento a 35 mph es dos veces mayor que la de uno a 25 mph) y a ayudar a que los vehículos se sientan como en casa en las calles del vecindario”, informa la empresa.

   Los de Mountain View han especificado en su informe que tienen 23 Lexus RX450h y 30 prototipos en la calle, lo que se traduce en recorridos semanales de entre 10 mil y 15 mil millas (entre 16 mil y 24 mil kilómetros).

   Además, Google también ha detallado el único accidente que han tenido en el mes de noviembre pero no ha sido el único, llegando incluso a verse involucrado en accidentes con heridos leves. Se trata de un choque por detrás en una intersección que ha recibido uno de sus Lexus (“Google AV”) mientras avanzaba para comprobar si podía girar hacia la derecha en un semáforo en rojo – en EEUU, si no viene nadie, se puede realizar ese giro en un semáforo sin necesidad de respetar la indicación de stop -.

   “Nuestros vehículos pueden identificar dónde hacer un giro en rojo es posible ya que la posición de nuestros sensores proveen una buena visibilidad de la zona izquierda del tráfico. El software y los sensores son capaces de detectar múltiples objetos y calcular la velocidad de vehículos que se aproximan, permitiéndonos juzgar cuándo hay espacio suficiente para hacer el giro con seguridad”, se detalla, una vez más, en el informe.

   Por último, es importante resaltar el mecanismo que tiene el coche para advertir cuándo se aproxima un vehículo de urgencias y tiene que dejar pasar. Esto es factible gracias a una librería de sonidos de sirenas que fue creada para que el software sea capaz de identificar vehículos como ambulancias o coches de policías. Según se detecte el sonido y se establezca la relación de distancia con el mismo, el coche procederá a realizar una acción en consecuencia, ya sea apartarse del camino o reducir la velocidad.

 

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés