Científicos logran un nuevo avance contra el cáncer de mama difícil de tratar

Los resultados de un nuevo estudio dirigido por científicos del campus de Florida del Instituto de Investigación Scripps (TSRI, por sus siglas en inglés) sugieren un nuevo enfoque terapéutico potente para un número de cánceres de mama de difíciles de tratar.

 El estudio apunta a una enzima llamada 1delta caseína quinasa (CK1delta), un regulador crítico de crecimiento, como una nueva y diana terapéutica altamente vulnerable.

   El aumento de la expresión de CK1d es común en el cáncer de mama, incluyendo el subtipo de difícil tratamiento llamado cáncer de mama negativo triple, que es el cáncer que no se rige por el estrógeno, la progesterona, o el gen HER-2/neu, que afecta a entre el 10 y el 20 por ciento de pacientes con cáncer de mama.

   El estudio, que se publica este miércoles en la revista ‘Science Translational Medicine’, fue una colaboración entre los laboratorios en Florida de Derek Duckett y William R. Roush, ambos en TSRI, y de John Cleveland, antes de TSRI y en la actualidad en el Centro del Cáncer Moffitt.

- Advertisement -

   «Nuestros resultados confirman que la regulación de CK1delta anormal promueve el crecimiento tumoral en el cáncer de mama mediante la activación de la proteína beta-catenina –señala Duckett, profesor asociado en el Scripps de Florida–. Sin embargo, la mejor noticia es que hemos sido capaces de tratar los cánceres de mama que expresan CK1delta con un inhibidor de CK1delta altamente selectivo y potente desarrollado por el laboratorio de Bill Roush que desencadena una rápida muerte de las células del tumor».

   Al inicio del estudio, el equipo sabía que la proteína beta-catenina era un oncogén en muchos tipos de cáncer, pero no estaba claro por qué se activó en estos tipos de cáncer de mama, ya que carecían de mutaciones típicas de esas vías. Los investigadores sospecharon que el enlace podría ser la sobreexpresión de CK1delta y susexperimentos demostraron que así era.

   Para confirmar el nuevo objetivo, los autores de la investigación emplearon el compuesto del laboratorio Roush, denominado SR-3029, que tuvo un éxito notable en el bloqueo el crecimiento de tumores tanto en modelos animales como en estudios con tejido tumoral de pacientes con cáncer de mama.

   «SR-3029 elimina beta-catenina de células cancerosas, matando a los tumores -detalla Duckett–. Ésta es una estrategia extraordinariamente prometedora para el tratamiento dirigido con SR-3029, especialmente en los cánceres de mama que carecen de opciones de tratamiento dirigido».

   «Estos resultados son sólo la punta del iceberg –plantea Roush, profesor, decano asociado y director ejecutivo de Química Médica en TSRI–. Inhibidores como SR-3029 se están estudiando en una gran cantidad de diferentes tipos de cáncer y estamos esperanzados en que este programa se pueda traducir en aplicaciones clínicas».

 

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés