Células madre, un nuevo aliado para la medicina regenerativa

Se considera que tienen usos terapéuticos prometedores en medicina regenerativa para tratar enfermedades devastadoras que afectan a diversos órganos y tejidos, en particular los que presentan poca capacidad regenerativa, como el corazón, el cerebro y el páncreas.

Investigadores de Cambridge, en Reino Unido, han encontrado fuerte evidencia de que las células madre pluripotentes humanas –células que pueden dar lugar a todos los tejidos del cuerpo- se desarrollarán normalmente una vez trasplantadas en un embrión. Los resultados, publicados en la revista ‘Cell Stem Cell’, podrían tener implicaciones importantes para la medicina regenerativa.

   Las células madre pluripotentes humanas para su uso en la medicina regenerativa o la investigación biomédica provienen de dos fuentes: las células madre embrionarias, derivadas de óvulos fertilizados descartados de los procedimientos de fecundación in vitro; y las células madre pluripotentes inducidas, procedentes de células de la piel que son ‘reiniciadas’ a su forma original pluripotente.

   Se considera que tienen usos terapéuticos prometedores en medicina regenerativa para tratar enfermedades devastadoras que afectan a diversos órganos y tejidos, en particular los que presentan poca capacidad regenerativa, como el corazón, el cerebro y el páncreas.

- Advertisement -

   Sin embargo, algunos científicos se han preocupado de que las células pueden no incorporarse adecuadamente en el cuerpo y, por lo tanto, no proliferar o distribuirse según lo previsto, generando tumores. Esta nueva investigación sugiere que no será así y que las células madre, cuando se trasplanten apropiadamente, es probable que sean seguras para su uso en la medicina regenerativa.

   El profesor Roger Pedersen, del Laboratorio Anne McLaren de Medicina Regenerativa de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, al comentar los resultados de las investigaciones con la coautora Victoria Mascetti, afirma: «Nuestro estudio proporciona una fuerte evidencia para sugerir que las células madre humanas se desarrollan de manera normal –y esto es importante_, de manera segura. Ésta podría ser la noticia que el campo de la medicina regenerativa ha estado esperando».

   La mejor manera de comprobar lo bien que las células madre se incorporan en el cuerpo es trasplantarlas en un embrión en estadio temprano y ver cómo se desarrollan. Como esto no se puede por cuestiones éticas en los seres humanos, los científicos emplean embriones de ratón. La prueba estándar de oro, desarrollada en Cambridge en los años 1980, consiste en colocar las células madre en un blastocisto de ratón, un embrión en etapa muy temprana tras la fertilización, y luego evaluar la contribución de las células madre en los diversos tejidos del cuerpo.

   Investigaciones anteriores no ha tenido éxito a la hora de obtener células madre pluripotentes humanas para incorporar en los embriones, pero en este trabajo financiado por la Fundación Británica del Corazón, Victoria Mascetti y el profesor Pedersen han demostrado que es posible trasplantar con éxito células madre pluripotentes humanas en embriones de ratones y que a continuación se desarrollan y crecen normalmente.

   «Las células madre son muy prometedoras para el tratamiento de patologías graves, como enfermedades del corazón y el Parkinson, pero hasta ahora ha sido un gran signo de interrogación cómo de seguras y efectivas serán», destaca el profesor Pedersen.

   El avance de la investigación de Mascetti fue demostrar que las células madre pluripotentes humanas son equivalentes a una contraparte embrionaria. Cuando los intentos de incorporar las células madre pluripotentes humanas fracasaron previamente era porque las células madre no se habían adaptado a la etapa correcta del desarrollo embrionario: células necesarias para ser trasplantadas en el embrión de ratón en una etapa posterior de lo que se pensaba anteriormente (una etapa de desarrollo del embrión conocida como la gastrulación).

   Una vez trasplantado en la etapa correcta, las células madre crecieron y proliferaron normalmente para integrarse en el embrión y para distribuirse correctamente a través de los tejidos pertinentes. Mascetti añade: «Nuestro hallazgo de que las células madre humanas se integran y se desarrollan normalmente en el embrión de ratón nos permitirá estudiar los aspectos del desarrollo humano durante una ventana en el tiempo que de otra manera sería inaccesible».

   El profesor Jeremy Pearson, director médico asociado de la Fundación Británica del Corazón, que ayudó a financiar el estudio, subraya: «Estos resultados refuerzan sustancialmente la opinión de que las células madre pluripotentes inducidas a partir de tejido adulto son adecuadas para su uso en la medicina regenerativa, por ejemplo, en los intentos de reparar el músculo cardiaco dañado después de un ataque al corazón».

   Y añade: «El equipo de Cambridge ha demostrado definitivamente que cuando las células madre se introducen en embriones tempranos de ratón bajo las condiciones adecuadas, se multiplican y contribuyen en la forma correcta de todos los tipos de células que se forman a medida que se desarrolla el embrión».

 

ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés