«Un tercio de los tumores desaparecerían si eliminamos el tabaco»

César Rodríguez Sánchez, investigador del Servicio de Oncología Médica del Hospital Universitario de Salamanca, ha ofrecido una conferencia a alumnos de Educación en la Escuela Universitaria Luis Vives de la Universidad Pontificia de Salamanca. En el marco de las actividades de la Semana de la Ciencia, el experto ha ofrecido una charla sobre las herramientas que los educadores pueden utilizar para concienciar a los niños y adolescentes sobre aquellos hábitos de vida saludables que están demostrados como útiles en la prevención del cáncer.

«Una elevadísima proporción de los tumores que se producen en la edad adulta están relacionados con hábitos de vida, como la dieta o el ejercicio físico. Si desde una edad temprana los niños son adecuadamente concienciados, es muy fácil evitar un gran número de tumores. Esa labor recae fundamentalmente en los educadores, que pueden transmitir esos hábitos a los más jóvenes», ha declarado el experto en declaraciones a DICYT.

 

«Sólo eliminando el tabaco eliminaríamos el 90% de los cáncer de pulmón y muchos otros tumores en una proporción muy elevada. Hay una falsa creencia acerca de que el tabaco sólo provoca cáncer de pulmón, pero otros como el de laringe, el de esófago o el de vejiga y otra serie de tumores también están relacionados. Aproximadamente, un tercio de los tumores desaparecerían del mapa eliminando el tabaco», asegura.

 

Si además se incorporan hábitos de vida saludable, como dieta equilibrada, ejercicio físico o lucha contra la obesidad, «conseguiríamos que el cáncer de mama o el de colon disminuyesen; además, si educamos a los niños para que no se expongan al sol, disminuiríamos la probabilidad de melanoma».

 

En definitiva, «evitaríamos muchas más muertes por cáncer con inversión en prevención que con inversión en tratamientos y gasto farmacéutico cuando el cáncer ya ha aparecido. Una adecuada inversión en hábitos de vida, que casi es gratis, daría mejores resultados que el mejor de los medicamentos desarrollados para el cáncer», agrega.

 

Y el momento de incidir en ello es la infancia, «porque los hábitos alimenticios y el ejercicio físico se adquieren desde pequeños, como los hábitos de evitar la exposición al sol, el absentismo de tabaco, el consumo moderado de alcohol y las dietas pobres en grasas». Por el contrario, es difícil cambiarlos en la población adulta, señala.

 

En este sentido «echo de menos asignaturas de prevención en salud», ha comentado César Rodríguez, aunque la divulgación de hábitos saludables debe ser una tarea de toda la sociedad, incluidos científicos y medios de comunicación.

 

DICYT

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés