El exceso de antimateria cósmica no prueba la materia oscura

Investigadores del Instituto de Astrofísica de Partículas y Cosmología Kavli (KIPAC, en sus siglas en inglés) de la Universidad de Stanford han llevado a cabo un estudio que ha confirmado el exceso de antimateria cósmica que, en el año 2008, captó el satélite PAMELA. Los expertos han señalado que este hallazgo coincide con otras teorías existentes, pero no determina si los positrones proceden de la aniquilación de materia oscura.

Así, la investigación, publicada en ‘Physical Review Letters’, señala que la abundancia relativa de positrones parece aumentar de 20.000 millones a 100.000 millones, lo que también es consistente con las teorías que apuntan a que la materia oscura podría producir positrones.

   Los teóricos creen que cuando colisionan dos partículas de materia oscura deberían aniquilarse para producir partículas ordinarias, tales como electrones y su gemelo de antimateria, el positrón. Cada una de esas partículas debería surgir con una energía básicamente igual a la masa de la partícula original de materia oscura, por lo que, cuando PAMELA vio un pico en la proporción de positrones respecto a los más abundantes electrones en una porción particular del espectro de energía, algunos físicos creyeron que estaba viendo pruebas de tales aniquilaciones.

   Sin embargo, tras un tiempo de estudio se determinó que este resultado era «poco concluyente» ya que los positrones se producen en todo el universo, incluyendo los púlsares y estrellas de neutrones.

   Ya en 2009, un equipo de Fermi publicó datos de las observaciones de su propio satélite sobre el espectro de rayos cósmicos, el cual demostró que no había señales fuera de lo común. Sin embargo, en dicho análisis se consideró la suma total de todas las partículas cargadas, electrones y positrones. Esto se debe a que el telescopio se diseñó para medir los rayos gamma neutros y no tenía imanes a bordo para distinguir los electrones cargados negativamente de los positrones cargados positivamente.

   Ahora, los físicos Stefan Funk y Justin Vandenbroucke querían centrarse en la señal del positrón y encontraron una forma de hacerlo, usando la propia Tierra como filtro de partículas. Así, Vandenbroucke ha señalado que «básicamente se puede mirar en ciertas direcciones, a partir de las cuales, sólo pasarán electrones o positrones a través del campo magnético de la Tierra».

   Para los expertos el estudio de estos dos científicos supone una «hazaña técnica maravillosa» por su nueva técnica a la hora de estudiar estas partícula. Sin embargo, destacan que es «demasiado pronto para decir si los nuevos datos dicen algo sobre la materia oscura». «Es maravillosa la confirmación del resultado de PAMELA, pero la señal del positrón probablemente estará ahí tanto si los positrones proceden de la aniquilación de la materia oscura, de púlsares o de cualquier otro lugar», ha apuntado Funk.

   Mientras, las esperanzas siguen puestas en otros estudios que buscan la «prueba definitiva». Concretamente, se está utilizando el Espectrómetro Magnético Alfa (AMS-02) que se transportó a la Estación Espacial Internacional (ISS) en mayo. Funk ha señalado que «AMS-02 debería ser capaz de dar un veredicto final sobre este caso». «Es algo que todos esperan ansiosamente», ha concluido.

 

INNOVAticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés