La Comunidad mejora la calidad y competitividad de los vinos madrileños

La Comunidad pone sus proyectos de investigación al servicio del sector vitivinícola con el objetivo de mejorar la calidad, producción y competitividad de los vinos madrileños. Así lo puso hoy de manifiesto el viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Federico Ramos, que presentó los estudios de experimentación enológica aplicada que realiza el Gobierno regional.

“La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio trabaja en ambiciosos proyectos de investigación que, a petición del propio sector vitivinícola, ayudan a su modernización y competitividad, algo fundamental en los tiempos de crisis que estamos viviendo”, manifestó Ramos, que visitó hoy la finca de experimentación que el IMIDRA tiene en El Encín.

El Ejecutivo autonómico está trabajando, a través del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA), en la recuperación de variedades tradicionales y minoritarias de uva, en la identificación de cepas, y en estudios de comportamiento en campo de nuevas variedades de otras zonas vitivinícolas que puedan mejorar la aceptación de los vinos madrileños.

El objetivo de todos estos proyectos de investigación que hoy presentó Ramos “no es otro que lograr elaboraciones de calidad y orientar nuestros vinos hacia una mayor personalidad. De esta forma aseguraremos su permanencia y expansión en el mercado tanto nacional como internacional, y fortaleceremos el sector”, incidió el viceconsejero, que presenció en bodega la última pisada de uva de la vendimia 2011.

“La expansión e importancia que han adquirido durante la última década los Vinos de Madrid –prosiguió- hace necesario seguir investigando para avanzar en la mejora de nuestros caldos”. Así, la línea de actividad investigadora y de experimentación en viticultura y enología es una de las prioritarias del IMIDRA, que es un referente a nivel nacional e internacional y que alberga, entre otras instalaciones singulares, el Banco de Germoplasma de Vid.

Una vez recogida la uva de las diferentes variedades, el IMIDRA lleva a cabo las investigaciones en la bodega experimental de la finca de El Encín, dotada de toda la tecnología necesaria. Los vinos se fermentan con levaduras autóctonas de Madrid, aspecto del que se ocupa toda una línea de microbiología enológica. Los caldos obtenidos se someten a diferentes análisis para valorar su excelencia enológica y su evolución.

Zonificación de los suelos de Madrid

El viceconsejero citó, entre otros proyectos de investigación, el estudio y zonificación de los suelos de toda la Comunidad de Madrid para determinar dónde se pueden elaborar los mejores vinos de calidad. También se identifican las variedades minoritarias que se encuentran en los viñedos más viejos de la región y que pueden ser recuperados en función de las
exigencias del mercado.

El IMIDRA trabaja también para seleccionar las variedades de vid libres de virus y adaptados a las condiciones ambientales de las distintas subzonas de la Denominación de Origen Vinos de Madrid. Por último, los estudios abarcan todo tipo de pruebas con levaduras en los mejores viñedos de Madrid para la elaboración de vinos ecológicos.

“Gracias a estos pioneros estudios de investigación damos un nuevo impulso a la Denominación de Origen Vinos de Madrid, poniendo a disposición de las bodegas las mejores herramientas para mejorar y diversificar la calidad de nuestros caldos”, reseñó.

Ramos recorrió en El Encín, en Alcalá de Henares, las instalaciones experimentales, la bodega y laboratorios dedicados en exclusiva a la investigación enológica. Ramos presenció la pisada de uva de la variedad Cabernet Franc, una de las tipologías estudiadas que no son tradicionales en la Denominación de Origen Vinos de Madrid. Posteriormente se procedió al “descube” del vino elaborado con la variedad Petit Verdot, y a una cata de las distintas variedades de la D.O. madrileña.

 

INNOVAticias.com

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés