El enigma de la materia oscura se resolverá en esta década

Uno se los mayores enigmas que existen en el Universo es la naturaleza de la materia oscura, una incógnita que, según el director científico del Observatorio de Leiden (Holanda), el astrofísico Konrad Kuijken, se resolverá en esta década. Aún así, ha indicado que se necesitan «muchos avances teóricos extraordinarios» y «observaciones mejores».

 Kuijken es el director de un ambicioso proyecto conocido como Kilo-Degree Survey (KIDS), en el que se utiliza la cámara digital «con la mayor resolución hasta ahora conocida» pues tiene tres millones de píxeles con los que es posible «obtener imágenes muy nítidas con un gran zoom». Esta cámara se ha acoplado al Very Large Telescope (VLT) del observatorio de El Paranal (Chile) y con esta tecnología se cartografiará gran parte del cielo.

   La intención es resolver los enigmas de la materia y la energía oscuras ya que «los experimentos de física de partículas que tratan de detectar materia oscura aún no han obtenido resultados». Así, Kuijken ha indicado que, por ahora, las únicas evidencias y muestras se puede conseguir a través de la observación y la astrofísica, a la espera de que comiencen a aparecer las teorías en un laboratorio.

   «Detectar partículas de materia oscura en el laboratorio demostraría su existencia, determinaría sus propiedades y abriría una nueva área para la física de partículas», ha explicado el astrofísico, quien ha apuntado que «en el caso de que no se detecten puede significar: o que no existe esta materia y la ciencia está equivocada; o que no se ha buscado con el cuidado y la sensibilidad necesarias».

   En este sentido, el investigador holandés ha comparado la situación con la que se está viviendo en el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CER) en su búsqueda de la partícula de Higgs. Así, ha explicado que teóricamente el modelo estándar está confirmado y existen teorías que señalan que existe esta partícula de manera que «si la encuentran se cierra el círculo y se confirman las teorías y si no se encuentra habrá que replantearse qué es lo que falla en dichas teorías».

   Al igual que con la partícula de Higgs, Kuijken ha indicado que «el cerco en torno a la materia oscura se va cerrando poco a poco». «Se sabe que la mayor parte de la materia que hay en el Universo es oscura porque no emite radiación electromagnética (luz) de ninguna clase; también que la materia oscura rodea las galaxias, formando halos oscuros que contienen entre seis y diez veces más materia de la que se puede ver», ha apuntado.

   En el caso de la energía oscura, según ha indicado, la «situación es más compleja» puesto que «parece no encajar en absoluto con lo que se sabe». «Podría ser una completa sorpresa, en el sentido de que su explicación podría muy bien ser algo que nadie haya pensado todavía», ha apuntado.

   Ante esta situación, Kuijken ha indicado que «hay que tratar de caracterizar cada vez mejor las propiedades tanto de la materia como de la energía oscura, a la vez que se debe estudiar cómo dieron lugar a la distribución a gran escala las galaxias que se observan hoy en día, y a las propias galaxias».

ESTUDIAR LA GRAVEDAD

   Cómo ni la energía ni la materia interaccionan con la luz, ni con las partículas conocidas, la intención de Kuijken, con su proyecto KIDS, es «medir su gravedad». Así, fotografiando el cielo pretende investigar «cómo se curva la luz en los campos gravitatorios, tal y como predijo Einstein».

   Hasta ahora, la investigación astrofísica en esta materia se ha centrado en su efecto sobre el movimiento de estrellas y galaxias. El análisis basado en lentes gravitacionales proporciona una instantánea directa de la distribución de la materia oscura, y permite estudiar sus posibles cambios a lo largo del tiempo. Kuijken ha explicado que KIDS no es el único que emplea esta técnica y ha apuntado que el satélite Euclid, que la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzará en 2019, aprovechará las lentes gravitacionales.

   Además, ha añadido que la investigación de la energía oscura también se beneficia de esta estrategia. «La energía oscura afecta a la velocidad a la que se expande el universo, lo que, a su vez, influye en la rapidez con que crecen las grandes acumulaciones de materia», ha asegurado el astrofísico. Del mismo modo, ha apuntado que «las lentes gravitacionales permiten medir la masa de esta información sobre el ritmo al que éste se expande y, por tanto, sobre su contenido en materia oscura».

   Kuijken es el encargado de cerrar el ciclo de Conferencias sobre Astrofísica y Cosmología que la Fundación BBVA lleva organizando en Madrid desde el pasado mes de marzo.

 

INNOVaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés