Cinturones de cometas en sistemas cercanos apuntan a exoplanetas con océanos

En un estudio previo con el mismo telescopio, los científicos encontraron que el cinturón de polvo alrededor de la cercana estrella Fomalhaut debía haber sido producido por las colisiones entre cometas.

Gracias al observatorio espacial Herschel de la ESA, un grupo de astrónomos ha descubierto enormes cinturones de cometas que rodean dos sistemas planetarios cercanos conocidos por alojar mundos de tamaños comprendidos entre la Tierra y Neptuno. Estos reservorios de cometas podrían haber distribuido océanos con condiciones de vida en los planetas más internos de estos sistemas tras colisiones con los mismos.  

   En un estudio previo con el mismo telescopio, los científicos encontraron que el cinturón de polvo alrededor de la cercana estrella Fomalhaut debía haber sido producido por las colisiones entre cometas. En el nuevo estudio con Herschel, han sido encontrados otros dos sistemas planetarios cercanos – GJ 581 y 61 Vir – que albergan grandes cantidades de escombros de cometas.

   Herschel detecta firmas de polvo frío a 200 grados celsius bajo cero, en cantidades que significan que estos sistemas deben tener al menos 10 veces más cometas de los que se cuentan en el Cinturón de Kuiper de nuestro propio Sistema Solar.

   GJ 581, o Gliese 581, es una estrella de baja masa M enana, el tipo más común de estrellas en la galaxia. Estudios anteriores han demostrado que hospeda al menos cuatro planetas, entre ellos uno que se encuentra en la franja habitable: la distancia desde su sol donde el agua líquida podría existir en superficie. Por su parte, se confirman dos planetas alrededor de la estrella de tipo G 61 Vir, que es sólo un poco menos masiva que nuestro sol.

   Los planetas en ambos sistemas se conocen como «súper-Tierras», cubriendo un rango de masas entre 2 y 18 veces la de la Tierra.

Curiosamente, sin embargo, no hay evidencia de planetas gigantes Júpiter o Saturno-masa en uno u otro sistema.

   La interacción gravitacional entre Júpiter y Saturno en nuestro Sistema Solar se cree que ha sido responsable de la disrupción del una vez poblado Cinturón de Kuiper, provocando una lluvia de cometas hacia los planetas interiores en un evento cataclísmico que duró varios millones de años.

   «Las nuevas observaciones nos dan una pista: nos están diciendo que en el Sistema Solar tenemos planetas gigantes y un cinturón de Kuiper relativamente escaso, pero sólo los sistemas con planetas de baja masa tienen a menudo cinturones de Kuiper mucho más densos», dice el doctor Mark Wyatt de la Universidad de Cambridge, autor principal del artículo se centra en el disco de escombros alrededor de 61 Vir.

   «Creemos la ausencia de un Júpiter en los sistemas de planetas de baja masa permite evitar un acontecimiento dramático de bombardeo pesado de cometas hacia los planetas interiores, y en su lugar experimentan una lluvia gradual de cometas durante miles de millones de años»

   «Para una estrella mayor como GJ 581, que tiene por lo menos 2.000 millones de años, ha transcurrido tiempo suficiente como para que una lluvia de cometas gradual suministre una cantidad considerable de agua a los planetas interiores, lo cual es de particular importancia para el planeta que se encuentre en la zona habitable de la estrella «, añade el doctor Jean-Francois Lestrade del Observatorio de París, que dirigió el trabajo en GJ 581.

   Sin embargo, con el fin de producir la gran cantidad de polvo visto por Herschel, se necesitan colisiones entre los cometas, que podría ser desencadenada por un planeta del tamaño de Neptuno que resida cerca del disco.

innovaticias.com – ep

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Otras noticias de interés