Cómo pasarte al ‘team’ de la vida saludable

¿Quieres un cambio realmente radical en tu vida, cambiar la alimentación, comenzar a ejercitarse y/o abandonar vicios, pero no sabes por dónde empezar ECOticias.com – ‘El Periódico Verde’ ofrece algunos consejos útiles para unirte al ‘team’ de la vida saludable.

Empezar de a poco

Comenzar un nuevo plan de acondicionamiento físico, una dieta estricta de comidas y abandonar el azúcar, el tabaco y/o el alcohol es algo que no puede hacerse todo junto, puesto que a la mayoría de las personas no se lo permitiría su voluntad. Por eso es fundamental comenzar poco a poco.

Las primeras semanas serán las más duras, puesto que el cuerpo y la mente están acostumbrados a un determinado ritmo de vida y como por naturaleza tendemos a crear rutinas, hay que cambiar las que tenemos, por otras más saludables y como dicen los expertos que eso requiere 21 días como mínimo. Estas serán las jornadas en las que tendrás que hacer el mayor esfuerzo y sacrificio.

Recuerda que te enfrentas a un contundente cambio de vida y es importante que el cuerpo y la mente estén en sintonía para lograrlo. Además, está el factor motivación, que es algo que hay que alimentar y gestionar positivamente, por lo que debes valorar cada uno de los logros que vayas consiguiendo.

Decide qué es lo que vas a comer

- Advertisement -

Cambiar de dieta implica un esfuerzo importante, por lo que no vale decir que vamos a dejar de comer grasas, carbohidratos o fritos, sino que tenemos que elegir cuidadosamente qué es exactamente lo que vamos a comer. Lo ideal es acudir a un nutricionista, para que nos realice un programa de alimentación adaptado a nuestros gustos y necesidades.

Esto es sumamente importante, ya que, si tenemos algún tipo de intolerancia alimenticia o de alergia, este es un factor que tanto un profesional como uno mismo debe tomar en cuenta a la hora de elegir cantidades e ingredientes para planificar una dieta.

También es vital que los alimentos que nos toque comer nos gusten. El factor psicológico no se debe despreciar nunca y si hacemos un esfuerzo para evitar lo que más nos apetece, debemos sentirnos recompensados de alguna forma y comer cosas que nos gusten (y que no engorden) ayudará a habituarnos a llevar una vida saludable.

Ejercicios sí, pero con calma

Lo primero que se debe hacer es decidir si se va a acudir a un gimnasio o se recurrirá a otro tipo de ejercicio, como salir a caminar, correr o hacer ejercicios en casa. Si optas por la primera opción, tu entrenador se ocupará de darte todas las pautas para que puedas acostumbrarte lentamente y tu cuerpo sufra el mínimo de estrés físico (dolores, agujetas, etc.).

Si vas a hacerlo por tu cuenta busca una manera de entrenarte que te guste o al menos que no te disguste. No hagas algo porque a otros les parece guay, si a ti no te gusta en absoluto, porque seguramente no funcionará. Debes proponerte hacer ejercicio, pero no martirizarte o sufrir por ello. Y no olvides realizar un calentamiento previo adecuado.

La ropa adecuada es uno de los primeros pasos que debes dar. No necesariamente tienes que adquirir un atuendo especial, pero de acuerdo a lo que vayas a hacer tienes que emplear prendas que te sean cómodas, por ejemplo, si quieres salir a correr, no necesitas los tenis de Usaín Bolt, pero tampoco te pongas chanclas.

Conclusión

No olvides ponerte metas accesibles en todo momento, porque si no lo son, no las alcanzarás y eso te frustrará, por lo que te sentirás mal, te pondrás a comer por ansiedad y el remedio será peor que la enfermedad. Y no te olvides de usar el sentido común, será tu mejor aliado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés