Las emisiones de metano son mucho peores que las de CO2

El ‘malo del cuento’ es sin dudas el CO2, básicamente porque se produce muchísima más cantidad de este gas de efecto invernadero, pero los efectos del metano pueden ser más nefastos que los del dióxido de carbono.

¿Qué es el metano?

La fórmula química de este hidrocarburo de la familia de los alcanos es CH4 (un átomo de carbono y cuatro átomos de hidrógeno). Descubierto en 1776 por Alessandro Volta, el metano se encuentra en regiones naturales con poco o nada de oxígeno, como las marismas. Es producido por organismos vivos (plantas, animales, etc.) mediante la fermentación y/o la digestión.

Incoloro e inodoro, el metano constituye el 90% del gas natural, que es el tercer recurso energético mundial utilizado después del petróleo y el carbón y es el único hidrocarburo que puede obtenerse por un proceso natural. Representa un grave riesgo para el medio ambiente, ya que es uno de los principales gases de efecto invernadero y es entre 20 y 60% peor que el CO2.

A partir del año 2000 se ha observado un aumento en las emisiones de metano en el medio ambiente a nivel global. Un nuevo estudio ha analizado el incremento de las emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen a la contaminación del aire y al cambio climático y ha llegado a conclusiones que deberían ser tomadas muy en cuenta.

Cada vez hay más

Si bien el aumento de las emisiones de metano ha sido muy rápido desde 2007 se notó un pico destacable durante 2020. Este hallazgo llevó a un grupo de investigadores de la Universidad de Maryland (EEUU), a estudiar qué proporción de este crecimiento es causado por las actividades humanas.

- Advertisement -

Gran parte de las emisiones de metano al medio ambiente está relacionada con una causa natural, ya que proviene de microbios que crecen en humedales naturales y liberan materia orgánica cuando no hay oxígeno. Sin embargo, se estima que alrededor del 60% de las emisiones de este gas de efecto invernadero en todo el mundo son causadas por actividades humanas.

Las principales fuentes, aunque no las únicas son: la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón, turba) y la agricultura, cada uno de los cuales representa entre el 20 y el 25 % de las emisiones mundiales de metano y las actividades ganaderas, que implican hasta un 10% más y son aún mayores en los sistemas de ganadería intensiva (macrogranjas).

Investigando el metano atmosférico

El autor principal del estudio, Zhen Zhang (que también es investigador de sistemas terrestres, además de los aéreos), explicó que la intensificación de las actividades humanas parece ser la principal causa del significativo aumento que experimentaron las emisiones contaminantes de metano en el medio ambiente.

Además, agregó que las concentraciones de este gas de efecto invernadero a nivel atmosférico están íntimamente ligadas a los diferentes métodos que se aplican en el tratamiento de residuos orgánicos, un problema que se ha disparado en los últimos años. Gran parte de este tipo de desechos proviene del desperdicio alimentario.

Más metano, más calentamiento global

El metano es uno de los principales gases de efecto invernadero y de los que más contribuyen al cambio climático y al aumento de la temperatura global y aunque el dióxido de carbono continúa siendo el primero de la lista, el metano tiene efectos más perniciosos que el CO2.

Según un informe de la ONU recientemente publicado, una de las mejores contribuciones que los seres humanos podemos hacer para evitar un calentamiento global de alrededor de 0,3ºC para 2045 es reducir ya mismo las emisiones de metano.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
- publicidad -

Otras noticias de interés