El precio de contaminar

  • Sin embargo, gobiernos, científicos, instituciones internacionales y organismos no gubernamentales desarrollan sistemas para 'cobrar' por contaminar, o lo que es lo mismo, que quienes más contaminen compensen los daños causados en el medioambiente en términos económicos.

Comparte esta noticia!

Aunque la contaminación se ve y, sobre todo, se siente, es difícil calcular en dinero el daño que se hace al planeta, a la naturaleza y a las personas mediante los gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento global y del cambio climático.

Sin embargo, gobiernos, científicos, instituciones internacionales y organismos no gubernamentales desarrollan sistemas para 'cobrar' por contaminar, o lo que es lo mismo, que quienes más contaminen compensen los daños causados en el medioambiente en términos económicos.

El objetivo de estas fórmulas es restringir y disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero porque si continúan al ritmo actual, la elevación de la temperatura aumentará y acarreará, cada vez más, importantes consecuencias para el medioambiente.

Para calcular el coste del daño provocado por estas emisiones, lo habitual, según indica un informe del Banco Mundial, es hacer un cálculo de las emisiones de CO2 equivalentes de todos los gases que provocan el efecto invernadero, entre los que se incluye el propio dióxido de carbono o el metano.

De esta forma, hablar de 'comprar' y 'vender' emisiones que causan el efecto invernadero es hablar de los 'mercados de carbono'.

MERCADO DEL CARBONO

PUBLICIDAD

El gerente de 'Alianzas y Conocimiento sobre Cambio Climático' del Banco Mundial, Neeraj Prasad, ha afirmado que, a pesar de que el precio que se ponga al carbono (o su equivalente) no sea el mismo que el coste real de la contaminación, sí sirve para no estimular las emisiones.

"Con los precios al carbono, podemos decir, por ejemplo, que la energía producida con carbón es más cara que la energía producida por un panel solar," señaló Prasad.

Aunque Latinoamérica no es la región que más contamina, sí es muy sensible a los cambios del clima, como sequías duraderas, inundaciones o tormentas cada vez más intensas y repetidas. Por este motivo, algunos de sus gobiernos ya han fijado varios sistemas y políticas para desincentivar las emisiones.

PUBLICIDAD

Un ejemplo de estas medidas es el impuesto al carbono, que se aplica a las emisiones de dióxido de carbono y es diferente en función del país. En México han creado un nuevo impuesto para los combustibles fósiles que está unido al contenido de carbono en el producto, y así, este impuesto es superior para el diésel que para la gasolina magna.

Asimismo, existen mecanismos que permiten vender créditos de carbono de proyectos en países en vías de desarrollo en mercados de intercambio de emisiones en todo el mundo.

Por ejemplo, si una empresa recibe el certificado de que sus emisiones han disminuido a través del uso de energía renovable, eficiencia energética, etc, puede beneficiarse de créditos de carbono por la ONU y venderlos en un mercado de carbono.

PUBLICIDAD

BENEFICIOS DE CUIDAR EL MEDIOAMBIENTE

Tal y como plantea la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), existe una importante de que los ciudadanos sean más conscientes de la problemática causada en torno al medio ambiente. Hoy en día, casi 40 países y más de 20 ciudades, estados y provincias hacen uso del precio al carbono a través de impuestos al carbono o sistemas de intercambio de emisiones.

Otro de los sistemas que pueden utilizarse para cuidar el medioambiente es el pago que reciben agricultores, comunidades indígenas o empresas por cuidarlo. Al proteger la naturaleza y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pueden beneficiarse de dinero del gobierno correspondiente.

Esta fórmula es usada en Costa Rica, México, Colombia y Brasil. En Costa Rica, por ejemplo, los dueños tierras perciben dinero por cada árbol que plantan o conservan, y los resultados son visibles: la superficie de bosques pasó del 21 por ciento en la década de los 80 al 52 por ciento en 2012.

El pasado 23 de septiembre, el Secretario General de las Naciones Unidas amparó la Cumbre sobre el Clima, celebrada en Nueva York, para suscitar la iniciativa política y llegar a un convenio global sobre el cambio climático en 2015.

ep

Comentario/s

  • CarlosE - sábado 04 oct 2014

    es el precio que debemos pagar por el egoísmo de nuestra sociedad capitalista.

  • Claudia Escobar - martes 30 sept 2014

    sirve siempre que lo que se obtiene en dinero realmente llegue a las manos adecuadas y no se desvíe a las manos de los corruptos. además, mientras sea más barato contaminar que optimizar sus procesos, la industria continuará trabajando igual. por último, los países en desarrollo están dando más facilidades a las empresas de primer mundo para que instalen sus plantas productivas ahí debido a sus legislaciones más permisivas. yo considero que ayuda pero no es realista.

  • MIGUEL ÁNGEL - martes 30 sept 2014

    mueren mÁs europeos por la contamnaciÓn del trÁfico rodado que por los accidentes de circulaciÓn . pero esta sociedad de consÚmo, Ávida de quemar petrÓleo, se escandaliza solo de lo que le conviene.

Deja tu comentario