¿Conoces a SunFields?

¿Conoces a SunFields?

Sunfields es un proveedor de equipos fotovoltaicos desde el año 2007, ha cubierto el suministro de proyectos solares en casi todo los continentes, lo que le ha aportado una extensa experiencia en la evaluación de calidad de los productos que trabajan.

Seguir leyendo
publicidad kit media
  1. Portada
  2. >
  3. CO2

El cerebro también se calienta con la ola de calor

Según explica la doctora Marisa Navarro, terapeuta y autora de los libros 'La Medicina Emocional' y 'El efecto tarta', a esto contribuye el hecho de que el cerebro funciona bien hasta 35 y 40 grados pero, por encima de estas temperaturas, ya comienza a no actuar adecuadamente.
Enviado por:



Fecha de publicació: 19/06/2017, 13:29 h | (50) veces leída
España lleva varios días en alerta por unas altas temperaturas impropias de este tramo final de la primavera. A todos nos cuesta más sobrellevar el día salvo que no tengamos una piscina o la playa cerca, nos sentimos más cansados y aumenta también nuestra irritabilidad y agresividad.
Y aunque el hecho de que haya más horas de luz afecta positivamente al estado de ánimo al aumentar la producción de serotonina, un neurotransmisor considerado la 'gasolina' del cerebro, parece que el calor puede con todo.
Según explica la doctora Marisa Navarro, terapeuta y autora de los libros 'La Medicina Emocional' y 'El efecto tarta', a esto contribuye el hecho de que el cerebro funciona bien hasta 35 y 40 grados pero, por encima de estas temperaturas, ya comienza a no actuar adecuadamente.
Por ello, las personas que se encuentran con un trastorno de ansiedad notan como se agudiza su cuadro en los meses de máximas temperaturas, y a nivel general se asocia con más cansancio, apatía, mal humor, irritabilidad y un aumento de la impulsividad.
"Ocurre porque las neuronas no funcionan bien a tan altas temperaturas. Los climas extremos propician las conductas extremas, porque los seres humanos somos muy sensibles a los cambios climáticos, unos más que otros por supuesto", ha reconocido Navarro.
Esta sensibilidad hace que en primavera y otoño se agudicen las melancolías y los síndromes depresivos, mientras que en verano aumentan la ansiedad y los trastornos del sueño. "Según pasemos la noche vamos a pasar el día, alguien que no ha descansado bien por el calor, va a estar mucho más irritable y nervioso durante el día", según esta experta.
Además, el cuerpo tiene que mantener una temperatura que oscile entre los 36 y 37 grados, por ello cuando ocurren cambios de temperatura bruscos, el requiere hacer un gran esfuerzo para regularla, lo que también influye en una mayor sensación de cansancio.
"Estar de vacaciones en esta situación ayuda mucho, pero si nos tenemos que levantar para ir a trabajar, cansados porque con el calor no hemos descansado adecuadamente, todo empeora", reconoce Navarro.
Esta experta ha reconocido que la temperatura externa que el cuerpo necesita para poder dormir y descansar adecuadamente oscila sobre los 21 grados. Y cuando ésta es mayor aumenta el metabolismo que está intentando adaptarse al calor exterior, ocurriendo también una hiperexcitación cerebral, con lo que cuesta más conciliar el sueño y se produce una mayor ansiedad.
SI EL VIENTO ES SECO Y TERROSO, NO AYUDA
A todo ello, hay que sumarle los días en los que suele soplar un viento del sur seco y terroso, que viene cargado de iones positivos, que afectan muy negativamente, especialmente para los trastornos depresivos, la irritabilidad, la agresividad y la excitación nerviosa.
La buena noticia, según esta experta, es que la mayor parte de las personas se adaptan y superan esto en unos días, aunque hay otras, las menos, en las que se mantiene a lo largo de todos los meses de verano.
Para combatirlo, aconseja hacer comidas sanas y ligeras; descansar adecuadamente, haciendo uso de la siesta siempre que se pueda; no salir a la calle ni hacer ejercicio en las horas de máximas temperaturas.
"Hidratarse adecuadamente, usar ropa fresca y, si estamos de vacaciones, tratar de disfrutar haciendo lo que más nos apetezca y relaje, sin pensar en todo aquello que nos pueda causar estrés, como el aumento de gastos, no saber que hacer con los hijos en casa, pasar más tiempo con determinados miembros de la familia...etc, todo ello serán unos buenos consejos para que el calor nos afecte lo menos posible", ha zanjado Navarro.

España lleva varios días en alerta por unas altas temperaturas impropias de este tramo final de la primavera. A todos nos cuesta más sobrellevar el día salvo que no tengamos una piscina o la playa cerca, nos sentimos más cansados y aumenta también nuestra irritabilidad y agresividad.

Y aunque el hecho de que haya más horas de luz afecta positivamente al estado de ánimo al aumentar la producción de serotonina, un neurotransmisor considerado la 'gasolina' del cerebro, parece que el calor puede con todo.

Según explica la doctora Marisa Navarro, terapeuta y autora de los libros 'La Medicina Emocional' y 'El efecto tarta', a esto contribuye el hecho de que el cerebro funciona bien hasta 35 y 40 grados pero, por encima de estas temperaturas, ya comienza a no actuar adecuadamente.

Por ello, las personas que se encuentran con un trastorno de ansiedad notan como se agudiza su cuadro en los meses de máximas temperaturas, y a nivel general se asocia con más cansancio, apatía, mal humor, irritabilidad y un aumento de la impulsividad.

"Ocurre porque las neuronas no funcionan bien a tan altas temperaturas. Los climas extremos propician las conductas extremas, porque los seres humanos somos muy sensibles a los cambios climáticos, unos más que otros por supuesto", ha reconocido Navarro.

Esta sensibilidad hace que en primavera y otoño se agudicen las melancolías y los síndromes depresivos, mientras que en verano aumentan la ansiedad y los trastornos del sueño. "Según pasemos la noche vamos a pasar el día, alguien que no ha descansado bien por el calor, va a estar mucho más irritable y nervioso durante el día", según esta experta.

Además, el cuerpo tiene que mantener una temperatura que oscile entre los 36 y 37 grados, por ello cuando ocurren cambios de temperatura bruscos, el requiere hacer un gran esfuerzo para regularla, lo que también influye en una mayor sensación de cansancio.

"Estar de vacaciones en esta situación ayuda mucho, pero si nos tenemos que levantar para ir a trabajar, cansados porque con el calor no hemos descansado adecuadamente, todo empeora", reconoce Navarro.

Esta experta ha reconocido que la temperatura externa que el cuerpo necesita para poder dormir y descansar adecuadamente oscila sobre los 21 grados. Y cuando ésta es mayor aumenta el metabolismo que está intentando adaptarse al calor exterior, ocurriendo también una hiperexcitación cerebral, con lo que cuesta más conciliar el sueño y se produce una mayor ansiedad.

SI EL VIENTO ES SECO Y TERROSO, NO AYUDA

A todo ello, hay que sumarle los días en los que suele soplar un viento del sur seco y terroso, que viene cargado de iones positivos, que afectan muy negativamente, especialmente para los trastornos depresivos, la irritabilidad, la agresividad y la excitación nerviosa.

La buena noticia, según esta experta, es que la mayor parte de las personas se adaptan y superan esto en unos días, aunque hay otras, las menos, en las que se mantiene a lo largo de todos los meses de verano.

Para combatirlo, aconseja hacer comidas sanas y ligeras; descansar adecuadamente, haciendo uso de la siesta siempre que se pueda; no salir a la calle ni hacer ejercicio en las horas de máximas temperaturas.

"Hidratarse adecuadamente, usar ropa fresca y, si estamos de vacaciones, tratar de disfrutar haciendo lo que más nos apetezca y relaje, sin pensar en todo aquello que nos pueda causar estrés, como el aumento de gastos, no saber que hacer con los hijos en casa, pasar más tiempo con determinados miembros de la familia...etc, todo ello serán unos buenos consejos para que el calor nos afecte lo menos posible", ha zanjado Navarro.


Fuente original: www.infosalus.com




También te puede interesar:

La Comunidad de Madrid firmará un convenio con la AEMET

La Comunidad de Madrid firmará un convenio con la AEMET
La Comunidad de Madrid firmará un convenio con la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) en 2018 para informar a los ciudadanos de los posibles escenarios de contaminación con al menos 48 horas de antelación. Así lo ha anunciado el consejero de Medio Ambiente, Pedro Rollán, durante una comparecencia, a petición propia, sobre el protocolo marco de contaminación del Gobierno regional aprobado hace semanas. Esta...

Seguir leyendo

IIDMA pide a Rajoy un Plan para abandonar el carbón a raíz de sus declaraciones en la Cumbre de Macron Un Planeta

IIDMA pide a Rajoy un Plan para abandonar el carbón a raíz de sus declaraciones en la Cumbre de Macron Un Planeta
Mariano Rajoy afirmó que "no se puede suprimir el carbón de un día para otro" en la Cumbre Un Planeta de París organizada por Emmanuel Macron, afirmando que se están "dando los pasos necesarios para una mayor dependencia de energías limpias" . España sigue excluida de la Powering Past Coal Alliance, una alianza internacional de países como Reino Unido, Canadá, Francia, Portugal o Italia para el abandono...

Seguir leyendo

No te pierdas estos videos:

Centraremos nuestra campaña electoral para el 21D en la visibilización de esta emergencia ambiental, que es la más grave que sufrimos ahora...

BioCultura 2018
293 visitas

Con esta campaña “queremos ilustrar el hecho de que el sector ‘bio’ se encuentra en un momento de gran expansión. Es un buen...

Envie su Comentario
SU NOMBRE:
SU E-MAIL:
SU COMENTARIO:
Especial residuos y reciclaje 2017/2018
COPYRIGHT © Grupo ECOticias SL TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS