La energía eólica ahorra agua

La energía eólica ahorra agua

La escasez de agua es hoy uno de los problemas más acuciantes en muchas partes del mundo sin que en los países desarrollados le demos la importancia que le corresponde. De ahí que sea fundamental concienciarnos de todas las maneras que existen para ahorrar un bien tan preciado. La energía eólica es una de ellas: utiliza menos agua que cualquier otra tecnología de generación de energía.

Mientras que los combustibles fósiles convencionales y las plantas de energía nuclear usan el agua para el enfriamiento y la condensación del vapor que mueve las turbinas, la generación de energía eólica no requiere prácticamente agua. Como resultado, la eólica puede ahorrar más de 1.500 litros de agua por MWh de electricidad producido.

Gracias a los 48 TWh de electricidad que se generaron el año pasado por la fuerza del viento, no fue necesario utilizar agua para enfriar las centrales térmicas que se hubieran utilizado en su lugar. Según el Laboratorio Nacional de Energías Renovables de EEUU, para generar un kWh de electricidad en una central térmica convencional se necesita extraer 53 litros de agua de un río u otra superficie de agua, de los cuales 1,5 litros se consumen, es decir, no se devuelven a estas fuentes y por lo tanto no están disponibles para otros usos o para la sostenibilidad de los ríos. Si aplicamos esta cifra a la electricidad generada con el viento en nuestro país nos daría la importante cifra de 72 Hm3 de agua.

Así que vamos a recordar las tres razones por las que a partir de los años 90 se empezó a promover la eólica y le vamos a sumar una cuarta:

  • Para reducir la dependencia energética, que desvía recursos económicos hacía los países productores de combustibles fósiles, imposibilitando su uso en crear prosperidad y empleo en nuestro país. Ahorro en importaciones entre 2.000 y 3.000 millones de euros anuales dependiendo de los precios internacionales de los combustibles fósiles.
  • Para mitigar los efectos del cambio climático, causado principalmente por el CO2 que contienen los combustibles fósiles, y no traspasar el umbral de 2ºC de aumento de temperatura global que nos llevaría a escenarios climáticos muy perjudiciales para todo el planeta. También reducir la contaminación convencional local. Ahorra entre 20 y 22 millones de toneladas de CO2 anuales por un valor entre 100 y 154 millones de Euros dependiendo del valor del coste de la tonelada de CO2 en la UE.
  • Para reducir la utilización de recursos finitos y dejar a futuras generaciones un planeta que les permita también a ellas un desarrollo sostenible.
  • La generación de energía eólica no sólo conserva el agua sino que puede ayudar a aliviar la escasez de este recurso. El valor económico de esa agua, siendo el coste medio en España, según el INE, de 1,89 €/m3 es de 136 M €.

En el Día Mundial del Agua, apostemos por la eólica.

Mientras que los combustibles fósiles convencionales y las plantas de energía nuclear usan el agua para el enfriamiento y la condensación del vapor que mueve las turbinas, la generación de energía eólica no requiere prácticamente agua. Como resultado, la eólica puede ahorrar más de 1.500 litros de agua por MWh de electricidad producido.

Comparte esta noticia!

Empresas andaluzas de energías renovables se rebelan contra la injusta...

Empresas andaluzas de energías renovables se rebelan contra la injusta subasta renovable

Teknia apuesta por las energías renovables para el suministro...

Teknia apuesta por las energías renovables para el suministro eléctrico de sus siete plantas españolas