¿Conoces a SunFields?

¿Conoces a SunFields?

Sunfields es un proveedor de equipos fotovoltaicos desde el año 2007, ha cubierto el suministro de proyectos solares en casi todo los continentes, lo que le ha aportado una extensa experiencia en la evaluación de calidad de los productos que trabajan.

Seguir leyendo
publicidad kit media
  1. Portada
  2. >
  3. Medio Ambiente

Sequía: ¿Se podría haber evitado?

Estamos en un país con un tercio del territorio amenazado por la desertificación y donde las previsiones de impactos por el cambio climático son de las más preocupantes y severas del continente. De hecho, un 75% del territorio se encuentra en zonas susceptibles de sufrir desertificación.
Enviado por:



Fecha de publicació: 10/11/2017, 12:42 h | (557) veces leída
La sequía, o al menos sus efectos, se podrían evitar en gran medida si la gestión de nuestros recursos hídricos se hiciera de otra forma. Por ejemplo, hacerlo cuando tenemos agua, y no cuando han saltado todas las alertas, parece lo lógico. El problema es que seguimos manejando estos periodos secos con políticas propias del siglo pasado, donde la oferta de agua, por descabellada que sea, ha sido cubierta.
Estamos en un país con un tercio del territorio amenazado por la desertificación y donde las previsiones de impactos por el cambio climático son de las más preocupantes y severas del continente. De hecho, un 75% del territorio se encuentra en zonas susceptibles de sufrir desertificación. Sin embargo, la política agraria ha apostado por una agricultura de regadío sobredimensionada y no adaptada al clima mediterráneo que consume el 84,3% del agua, según los últimos datos del INE (2015). El resto, un 15,7% se lo reparten el abastecimiento y los usos industriales.
Cultivos tradicionalmente de secano (como olivar, almendros o la vid) se han convertido ahora en inmensos consumidores de agua. Y a estos hay que sumar otros nuevos, como el maíz o la alfalfa, que requieren altas y continuas dotaciones de agua. Y ahora nos encontramos evidentemente con los ríos y los embalses secos, justo cuando más se necesita el agua. ¿Previsión? ¡Ninguna!
Y así, hemos llegamos al mes de noviembre con unas reservas de agua embalsada (en superficie) del 37% y bajando. Hay que recordar que la primavera y el otoño son los periodos húmedos en la península ibérica y donde más precipitaciones recibe. De momento la primavera ha sido la más seca desde 1965, un 23% por debajo de la media, según la Agencia Estatal de Meteorología. Y las previsiones para el otoño tampoco son demasiado buenas en cuanto a lluvias y nieves.
Pero podemos estar tranquilas con la actual sequía. Los políticos están aquí para salvarnos. El Gobierno pretende establecer un consenso estatal en materia hídrica con su nuevo “Pacto nacional por el agua”. Asistimos a “más de lo mismo”. Se usará la sequía para justificar la construcción de más embalses, trasvases e infraestructuras que nos han llevado a estar como estamos, sin agua.
A cambio se seguirá incrementando la presión sobre los ecosistemas acuáticos (ya heridos de muerte) y se continuará con las excepciones a la Directiva Marco del Agua, cuyo objetivo fundamental es la protección y conservación de la calidad ambiental de todas las aguas (ríos, acuíferos, humedales, lagos y aguas costeras) con el fin de garantizar los usos sostenibles del agua a medio y largo plazo.
Tener unos ríos y unos acuíferos en buen estado nos asegura el abastecimiento y el riego en épocas de sequía, además de preservar los ecosistemas asociados que nos ayudan también a tener agua limpia disponible. Podemos asegurar entonces que las sequías, además de meteorológicas, son responsabilidad de una mala gestión política.

La sequía, o al menos sus efectos, se podrían evitar en gran medida si la gestión de nuestros recursos hídricos se hiciera de otra forma. Por ejemplo, hacerlo cuando tenemos agua, y no cuando han saltado todas las alertas, parece lo lógico. El problema es que seguimos manejando estos periodos secos con políticas propias del siglo pasado, donde la oferta de agua, por descabellada que sea, ha sido cubierta.

Estamos en un país con un tercio del territorio amenazado por la desertificación y donde las previsiones de impactos por el cambio climático son de las más preocupantes y severas del continente. De hecho, un 75% del territorio se encuentra en zonas susceptibles de sufrir desertificación. Sin embargo, la política agraria ha apostado por una agricultura de regadío sobredimensionada y no adaptada al clima mediterráneo que consume el 84,3% del agua, según los últimos datos del INE (2015). El resto, un 15,7% se lo reparten el abastecimiento y los usos industriales.

Cultivos tradicionalmente de secano (como olivar, almendros o la vid) se han convertido ahora en inmensos consumidores de agua. Y a estos hay que sumar otros nuevos, como el maíz o la alfalfa, que requieren altas y continuas dotaciones de agua. Y ahora nos encontramos evidentemente con los ríos y los embalses secos, justo cuando más se necesita el agua. ¿Previsión? ¡Ninguna!

Y así, hemos llegamos al mes de noviembre con unas reservas de agua embalsada (en superficie) del 37% y bajando. Hay que recordar que la primavera y el otoño son los periodos húmedos en la península ibérica y donde más precipitaciones recibe. De momento la primavera ha sido la más seca desde 1965, un 23% por debajo de la media, según la Agencia Estatal de Meteorología. Y las previsiones para el otoño tampoco son demasiado buenas en cuanto a lluvias y nieves.

Pero podemos estar tranquilas con la actual sequía. Los políticos están aquí para salvarnos. El Gobierno pretende establecer un consenso estatal en materia hídrica con su nuevo “Pacto nacional por el agua”. Asistimos a “más de lo mismo”. Se usará la sequía para justificar la construcción de más embalses, trasvases e infraestructuras que nos han llevado a estar como estamos, sin agua.

A cambio se seguirá incrementando la presión sobre los ecosistemas acuáticos (ya heridos de muerte) y se continuará con las excepciones a la Directiva Marco del Agua, cuyo objetivo fundamental es la protección y conservación de la calidad ambiental de todas las aguas (ríos, acuíferos, humedales, lagos y aguas costeras) con el fin de garantizar los usos sostenibles del agua a medio y largo plazo.

Tener unos ríos y unos acuíferos en buen estado nos asegura el abastecimiento y el riego en épocas de sequía, además de preservar los ecosistemas asociados que nos ayudan también a tener agua limpia disponible. Podemos asegurar entonces que las sequías, además de meteorológicas, son responsabilidad de una mala gestión política.


Fuente original: www.greenpeace.org




También te puede interesar:

'Ecobolas' para reforestar la zona del incendio de Doñana

'Ecobolas' para reforestar la zona del incendio de Doñana
Ecologistas en Acción lanzará este sábado 'ecobolas' de semillas para apoyar la reforestación en la zona afectada por el importante incendio de este verano en el entorno de Doñana, según ha informado la organización en una nota de prensa. Así, lanzará con tirachinas 'ecobolas' de semillas y sembrará bellotas de alcornoque para apoyar la reforestación de las zonas afectadas por el incendio de 2017. En concreto,...

Seguir leyendo

Carlos Bardem traslada esperanza sobre el Ártico y el océano Antártico

Carlos Bardem traslada esperanza sobre el Ártico y el océano Antártico
Blog escrito por Carlos Bardem, actor y embajador de las campañas de Greenpeace para proteger el Ártico y el océano Antártico. En agosto de 2014, Alberto Ammann, Álvaro Longoria y yo tuvimos el honor de formar parte de la campaña Save the Arctic. Los amigos de Greenpeace nos invitaron a embarcarnos en el barco Esperanza y navegar hacia el norte desde las islas Svalbard, cruzar los hielos flotantes y llegar al...

Seguir leyendo

No te pierdas estos videos:

“ECOticias se hace eco de la solicitud del famoso y controvertido presentador español, que ha realizado un video en el cual demuestra la realidad...

Esta plataforma, que representa un punto de encuentro entre el negocio y los consumidores, está pensada para que cualquier tipo de comercio de proximidad...

Envie su Comentario
SU NOMBRE:
SU E-MAIL:
SU COMENTARIO:
Especial residuos y reciclaje 2017/2018
COPYRIGHT © Grupo ECOticias SL TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS