¿Conoces a SunFields?

¿Conoces a SunFields?

Sunfields es un proveedor de equipos fotovoltaicos desde el año 2007, ha cubierto el suministro de proyectos solares en casi todo los continentes, lo que le ha aportado una extensa experiencia en la evaluación de calidad de los productos que trabajan.

Seguir leyendo
publicidad kit media
  1. Portada
  2. >
  3. Naturaleza

Los residuos plásticos diezman la población de tortugas

El Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia estima que 1,5 millones de aves, peces, ballenas y tortugas mueren al año debido a la  contaminación marina. Sólo en el Pacífico Norte, se calcula que el 30% de los peces han ingerido plástico en su ciclo de vida con efectos devastadores para su crecimiento y desarrollo.
Enviado por:



Fecha de publicació: 09/01/2018, 13:00 h | (77) veces leída
Los residuos plásticos constituyen uno de los principales focos de contaminación de nuestros mares, provocando serias alteraciones en los ecosistemas, el turismo, la navegación, la pesca y la fauna marina. De continuar con las malas prácticas de las que la humanidad ha hecho gala hasta el momento, los expertos vaticinan que, en el año 2050, habrá más plásticos que peces en los océanos.
Los animales son algunas de las principales víctimas de esta dantesca situación, toda vez que el plástico siega la vida de un millón de aves marinas y más de 100.000 mamíferos marinos y tortugas cada año. En el caso de estas últimas, y según un estudio internacional, unos mil ejemplares quedan atrapados en residuos y acaban muriendo debido a la ingesta de fragmentos de plásticos y bolsas, que confunden con medusas, una de sus presas habituales. Y las que son capaces de sobrevivir, sufren graves heridas, ulceraciones, hemorragias, oclusiones intestinales y mutilaciones, circunstancias que las lleva a una muerte agónica.
El Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia estima que 1,5 millones de aves, peces, ballenas y tortugas mueren al año debido a la contaminación marina. Sólo en el Pacífico Norte, se calcula que el 30% de los peces han ingerido plástico en su ciclo de vida con efectos devastadores para su crecimiento y desarrollo.
“GOLFINA”, LA ESPECIE MÁS VULNERABLE
Brendan Godley, director del Centro de Ecología y Conservación de la Universidad de Exeter (Reino Unido) y principal autor de un estudio publicado en la revista Endangered Species Research, así lo acredita. El trabajo realizado evidencia que el 91% de las tortugas encontradas en las playas del Atlántico, Pacífico, Índico, Caribe y Mediterráneo estaban muertas al haber quedado atrapadas en redes de pesca abandonadas y distintos tipos de plásticos, procedentes en su mayoría del ámbito terrestre. La cantidad asciende a un millar de ejemplares, siendo el impacto superior en el caso de las crías y los más jóvenes.
A través de entrevistas realizadas a más de cien expertos que rescataron y rehabilitaron tortugas varadas en 43 países, se ha podido constatar que la basura marina constituye una verdadera amenaza para estas especies.
El impacto es todavía mayor en el caso de las tortugas jóvenes, ya que viajan en las corrientes oceánicas a zonas en las que se concentra mayor cantidad de residuos flotantes, que actúan a modo de trampas. No obstante, también es cierto que estos galápagos se acostumbran a convivir con la basura, pudiendo permanecer en esta situación durante años.
De las seis especies de tortugas encontradas, la conocida como “golfina” es la que tiene mayor probabilidad de quedar enredada debido a su forma de anidar y a las zonas en las que se alimenta.
Se asegura incluso que la amenaza representada por los desechos plásticos llega a ser incluso superior a la de los vertidos de petróleo, por lo que urge acabar con las malas prácticas de usar y tirar, y optar por materiales biodegradables, más respetuosos con el medio ambiente y la salud.
“MARES LIMPIOS”, EN LA LUCHA
A través de numerosas campañas se intenta revertir esta situación. “Mares Limpios”, promovida por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y a la que España se ha adherido, junto con una treintena de países, es una de ellas. En el marco de esta iniciativa, se pide a los gobiernos que promuevan, a través de medidas legislativas y acciones sociales, formas de producir y consumir más sostenibles, abandonando el modo de vida lineal y transitando hacia uno circular en el que prime el máximo aprovechamiento de los productos y la disminución de los residuos.
En este marco, cabe recordar que 8,8 millones de toneladas de plásticos son vertidas anualmente al mar, lo que equivale a un camión de basura por minuto.

Los residuos plásticos constituyen uno de los principales focos de contaminación de nuestros mares, provocando serias alteraciones en los ecosistemas, el turismo, la navegación, la pesca y la fauna marina. De continuar con las malas prácticas de las que la humanidad ha hecho gala hasta el momento, los expertos vaticinan que, en el año 2050, habrá más plásticos que peces en los océanos.

Los animales son algunas de las principales víctimas de esta dantesca situación, toda vez que el plástico siega la vida de un millón de aves marinas y más de 100.000 mamíferos marinos y tortugas cada año. En el caso de estas últimas, y según un estudio internacional, unos mil ejemplares quedan atrapados en residuos y acaban muriendo debido a la ingesta de fragmentos de plásticos y bolsas, que confunden con medusas, una de sus presas habituales. Y las que son capaces de sobrevivir, sufren graves heridas, ulceraciones, hemorragias, oclusiones intestinales y mutilaciones, circunstancias que las lleva a una muerte agónica.

El Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) de Francia estima que 1,5 millones de aves, peces, ballenas y tortugas mueren al año debido a la contaminación marina. Sólo en el Pacífico Norte, se calcula que el 30% de los peces han ingerido plástico en su ciclo de vida con efectos devastadores para su crecimiento y desarrollo.

“GOLFINA”, LA ESPECIE MÁS VULNERABLE

Brendan Godley, director del Centro de Ecología y Conservación de la Universidad de Exeter (Reino Unido) y principal autor de un estudio publicado en la revista Endangered Species Research, así lo acredita. El trabajo realizado evidencia que el 91% de las tortugas encontradas en las playas del Atlántico, Pacífico, Índico, Caribe y Mediterráneo estaban muertas al haber quedado atrapadas en redes de pesca abandonadas y distintos tipos de plásticos, procedentes en su mayoría del ámbito terrestre. La cantidad asciende a un millar de ejemplares, siendo el impacto superior en el caso de las crías y los más jóvenes.

A través de entrevistas realizadas a más de cien expertos que rescataron y rehabilitaron tortugas varadas en 43 países, se ha podido constatar que la basura marina constituye una verdadera amenaza para estas especies.

El impacto es todavía mayor en el caso de las tortugas jóvenes, ya que viajan en las corrientes oceánicas a zonas en las que se concentra mayor cantidad de residuos flotantes, que actúan a modo de trampas. No obstante, también es cierto que estos galápagos se acostumbran a convivir con la basura, pudiendo permanecer en esta situación durante años.

De las seis especies de tortugas encontradas, la conocida como “golfina” es la que tiene mayor probabilidad de quedar enredada debido a su forma de anidar y a las zonas en las que se alimenta.

Se asegura incluso que la amenaza representada por los desechos plásticos llega a ser incluso superior a la de los vertidos de petróleo, por lo que urge acabar con las malas prácticas de usar y tirar, y optar por materiales biodegradables, más respetuosos con el medio ambiente y la salud.

“MARES LIMPIOS”, EN LA LUCHA

A través de numerosas campañas se intenta revertir esta situación. “Mares Limpios”, promovida por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), y a la que España se ha adherido, junto con una treintena de países, es una de ellas. En el marco de esta iniciativa, se pide a los gobiernos que promuevan, a través de medidas legislativas y acciones sociales, formas de producir y consumir más sostenibles, abandonando el modo de vida lineal y transitando hacia uno circular en el que prime el máximo aprovechamiento de los productos y la disminución de los residuos.

En este marco, cabe recordar que 8,8 millones de toneladas de plásticos son vertidas anualmente al mar, lo que equivale a un camión de basura por minuto.


Fuente original: www.sogama.gal




También te puede interesar:

Canarias. Ben Magec alerta sobre los peligros de las especies invasoras

Canarias. Ben Magec alerta sobre los peligros de las especies invasoras
Ben Magec alerta a las instituciones canarias de los peligros de las especies exóticas invasoras Ben Magec-Ecologistas en Acción remite un escrito a los siete Cabildos y al Gobierno de Canarias advirtiendo de la amenaza que suponen las especies exóticas invasoras para la biodiversidad autóctona canaria. En el escrito resaltan los problemas generados por estas especies y solicitan que “se le dé la...

Seguir leyendo

Utilizar primates en películas y series dice mucho de la peor versión del ser humano

Utilizar primates en películas y series dice mucho de la peor versión del ser humano
La ONG 'Neotropical Primate Conservation' ha reclamado educar a las audiencias y a la industria del cine para evitar usar 'actores' primates en películas y series, por considerarlo poco ético. El portavoz de esta entidad, Brooke C. Aldrich, destaca las serias preocupaciones sobre las implicaciones más amplias del uso de "actores" primates en el cine, incluida la trivialización de sus necesidades de...

Seguir leyendo

No te pierdas estos videos:

“ECOticias se hace eco de la solicitud del famoso y controvertido presentador español, que ha realizado un video en el cual demuestra la realidad...

Esta plataforma, que representa un punto de encuentro entre el negocio y los consumidores, está pensada para que cualquier tipo de comercio de proximidad...

Envie su Comentario
SU NOMBRE:
SU E-MAIL:
SU COMENTARIO:
Especial residuos y reciclaje 2017/2018
COPYRIGHT © Grupo ECOticias SL TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS