Cambio climático sin indignación

  • Los efectos más graves del cambio climático no se corresponden con un lejano escenario, situado en el brumoso futuro de nuestros nietos. Un estudio del que se hace eco Reuters explica que el incremento de más de dos grados centígrados que descontrolará definitivamente el clima dentro de nuestro ciclo vital. Las consecuencias más dramáticas del cambio climático las sufriremos, por lo tanto, conjugando el presente. La Agencia Internacional de la Energía fija el 2017 como la fecha límite para acotar el incremento térmico en niveles 'no irreversible'. Tenemos cinco años para hacer el trabajo, explica esta noticia de El País. ¿Respiramos tranquilos?

Comparte esta noticia!

No exactamente. Las negociaciones internacionales para acordar una estrategia coordinada para hacer frente al reto se mueven a un ritmo exasperantemente lento, siguiendo un camino que desde lejos, se presenta inexplicable y que a veces parece orquestado por un kafkianismo militante. El eurodiputado Raül Romeva habla de ello en este apunte en su blog: "Durban merece más atención de la que está recibiendo ". Durban es la nueva cita internacional que, en clave política, debe establecer el pacto internacional que sustituya al Protocolo de Kioto, el primer periodo del cual llega al final del año próximo.

Durban merece más atención, sí, porque lo que tratará tiene - o debería tener, mejor dicho - una gran trascendencia. Y este es el problema, precisamente. No es que lo que se trata en este tipo de cumbres no tenga importancia, es que tiene tanta, que las presiones para evitar acuerdos vinculantes de peso son monstruosas. La reciente crisis financiera global ha abierto la puerta a una nueva gobernanza (quizás lo que ha hecho, dirá el pesimista, es mostrar-la con sus trajes auténticos). En todo caso, me parece que entre las muchas cosas que hoy vemos amenazadas también están los espacios de concierto internacional que, aunque precarios y con frecuencia poco eficientes, iban perfilando otra manera de hacer las cosas.

El primer ministro británico David Cameron confirmó recientemente que tiene cosas mejores en hacer y que no asistirá a la Cumbre de Río +20, un encuentro internacional de un altísimo valor simbólico y que está programado para el 2012. Prefiere asistir a una celebración de la Commonwealth, espacio de influencia cultural y económica que hay que preservar como sea. Ya no nos queda ni la vacía gestualidad de las buenas palabras ...

Estos días, Al Gore presenta Our Choice, su nueva obra, como una aplicación de Ipad; una nueva manera de leer un libro, dice el ex vicepresidente de EEUU. Satisfecho, explica en el prólogo-vídeo del libro / web: "podrás leer, activar infografías, ver vídeos y escuchar cortes de voz." Bien. Muy interesante. Gore sigue siendo un perspicaz vendedor y con toda la buena intención nos vuelve advertir de los peligros del cambio climático. Es cosa nuestra (Our Choice), dice. ¿De quién?

En su país, el movimiento Occupy Wall Street ha removido a fondo los referentes de la ciudadanía más comprometida: es muy oportuno el análisis de Paul Krugman, Nobel de Economía y también la reflexión de la gurú altermundialista Naomi Klein; y es significativo, por último, que ni Gore ni sus planteamientos apenas han encontrado lugar bajo las tiendas de la protesta.

La sostenibilidad es un valor de fondo en el movimiento de los indignados en todo el mundo, de acuerdo, pero de momento tiene la forma de off topic. La regulación de los mercados y la justicia social centran la mayor parte de proclamas. De hecho, están en el corazón de la misma definición de sostenibilidad, triángulo que liga entorno, economía y equidad.

PUBLICIDAD

Pero, ¿y las urgencias del cambio climático? Deben aflorar con fuerza en un movimiento que ha crecido como forma de legítima y necesaria reacción, pero que debe encontrar nuevos interlocutores y que debe saber definir una agenda política consistente, perdurable y aplicable.

¿Llegaremos a tiempo?

http://www.sostenible.cat/

Comentario/s

Deja tu comentario