Innovación en España se aleja de los progresos europeos

  • De los 28 países que componen la UE, España ocupa el puesto número 20 en lo que se refiere a innovaciones, por lo que no solo se haya a la cola del resto de naciones lideradas por Suecia, sino que ni siquiera se acerca a la media europea.

Comparte esta noticia!

Muy abajo en la lista de innovadores

Tras la reciente publicación de los indicadores de innovación del presente año, por parte de las autoridades pertinentes de la Unión Europea, el lugar ocupado por nuestro país en el cuadro representativo es desalentador, como poco.

No solamente estamos en el Nº 20 del ranking (cayendo un puesto del año pasado a este), sino que cuando la media del llamado “índice sintético de innovación” para la mayoría de los países está en un 0,521, la nuestra es de apenas 0,361, que comparada con la del líder Suecia de 0.703, da la pauta de la mediocridad del nivel de innovación español.

El cálculo de este índice se realiza tomando en cuenta una serie de parámetros (en realidad se trata de 25 sub indicadores) tales como la protección de la propiedad intelectual, la excelencia exigida en los sistemas de investigación, la transferencia de tecnología, los recursos humanos, la financiación y el emprendimiento.

Por ende el mencionado índice toma en cuenta mucho más que la simple innovación, sino que valora si un país se preocupa de invertir en este ámbito, de qué manera lo hace, si fomenta el emprendimiento y qué tanto cuida de sus recursos humanos.

PUBLICIDAD

Tras Suecia se sitúan Dinamarca, Finlandia, los alemanes y Países Bajos, lo cual no fue en absoluto un sorpresa, en cambio el posicionamiento de Letonia, Malta y Lituania como los que más rápidamente progresan, sí que ha causado gran interés entre el resto de naciones de la UE.

Comparativamente con otras regiones del mundo, la UE ha adelantado a EEUU y a Japón, pero se ha quedado rezagada frente a Corea del Sur, que ha tenido un excelente rendimiento en los últimos años. China sigue mejorando sus resultados en innovación a un ritmo acelerado (casi 5 veces mayor que los de la UE).

PUBLICIDAD

España retrocede mientras el resto progresa

La media del “Índice Sintético de Innovación” europeo  en 2008 estaba en los 0,495 y el de nuestro país era de 0.381. Pero en 2015 la de la UE se había elevado a 0,521 y la española sufrió una baja de 20 milésimas, con lo cual mientras la mayoría de nuestros socios progresa, España no hace más que ir hacia atrás.

PUBLICIDAD

La causa más importante de esta baja y de la lamentable posición en que se encuentra nuestro país respecto a las innovaciones en la UE, está sin dudas en la “fuga de cerebros” masiva que estamos experimentando, por culpa de la falta de puestos de trabajo idóneos y de presupuestos para investigación.

En determinados parámetros como son las solicitudes de patentes o el gasto privado en I + D, los indicadores son muchísimo menores que los del resto. Pero la peor marca española está en que prácticamente han desaparecido los beneficios que se obtienen por patentes licenciadas en otros países.

Sin embargo en otros como la cantidad de ciudadanos con estudios superiores, las co-publicaciones científicas a nivel internacional, la creación de “marcas comunitarias” y la venta de servicios y de productos innovadores, nuestro país destaca y puntúa muy bien.

PUBLICIDAD

Estos datos se explican porque los científicos españoles que tiene grandes ideas que no pueden llevar a cabo en nuestro país, terminan poniendo su ingenio, intelecto y enorme capacidad de superación “a sueldo” de otras naciones con más amplitud de miras que las que tiene su propio país o colaborando con los científicos de otras naciones para lograr sus objetivos.

PUBLICIDAD

La excepción innovadora: el País Vasco

Además de un ranquin de quienes son los países que destacan en cuanto a innovación, la UE se ocupó de investigar por regiones y como era de esperar las 36 que más han innovado están repartidas entre los 7 países que encabezan la lista y se nota una clara vinculación entre los rendimientos nacionales y los regionales.

PUBLICIDAD

En nuestro país la única región que destaca es el País Vasco, que en comparación con la calificación dada a España de “innovador moderado” ha merecido la de “Innovadora fuerte”, gracias a su gran número de ciudadanos que cuentan con educación superior, al progreso de sus pymes y al fuerte apoyo empresarial a los trabajadores con estudios e idoneidad.

Aprendiendo de los vecinos

En realidad si nuestro país se interesara por aprender del resto de los países de la UE, casi todos serían capaces de aportar ejemplos a seguir, empezando por Suecia quienes destacan en la mayoría de los aspectos, pero descollan en investigación académica.

Junto con Reino Unido y Países Bajos otra de las iniciativas que los distinguen y que España podría imitar, es la colaboración estrecha que existe entre los científicos nacionales y los de los demás países, fomentado y apoyado por las autoridades y las empresas privadas, con el fin de intercambiar información y colaborar en diversos proyectos, los resultados son muy satisfactorios y de gran calidad.

En cuanto a la inversión en I + D a nivel empresarial, Alemania es quien lleva la delantera, pero le siguen Estonia, Austria y los finlandeses, quienes no solo se preocupan por invertir en la innovación directamente relacionada con la I + D, sino que también lo hacen en los aspectos indirectos, como es la maquinaria y/o el equipamiento de última generación.

Bélgica y Dinamarca son líderes en Innovación Abierta, por lo que fomentan la cooperación entre las empresas privadas y las públicas y/o entre las grandes organizaciones y las pequeñas Startups, con el fin de crecer, innovar y mejorar en conjunto.

El manejo irlandés de las Pymes es un ejemplo que España debería tener en cuenta, ya que han demostrado que son capaces de innovar fuertemente y de hecho en Irlanda las pymes son la mayor fuente de innovación y de empleos.

Comentario/s

Deja tu comentario