El Ártico va de mal en peor

El Ártico va de mal en peor

El hielo sigue mermando

El análisis de los datos de los satélites realizado por el NSIDC y la NASA demostró que, en la actualidad la superficie del Ártico es de 1,58 millones de kilómetros2. Esta es la mínima cantidad de hielo marino registrada este año y la octava más baja, desde que comenzó a monitorizarse en 1978.

El hielo marino del Ártico, es decir la capa de agua de mar congelada, que cubre una gran parte del Océano Ártico y de los mares vecinos, es conocida por ser algo así como el cómo el acondicionador de aire del planeta, puesto que la blancura de su superficie devuelve la energía solar al espacio, enfriando la Tierra.

 

El casquete marino de hielo cambia con las estaciones: crece en otoño e invierno y disminuye en primavera y verano. Su extensión mínima estival, que ocurre típicamente en el mes de septiembre, ha estado menguando progresivamente desde 1970, debido al Calentamiento Global.

Este año, las temperaturas del Ártico han sido relativamente más frías, que el promedio de algunas regiones vecinas. Aun así, la extensión mínima de hielo marino de 1,58 millones de kilómetros2, se encuentra nuevamente por debajo del promedio mínimo, del período comprendido entre 1981 y 2010.

“El hielo marino del Ártico parece haber alcanzado su extensión mínima anual, el 13/9, según informaron la NASA y el NSIDC (Centro Nacional de Datos sobre la Nieve y el Hielo) de la Universidad de Colorado, en los EEUU.” 

 

Claire Parkinson, una climatóloga de la NASA, que trabaja en el Centro Goddard de Vuelos Espaciales, explico que la cantidad de hielo que resta cada año al final del verano, depende del estado de la capa de hielo a principios del mismo y de las condiciones climáticas que la afecten y si bien no ha sido un verano tan caluroso, la capa de hielo es menor, porque las condiciones del mismo son cada vez peores.

En 2007, 2012 y 2016 se registraron las peores marcas, puesto que fuertes tormentas asolaron al Ártico en verano y aceleraron su derretimiento. Las condiciones meteorológicas contribuyen a la reducción de la cobertura helada, pero el estado previo del hielo resulta fundamental. Hace tres décadas, la capa era mucho más gruesa y resistía mejor los cambios del clima.

 

¿Y la Antártida también?

La Antártida, situada exactamente al otro lado del planeta, está experimentando su máximo nivel anual de hielo marino y se espera que los resultados de su medición sean tan deprimentes como los del Ártico, dado que su cobertura también está decreciendo, aunque los pronósticos basados en proyecciones climáticas señalaban lo contrario.

 

Parkinson explicó que el Ártico está derritiéndose cada vez más, desde hace más de tres décadas, mientras que el decrecimiento del hielo antártico es mucho más reciente, pero igualmente preocupante. También aclaró que, aún es demasiado pronto para determinar que la inversión del hielo antártico comprobada en los últimos dos años es permanente.

En definitiva, desde que se lleva un registro satelital del crecimiento y decrecimiento de los hielos polares, se ha comprobado que la Tierra a nivel mundial ha estado perdiendo hielo marino desde el final de la década de los 70 y no hay indicios de que esta tendencia vaya a revertirse.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM

Comparte esta noticia!

España recaudó un 5,4% por impuestos medioambientales en 2016

España recaudó un 5,4% por impuestos medioambientales en 2016

Festival de Cine Medioambiental de Canarias

Festival de Cine Medioambiental de Canarias