Noticias de Ecología en tu email

Recibe cada día las noticias más relevantes directamente en tu email.

CERRAR

Ecologia, Medio Ambiente y Energias Renovables

ecoticias en el mundo
foro de medio ambiente
Una innovadora técnica forense ayuda a rastrear el marfil ilegal
Casi 25 años después de la prohibición internacional sobre el marfil, los elefantes africanos están siendo masacrados a un ritmo que podría llevar a su extinción a lo largo de este siglo.
Enviado por: ECOticias.com / Red / Agencias, 03/07/2013, 10:01 h | (364) veces leída

Un nuevo método para fechar los colmillos de elefantes, que se describe en el último número de la revista de 'Proceedings of the National Academy of Sciences', podría ayudar a cumplir la prohibición internacional sobre el tráfico de marfil y salvar al elefante africano del exterminio, según los investigadores. El método también puede aplicarse a los rinocerontes en peligro de extinción y otras especies silvestres.

   Casi 25 años después de la prohibición internacional sobre el marfil, los elefantes africanos están siendo masacrados a un ritmo que podría llevar a su extinción a lo largo de este siglo. Al permitir que el comercio de marfil adquirido antes de 1989 continuara, se dificulta hacer cumplir la ley por el hecho de tener que distinguir entre el marfil legal y los saqueos.

   "Hemos desarrollado una herramienta que nos permite determinar la edad de un colmillo o una pieza de marfil, y esto nos dice si fue adquirido legalmente", resaltó el autor principal del estudio, Kevin Uno, investigador postdoctoral en el Observatorio de la Tierra Doherty de la Universidad de Columbia Lamont. "Nuestro método de datación está al alcance de las fuerzas del Gobierno y la ley y puede ayudar a combatir la caza furtiva y las crisis comerciales ilegales", añade.

   Los colmillos de elefantes crecen anillo por anillo, donde se graban las plantas que los animales comían. Los colmillos del elefante, resulta que también registran la cantidad de carbono radiactivo en el aire, dando a los científicos un marcador de tiempo de todas las comidas.

   Durante la fotosíntesis, las plantas absorben radiocarbono puesto en el aire por las pruebas nucleares en los años 1950 y 1960. El radiocarbono se desplaza hacia arriba en la cadena alimentaria, encontrando su camino en las uñas de las manos, el pelo, los dientes y los colmillos de animales.

   Mediante la comparación de los niveles de radiocarbono en los tejidos frente a la "curva de bomba" fluctuante de radiocarbono en la atmósfera, los científicos forenses pueden determinar con precisión cuándo se formaron los tejidos, y en algunos casos, cuando murió el animal murió. El método funciona para el tejido formado a partir de alrededor de 1955 hasta que la curva de bomba, o la concentración de isótopos de carbono 14 en la atmósfera, llega a los niveles de base, entre 10 a 15 años a partir de ahora.

   Con la ayuda del 'Salt Lake City Zoo', en Utah, Estados Unidos, y varias agencias en Kenia, los investigadores tuvieron acceso a los colmillos de dos elefantes: Misha, sacrificado en el Hogle Zoo de Utah, en 2008, y Amina, que murió naturalmente en el de 'Kenia Samburu National Preserve', en 2006. El coautor del estudio Thure Cerling, geoquímico de la Universidad de Utah, leyó sobre la muerte de Misha en el periódico local y de inmediato llamó al zoológico.

  "Nos dijeron, podemos trabajar con usted porque no lo hemos enterrado todavía", dijo. En el laboratorio, los investigadores midieron los niveles de radiocarbono en la base de cada colmillo para calcular de forma independiente cuándo murieron los elefantes. Pruebas similares se realizaron en el pelo de un mono, un hipopótamo, caninos, gacelas oryx y de la cola del elefante para verificar que el método funcionó a través de los tejidos de diferentes edades.

   Dos pasos son clave para obtener las edades precisas. Los investigadores tomaron muestras de cada colmillo largo, a lo largo del anillo de crecimiento, y se utilizó la tecnología más avanzada, un espectrómetro de acelerador de masas, para medir el radiocarbono. Además, el estudio calcula las tasas de crecimiento de los dientes, que se pueden aplicar a los dientes de elefantes en el registro fósil para entender cómo afectó el clima y la vegetación variada en África cuando los humanos estaban evolucionando.

   En otras aplicaciones de medicina forense para la vida silvestre, la técnica se puede aplicar a los cuernos de rinoceronte, que se buscan intensamente después por sus conocidos beneficios medicinales. El método de los investigadores complementa una herramienta forense desarrollada en la Universidad del Centro de Washington para la Biología de la Conservación que permite a los expertos realizar un seguimiento de decomisos de marfil hasta llegar a su fuente.

   En un estudio realizado en 2004, el director del centro, Sam Wasser, trazó un mapa de las poblaciones de elefantes africanos sobre la base de ADN de sus excrementos que, al compararla con una pieza de marfil confiscada, podría decirle a los investigadores donde se originó el marfil. La herramienta de ADN ha ayudado a la policía a identificar dónde están los elefantes cazados furtivamente y la nueva herramienta de radiocarbono les dice cuándo. "Es fiable nos puede decir si el marfil es legal o no", dijo Wasser, que no participó en el estudio.

30.000 ELEFANTES CAZADOS AL AÑO

   La caza furtiva del elefante se encuentra en su nivel más alto desde el comienzo de los registros en 2002, según un informe de 2012 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES). Más elefantes son sacrificados hoy en día, a un ritmo de 30.000 al año, que antes de la prohibición de 1989, según los expertos.

   La mayor parte del marfil ilegal deja África a través de Tanzania y Kenia y termina en Asia, donde se usa para tallar iconos religiosos, arte decorativo y sellos de firmas populares entre los chinos y los japoneses. Mientras que China importa el 70 por ciento del marfil de contrabando, el siguiente mercado más grande es Estados Unidos, donde el marfil se trabaja para las manijas de las pistolas y los cuchillos, explica Richard Ruggiero, experto del Servicio de Pesca y Vida Salvaje de Estados Unidos.

   Las incautaciones mundiales de marfil ilegal alcanzaron un nuevo récord en 2011, unas 86.000 libras (39.000 kilogramos), lo que equivale a cerca de 6.000 elefantes. "Con el aumento de la caza furtiva de manera exponencial debido a la explosión de la demanda estamos perdiendo terreno", dijo Ruggiero. Un kilogramo de marfil se vendía en 2004 por 200 dólares americanos (153 euros) pero para 2007 el preció ascendió a 850 dólares (652 euros) el kilo.

   La desaparición del elefante africano significará más que la pérdida de una criatura majestuosa, muy inteligente, según los ecologistas. Podría cambiar la estructura de las sabanas de África y las selvas tropicales. "Ellos son los arquitectos del medio ambiente --dijo Wasser--. Son los más importantes dispersores de semillas de árboles de la selva. Los bosques de África central son la segunda área más importante del mundo para la captura de dióxido de carbono y su almacenamiento".

ECOticias.com – ep




No te pierdas estos videos:

Diez estudios son los protagonistas de este vídeo realizado por la revista Nature. No son los más importantes del año, pero sí las...

La fuerza que trasmite Ángeles Parra, es la fuerza de lo femenino, de lo nutricio que hay en toda mujer que vive con libertad su esencia. Es una mujer...

noticias de innovacion y tecnolog�a
espacio de publicidad disponible
Envie su Comentario
SU NOMBRE:
SU E-MAIL:
SU COMENTARIO:
ecoticias en el mundo
COPYRIGHT © 2011   •    Jordi Company Armengol   •    TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS