No te pases con el consumo de magnesio

No te pases con el consumo de magnesio

Hoy en día los anuncios nos muestran la necesidad de consumir suplementos de magnesio pero, ¿hasta qué punto son necesarios?¿Están justificados? Realmente, salvo si existe una prescripción médica de por medio, no hay que tomarlos.

No obstante, el cuerpo humano lo emplea en multitud de funciones. Está implicado en más de 300 reacciones en el cuerpo, por ejemplo los músculos lo necesitan para contraerse, los nervios para enviar y recibir mensajes, hace que lata el corazón, y gracias a él se fortalece el sistema inmune.

En una entrevista con Infosalus, Francisco Botella Romero, vocal del área asistencial y de comunicación de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), explica primeramente que el magnesio es el "cuarto catión" (tras el calcio, el potasio y el sodio) más abundante en el organismo, y el segundo si se considera sólo el interior de las células.

"Es esencial para la función de cientos de enzimas, incluyendo aquellas que se encuentran relacionadas con la transferencia de energía (ATP) como la contracción muscular, la trasmisión de la señal de los nervios, y con cada paso relacionado con la replicación y trascripción del ADN. Del total, el 60% está localizado en el hueso, el 20% en el músculo, y otro 20% en otros tejidos", subraya el especialista, quien añade también que su regulación en el cuerpo depende del balance entre su absorción intestinal y su excreción renal.

Así las cosas, subraya que "no es necesario consumir suplementos de magnesio salvo en situaciones especiales", como por ejemplo en el caso de que a un paciente le hayan extirpado gran parte de su intestino, o bajo expresa prescripción médica. "El uso de suplementos de magnesio de forma indiscriminada puede traer consecuencias desagradables (diarrea) o, en determinados casos, poner en peligro la vida del paciente (caso de la insuficiencia renal)", advierte el especialista.

No obstante, el cuerpo humano lo emplea en multitud de funciones. Está implicado en más de 300 reacciones en el cuerpo, por ejemplo los músculos lo necesitan para contraerse, los nervios para enviar y recibir mensajes, hace que lata el corazón, y gracias a él se fortalece el sistema inmune.

Igualmente, el miembro de la SEEN sostiene además que el uso de suplementos nutricionales de magnesio no ha demostrado ningún beneficio sobre la función muscular, sobre las articulaciones o sobre el insomnio. "Las sales de magnesio tienen un efecto laxante (de ahí la fama de la famosa 'Agua de Carabaña' que tomaban nuestros abuelos cuando padecían estreñimiento). Sin embargo, el uso crónico de laxantes con magnesio, particularmente si hay alguna enfermedad renal, es una situación de particular riesgo que debe evitarse", sostiene.

CÓMO OBTENERLO DE FORMA NATURAL

Así las cosas, el doctor Botella enumera cuáles son las fuentes naturales ricas en magnesio, tales como los cereales, los frutos secos, las legumbres, el chocolate, los vegetales verdes, algunas carnes, el pescado y el marisco. "Hay que tener en cuenta que la mayor parte del magnesio contenido en los alimentos está en forma de sales hidrosolubles, por lo que, si desechamos el agua de remojo o de cocción, el alimento queda empobrecido como fuente de magnesio", avisa el especialista en nutrición.

Sobre si es raro que una persona presente déficit de magnesio, el vocal de la SEEN indica que "no es raro, en su forma leve y asintomática", ya que se trata de una deficiencia nutricional "bastante frecuente en la práctica diaria", por pérdidas digestivas o renales. No obstante, sí es raro, según afirma, que se alcancen niveles tan bajos como para provocar síntomas graves, como vómitos, convulsiones o arritmias cardíacas.

"Una alimentación saludable (por ejemplo, un humilde caldo de verduras) incluye cantidades de magnesio más que suficientes como para no tener que acudir a tomar suplementos", destaca Botella.

Finalmente, alerta sobre las causas más frecuentes de déficit de magnesio en nuestro medio, destacando el alcoholismo en primer lugar; así como el caso de aquellas personas con malabsorción intestinal; o el uso de ciertos fármacos de forma crónica como los populares diuréticos, o los mal llamados 'protectores del estómago'.

Comparte esta noticia!

¿Desayuno?, todos suspendidos

¿Desayuno?, todos suspendidos

Odiar o envidiar nos es bueno para tu salud mental, pero eso tú ya lo...

Odiar o envidiar nos es bueno para tu salud mental, pero eso tú ya lo sabes ¿verdad?